Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Del más feroz, al más inofensivo

Hasta la novena jornada, la UD era el equipo con mayor número de goles de Segunda con 12; en las cinco últimas jornadas solo suma cuatro y un triunfo gracias a Ortolá

Cristian Cedrés -izqda.- pugna por un balón con Fabio durante el entrenamiento de la UD de ayer en Barrando Seco; detrás, Silva, Clemente y Maikel Mesa .

Cristian Cedrés -izqda.- pugna por un balón con Fabio durante el entrenamiento de la UD de ayer en Barrando Seco; detrás, Silva, Clemente y Maikel Mesa .

“Somos el equipo más goleador de la categoría”, así de contundente se mostraba Pepe Mel en sala de prensa después de que la escuadra que comanda se impusiera al Castellón por 2-1 en el Gran Canaria con tantos de Sergio Araujo y Róber González, dos de sus estiletes en la punta de ataque.

Corría la jornada 7, la UD sumaba de tres en tres con una racha de seis partidos consecutivos sin conocer la derrota y se colocaba séptimo, en la antesala de los puestos de honor que otorgan un estatus de pretendiente a regresar a la máxima categoría del fútbol español.

Aquellas palabras que pronunció el entrenador madrileño fueron un 21 de octubre, hoy, cinco semanas después la película es bien distinta a la que se vivía en aquellas tardes de fresa y nata en lo que ya se empezaba a considerar un proyecto serio para el ascenso. Cinco puntos de veintiún posibles tras la victoria ante los castellonenses y una sequía importante de goles sacuden los cimientos de la caseta e instauran la preocupación en el vestuario.

Esa séptima jornada que marca el punto de inflexión de la UD fue la última vez que Las Palmas consiguió perforar la portería contraria en más de una ocasión. Desde entonces, todo ha sido timidez ante los porteros contrarios, salvo con Ortolá, que ya se encargó él solo de avergonzarse ante sus compañeros al alojarse el balón en su propia meta en el derbi canario.

La última victoria insular llegó de esa forma tan peculiar, con un gol que no se produjo gracias a un disparo de un hombre que viste de amarillo. Mel intenta defender la actitud de sus hombres, como le ocurrió en la última jornada disputada ante el Mirandés en el feudo de Siete Palmas, aun con la imagen tímida que dejó su equipo sobre el terreno de juego.

La condición de máximo goleador de la categoría a la que se agarraba el técnico amarillo para justificar el juego de su equipo aguantó hasta la jornada 9. Desde ahí, cuando sumaba 12 tantos tras el empate 1-1 ante el Albacete en el último suspiro y de penalti transformado por Maikel Mesa, Las Palmas ha entrado en declive anotador. Cuatro tantos en las siguientes cuatro jornadas. Dos de Sergio Ruiz, en el empate ante el Girona 1-1 y en la derrota frente al Sabadell 3-1; otro de Álex Suárez en la pérdida con el Oviedo 1-2; y la ayuda divina de Ortolá, portero del Tenerife, en el derbi canario

Sin soluciones

Ahora, a Las Palmas se le presenta mañana un reto de altura en su duelo de la decimoquinta fecha liguera ante el Sporting de Gijón (20.00 horas, GOL), cuarto clasificado de LaLiga SmartBank, más aun cuando no podrá contar con Sergio Ruíz, Pejiño y Sergio Araujo. Entre estos tres jugadores suman siete dianas, una menos que todos los tantos que ha recibido el conjunto asturiano, que es el tercer equipo menos goleado con ocho tantos.

De esta forma, el libreto de Mel vuelve a estrujarse y tendrá que buscar nuevas variantes en su lanza de ataque, cada día con la pólvora más mojada. Ante el Mirandés, el último choque liguero de la UD, el técnico apostó por Róber como el ariete más avanzado, una posición que conoce de su paso por los filiales del Real Betis, pero en la que no termina de convencer y cobra más enteros tirado a un costado para trazar diagonales hacia el objetivo contrario.

A medida que fueron transcurriendo los minutos, Mel dio entrada a Pietro Iemmelo y a Edu Espiau para concluir la contienda con dos delanteros puros juntos en el terreno de juego, otra variante más a las infinitas que ha probado con la plantilla que tiene el entrenador. Aun así, el juego de su equipo fue plano y no consiguieron llegar a la línea de Lizoain .

A pesar de esta caída en picado, la UD sigue siendo el cuarto equipo más goleador de la categoría, con 16 dianas, únicamente por detrás del líder Espanyol, el Almería y el Cartagena.

Iemmelo no le llega a Rubén Castro


Las Palmas se ha quedado sin un referente en la punta de ataque por el empeño en la confección de la plantilla durante la apertura de la ventana de mercado. La casa amarilla se obcecó en la contratación de Pietro Iemmelo y apuró hasta los últimos días la llegada del que fuera el segundo máximo goleador de la Segunda italiana la pasada campaña con 19 celebraciones defendiendo la camiseta del Perugia -descendido al fin de la campaña-.Mientras, Rubén Castro, por el que la Unión Deportiva no quiso desembolsar ningún euro para prolongar su estancia en la Isla un año más, goza de una juventud eterna con el Cartagena, donde mantiene viva la chispa y su idilio con el gol. Ocho lleva en su cuenta particular El Moña, empatado con Raúl De Tomás como el pichichi de la categoría. Unos tanto y otros tan poco... | D. Rodríguez


Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats