Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pejiño sigue con molestias en el tobillo y no jugará ante el Alcorcón

El barbateño, que no juega desde que el 24 de octubre se rompiera en Cartagena, prevé estar de vuelta ante el Varea en Copa o en Vallecas

Pejiño en Barranco Seco.

Pejiño en Barranco Seco. LP/DLP

Pejiño todavía tiene molestias en el tobillo y por eso está descartado para la cita del próximo domingo (17.15 horas) frente al Alcorcón en el Estadio de Gran Canaria. De momento no ha podido participar en ninguno de los dos entrenamientos de la semana y la intención es que se recupere del todo antes de volver a pisar un terreno de juego.

Aunque su regreso estaba previsto para la semana pasada, en el doble compromiso de la UD Las Palmas fuera de casa, lo cierto es que la recuperación de la articulación ha sido más lenta de lo estimado y todavía no está en condiciones de poder afrontar un partido al cien por cien.

El extremo de Barbate todavía siente dolor cuando realiza determinados movimientos con el tobillo y hasta que no cesen las molestias no volverá. Tras la jornada de descanso dispuesta para hoy por Pepe Mel, las próximas sesiones se antojan cruciales para determinar si el andaluz deja atrás definitivamente la lesión.

No ha tenido suerte Pejiño con los asuntos de la enfermería, ya que ha empatado dos lesiones que le han hecho perderse ya más de la mitad de los partidos –nueve–. En la octava jornada sufrió una rotura en el isquiotibial en Cartagena después de entrar al campo en la última media hora del partido. Venía de jugar dos encuentros completos –Almería y Castellón– y su cuerpo dijo basta.

Semanas después, cuando ya estaba recuperado totalmente del percance muscular, otro infortunio se cebó con el de Barbate. En su primer entrenamiento con el grupo una vez restablecido, previo a la cita de Gerona, su tobillo cayó encima del pie de Enzo Loiodice en un salto y sufrió una torcedura que le ha mantenido lejos del césped hasta ahora.

Ha pasado ya un mes y medio desde que Pepe Mel perdiera a uno de sus hombres fijos en sus onces. Hasta que tuvo que parar, Pejiño demostró ser uno de los mejores fichajes de la UD esta temporada. Además de velocidad, desborde y disparo, también destacó por trabajar atrás como el que más. Sus ayudas al lateral izquierdo, así como su presión al rival en la salida de balón, contribuyeron a que Las Palmas dejara buenas sensaciones en las primeras jornadas del campeonato. Pero habrá que esperar para su vuelta.

Compartir el artículo

stats