Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Araujo de 2014

El argentino desbloquea a la UD con su cuarto gol del curso | Abandonó el campo lesionado y apunta a baja para Cartagena y Albacete

El Araujo de 2014

El Araujo de 2014

Otro más y ya van cuatro. Sergio Araujo volvió a marcar. Uno de los mayores temores de la UD pasa a otro escenario: la falta de gol ante la salida de Rubén Castro y sus escuderos como Juanjo Narváez. El ‘Chino’ vuelvo a brillar como aquel que encandiló.

Las Palmas andaba sumida en el drama en el verano de 2014. Se le había escurrido el ascenso en el día más negro de la historia del club en junio y la fuerza que surgió de los que son la UD –ni más ni menos que su afición– le puso cara pronto a su esperanza. El rostro era el de un chico tímido, parco en palabras delante de la cámara, pero letal con el balón. La UD necesitaba algo como él y él necesitaba un lugar como Las Palmas.

En sus primeros cinco partidos con la UD, Sergio Araujo clavó siete goles. Siete. Los hacía casi sin querer. Ayer, el reloj volvió hacia atrás para que la memoria colectiva del club amarillo se trasladase a aquel septiembre mágico. Le costó nada cambiarse el balón de pie en el pico del área izquierda de la portería de Naciente. Su par le dio espacio y un segundo para pensar. Demasiado cuando Araujo se siente Araujo. Puso el interior en el balón, le dio la rosca exacta y lo alojó en el fondo de la portería. Como si fuera fácil. La foto, casi idéntica a aquel gol contra el Alcorcón de hace seis años.

“Araujo es un jugador que está aquí porque Dios es muy grande”, lamentaba Óscar Cano, técnico del Castellón. Una loa a su talento individual. “Cuando no pasaba nada se la cambia de pie y la clava por el palo largo. Es una genialidad por más que digamos que le han dado tiempo”, sentenciaba el preparador del Castellón.

Y no le falta razón a Cano. Araujo está aquí porque Dios es muy grande. Las vueltas de la vida le han concedido una última oportunidad en la UD Las Palmas que el futbolista argentino quiere aprovechar. Su subida fue tan rápida como su bajada, solo un año y medio después, perdido en la noche, un círculo cercano insano y la seguridad de ser un demiurgo, Araujo desapareció. Su rehabilitación en Grecia, los años y una limpieza de su entorno le han hecho volver a estar al alza.

“Es un jugador que está aquí porque Dios es muy grande”, afirma Óscar Cano

decoration

De momento, Sergio Araujo acumula cuatro goles para ser el máximo goleador de la UD Las Palmas en este arranque liguero, donde ha jugado seis partidos en las siete primeras jornadas, con un total de 288 minutos en juego. El '10' amarillo acumula un promedio de un gol cada 72 minutos que está sobre el césped. En aquella racha mágica del inicio de 2014, su promedio fue de un tanto cada 59 minutos. No anda muy lejos de su mejor racha como goleador en su carrera deportiva.

Su gol, nada más arrancar la segunda parte, fue acompañado de un golpe para Araujo. El delantero tuvo que abandonar el campo aquejado de un dolor en su muslo izquierdo –donde se le veía un vendaje hecho en el descanso–. “Hasta que no esté mal del todo no voy a salir. Quiero jugarlo todo y hacerlo lo mejor posible. Siempre voy a estar aunque no pueda jugar. Voy a querer jugar siempre”, afirmó el ariete a través de los medios oficiales del club. Una muestra de su ambición.

Y ahí parece que Pepe Mel será el encargado de domar las ganas que tiene Sergio Araujo, probablemente, en su mejor versión desde que se diluyó tras el ascenso de 2015. “Casi con seguridad, no estará ante el Cartagena. Además, yo diría que ante el Albacete tampoco estará. No podemos permitirnos el lujo de perder a Araujo. A ver si es poca cosa”, relató el entrenador en sala de prensa.

Porque si hay algo que Mel ha podido ver en Araujo en estos meses es a un futbolista en plenitud. “Yo le tengo desde este verano, por así decirlo. Cuando llegué en marzo de 2018, jugó y se lesionó hasta el verano. La temporada pasada, entre lesiones, la salida a Grecia, pues igual”, afirmó. Ahora tiene al Araujo más cercano a aquel jugador de 2014.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats