Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ficha libre que deja Cedrés abre la vía para un fichaje

La UD está obligada a devolver la licencia a Raúl Fernández si no acuerdan la rescisión | Mel cree que con una cara nueva es suficiente

Cristian Cedrés, con las manos en la cara, retirado en camilla por las asistencias en el campo de Vallecas, el domingo.

Cristian Cedrés, con las manos en la cara, retirado en camilla por las asistencias en el campo de Vallecas, el domingo.

Había una máxima para que la UD Las Palmas pudiera realizar al menos una incorporación en el mercado invernal, que arranca el próximo 4 de enero y concluye el 1 de febrero –incluidos–: la baja de alguno de los futbolistas que conforman actualmente la plantilla de 25 futbolistas profesionales. Básicamente, debía irse uno para que pudiera llegar otro, y esa cuestión la tiene solucionada ya el club con la lesión de gravedad de Cristian Cedrés, que se perderá lo que resta de temporada y dejará el número 22 libre.

La rotura del menisco externo y del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha del grancanario, si bien supone un contratiempo por la pérdida de un futbolista con el que Pepe Mel contaba, también es un alivio para el club, toda vez que ya tiene una ficha libre para sumar a algún jugador al plantel.

Ese sitio, a priori, debiera ser para Raúl Fernández, al que la entidad amarilla dejó sin licencia para jugar precisamente porque se encontraba de baja médica y no iba a reaparecer hasta enero. En principio, el guardameta, que acaba contrato el próximo mes de junio, tiene previsto regresar a Gran Canaria a mediados de enero ya restablecido totalmente de la lesión que le ha mantenido fuera de los terrenos de juego durante más de un año y medio: una fractura en el dedo y otra en la rodilla mal recuperadas.

Incógnita

Sin embargo, el presidente Miguel Ángel Ramírez sembró dudas sobre la vuelta del vasco. En su comparecencia del pasado viernes, tras la celebración de la junta general de accionistas ordinaria y extraordinaria, declaró que ve “difícil” que el bilbaíno pueda jugar algún minuto en la presente campaña. Lo cierto que si el club y el jugador no alcanzan un acuerdo para rescindir su contrato seis meses antes de lo estipulado, algo que Raúl no contempla en estos momentos, la UD debe darle una ficha.

Maikel Mesa y Christian Rivera, con cartel, son las opciones para dejar más hueco

decoration

Si, por el contrario, el portero no continúa vinculado a Las Palmas concluido el mercado invernal, el club tiene ya al menos un hueco para realizar una incorporación. El objetivo es, como mínimo, fichar a un jugador, tal y como reveló el técnico Pepe Mel en su penúltima comparecencia ante los medios. Sin revelar la posición en la que el club busca ese refuerzo, negó que se tratara de Jonathan Viera, descartado también por el máximo mandatario, al igual que Jesé.

Según ha podido saber este medio ese alta sería para un defensa central, pero la llegada de uno de garantías a mitad de curso es complicada. En cualquier caso, la previsión de la UD Las Palmas es que los movimientos en la ventana de invierno serán pocos y tardíos en un contexto en el que no sobra el dinero en el mundo del fútbol.

La prioridad de la entidad amarilla es ajustarse a los requisitos salariales exigidos por LaLiga, que concedió una prórroga a los clubes debido a los efectos económicos negativos provocados por la pandemia.

En ese sentido la UD busca una salida a uno de los tres jugadores de la plantilla que más cobran, Christian Rivera, del que ya se quiso desprender el verano pasado, pero no lo consiguió. El mediocentro asturiano tiene cartel tanto en Primera como en Segunda y cualquier ahorro para Las Palmas en la segunda mitad del curso es bienvenido.

Tampoco ven con malos ojos desde la entidad una nueva baja de Maikel, que cuenta con pretendientes en Segunda y carece de protagonismo en la Isla. Pero al menos la UD ya tiene un hueco.

Compartir el artículo

stats