Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pejiño tiene ofertas de Primera

El extremo se convierte en la baza principal de la UD para sacar rentabilidad | Dos equipos preguntaron por él antes de su lesión y pueden reactivar su interés en enero

Pejiño durante el partido de la UD en La Romareda el pasado mes de septiembre

Pejiño durante el partido de la UD en La Romareda el pasado mes de septiembre LOF

Generar patrimonio. Esas dos palabras fueron repetidas varias veces tanto por Miguel Ángel Ramírez, presidente de la UD Las Palmas, como por Luis Helguera, el director deportivo, para explicar una de las ideas del nuevo proyecto. A partir de ahí, el club sería capaz de sacar rentabilidad en algún momento en algo que le había salido gratis. Luego resultó que la mitad de los fichajes, hasta cinco, fueron en forma de cesión –Jonathan Silva, Sergio Ruiz, Rober González, Pietro Iemmello y Tomás Cardona–, pero la política de incorporar también futbolistas en propiedad puede dar la primera alegría a la entidad amarilla. Al menos, a sus despachos.

Porque Francisco Jesús Crespo Pejiño, de 24 años, incorporado el verano pasado a coste cero tras terminar su contrato con el Sevilla FC, en cuyo filial había jugado las dos últimas temporadas al completo, ha recibido ofertas de dos clubes de Primera División y puede ser el primero en generar rentabilidad a Las Palmas.

La lesión del futbolista, sin embargo, ha paralizado los movimientos que se iniciaron en octubre, aunque tanto el entorno del jugador como la UD confían en que el interés vuelva a reanudarse una vez el barbateño vuelva a los terrenos de juego, algo que está previsto bien para el partido de Copa del Rey ante el CD Varea, en Logroño –17 de diciembre–, o bien para la última cita del año 2020, frente al Rayo en Vallecas –20 de diciembre–.

A partir de entonces Pejiño tendrá la posibilidad de volver a mostrar el buen nivel que evidenció en el primer tramo del curso para así despertar de nuevo el interés de los dos clubes de la máxima categoría del fútbol nacional que ya le trasladaron su intención de ficharle previo acuerdo de traspaso con la UD, con la que tiene un vínculo firmado hasta junio de 2022.

Los rivales, además, son propicios para testarle no sólo a él, sino al equipo entero, ya que los tres primeros compromisos del año para Las Palmas son de traca: Espanyol en casa –3 de enero–, Mallorca fuera –10 de enero– y Leganés en casa –24 de enero; el fin de semana del 16 y 17 no hay fútbol porque se celebra la Supercopa de España–. Esos tres encuentros contra otros tantos favoritos a lograr el ascenso servirán de guía a sus pretendientes.

En cualquier caso, la UD Las Palmas no tiene prisa, porque cuenta con que el andaluz deje dinero en las arcas tarde o temprano. Si no sucede en el próximo mercado invernal, lo hará al final de la temporada, porque de otra manera la entidad amarilla perdería la oportunidad de obtener rentabilidad por un jugador por el que no tuvo que desembolsar dinero alguno y que, además, cobra el mínimo –unos 85.000 euros–.

Aunque las cantidades ni los equipos han trascendido, el traspaso rondaría el millón de euros, cifra importante si se tiene en cuenta el poco flujo de dinero que hay en el mundo del fútbol en el año de la pandemia. La UD prevé pocos movimientos en el próximo mercado de invierno y, de haberlos, contempla que sean en los últimos días –abre el 4 de enero y cierra el 1 de febrero, incluido–, pero este lo tiene marcado en rojo, bien ahora o bien junio.

El buen hacer de Pejiño, un desconocido hasta que aterrizó en Gran Canaria, no ha pasado en vano para dos clubes de Primera. Lleva sin jugar desde el pasado 24 de octubre, cuando se rompió el isquio en Cartagena tras entrar en la segunda parte, pero en los ocho encuentros anteriores demostró ser, junto a Rober y Sergio Ruiz, de los mejores fichajes de la UD.

Para Pepe Mel fue un fijo casi desde el primer momento. Suplente en la primera jornada en Leganés, fue titular desde entonces hasta el día que se lesionó. Su velocidad, su desborde, su disparo y también su sacrificio en defensa para ayudar al lateral convencieron al técnico de que el barbateño debía ser alguien fundamental. Su balance en 482 minutos es de un gol –Fuenlabrada– y dos asistencias –Zaragoza y Logroñés–.

Sus actuaciones han despertado su interés en Primera, y la UD aplaude la posibilidad de poder cumplir su objetivo cuando generó ese patrimonio: ganar dinero.

Compartir el artículo

stats