Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La madre de todos los desafíos

La UD, para abrir 2021, busca clonar la estela del Rayo, único equipo de Segunda que ha batido a Espanyol y Mallorca l> Los amarillos regresan sin positivos por Covid-19

Araujo, ayer, en la vuelta al trabajo, golpea el esférico ante la presión de Clau. De espaldas, Lemos -i- y Benito. Detrás, Pepe Mel -1ºi, Momo, técnico asistente, y Naranjo, jefe del equipo de fisioterapeutas.

Doble pirueta mortal. Seguir la estela salvaje del Rayo Vallecano para bendecir el 2021. La UD retomó ayer el trabajo en Barranco Seco con la exigente misiva de liquidar al líder RCD Espanyol el domingo en el Gran Canaria -15.00 horas, Movistar Vamos-. Previo paso por el Municipal Mariano González, para medirse al Navalcarnero en la segunda ronda de la Copa del Rey -miércoles 6 de enero, 16.00 horas, TVC-, el segundo domingo del nuevo año presenta otro enemigo de lustre: el RCD Mallorca.

Siete días, 180 minutos, dos colosos de plata y el descenso a cuatro puntos. Semana de gloria o camino hacia la perdición. La UD, en su afán por motivarse, puede reflejarse en el espejo del Rayo Vallecano de Iraola. El conjunto madrileño es el único de la categoría que ha logrado domar al Espanyol -por la mínima (1-0), el 18 de octubre con gol de Palazón en Vallecas- y al bloque bermellón -en la primera jornada (0-1), con idéntico goleador, Palazón-. Tras 19 jornadas, los periquitos solo han caído en tres ocasiones ante los citados madrileños, Girona y Leganés.

En el caso del conjunto que dirige Luis García Plaza, solo computa dos derrotas en un campeonato sobresaliente y ambas en el césped de San Mox. A la señalada ante el Rayo, solo el Fuenlabrada, ante un rival rojillo con nueve, puede imponer su ley -en la última jornada-. Para elevar la angustia de José Mel Pérez, Espanyol y Mallorca son dos de los tres descendidos de Primera. Catalanes y baleares suman 64,34 millones entre los dos topes salariales. Industrias del vértigo, que llevarán a la UD al límite. Llamada a la épica .

La formación de Vicente Moreno ha sido líder en once de las 19 jornadas de LaLiga SmartBank. Jamás ha salido de las posiciones de privilegio -de la primera a la sexta plaza de la tabla-. Siempre ha volado en primera clase, en esta travesía por el infierno tras consumarse el descenso en el Camp Nou el pasado julio. No milita en Segunda desde la 1993-94 y con 42 puntos, casi dobla a los amarillos (23).

Cartel de matagigantes

Ante un intratable Espanyol -presupuesto faraónico de 72,6 millones-, se examina una UD que solo ha sido capaz de sumar el 33% de los puntos en litigio en este tramo final de la primera vuelta. Del recinto de Siete Palmas, han volado diez unidades pero es el octavo anfitrión más letal (ha llevado al zurrón un total de 17 unidades). En su fortaleza, tumbó a Almería y Sporting de Gijón, dos fijos en la zona noble, con sendas versiones antagónicas. Contra los andaluces, Mel orquestó una contra letal con Araujo y Pejiño de estrellas.

Y para imponerse al conjunto de Gallego, treinta minutos sublimes levantaron un 0-2, gracias a los tantos de Rober (2) y Espiau. El irregular Kirian alcanzó el cielo, para luego evaporarse y caer lesionado. Ayer, Araujo, Ale Díez, Sergio Ruiz y Clau Mendes trabajaron al cien por cien. La mejor noticia para el novelista Mel y su particular conquista del Everest en 180 minutos de auténtica proeza.

Cero sobresaltos

El plantel, así como todo el cuerpo técnico, superó ayer sin sobresaltos el protocolo sanitario de LaLiga contra la Covid-19. El club comunicó a la patronal el dato de los cero positivos. Una alegría ante el terremoto de cifras de bajas por el virus que asolan a equipos de Primera y Segunda -como son los casos del Sporting y Real Oviedo.,

La UD late en un momento delicado, tras sumar únicamente dos victorias en doce jornadas. El último tanto en competición liguera fue obra de Loiodice en el Anxo Carro ante el Lugo (1-1) hace tres jornadas. Tras el pulso ante los gallegos, llegó el (0-0) con el Alcorcón en el Gran Canaria, donde el único remate fue un penalti malogrado de Kirian. En Vallecas, un remate de cabeza de Álex Suárez.

Sepultar 2020 y convertirse en una bestia. La UD contra todo. Vayan desfilando. Dos ogros de aperitivo. El Rayo tiene la fórmula.

La volea de Wakaso, la última alegría ante los periquitos

El RCD Espanyol es un viejo enemigo de Las Palmas. Los amarillos se han medido a los periquitos en 74 ocasiones, cifra que solo superan los cruces ante el Athletic Club (84), Atlético de Madrid (83), Real Madrid (78), Real Sociedad (77), Valencia (77) y FC Barcelona (75). De los 74 partidos ante el bloque catalán de la UD, 66 fueron en Primera. La última victoria amarilla en la Isla ante la formación blanquiazul tuvo lugar el 22 de abril de 2016 (4-0). En plena edad dorada del ciclo de Quique Setién, los isleños atropellaron a los periquitos con tantos de Nabil El Zhar, Jonathan Viera, Bigas y Wakaso. Especialmente recordado fue el del jugador ghanés, que firmó una volea espectacular y puso el balón en la escuadra -del arco de la portería de Naciente-. Willian José peinó de cabeza y el cuero voló al lado izquierdo del área y allí apareció el ahora jugador del Jiangsu Suning de la Superliga china. Remate de genio para un ex del Espanyol. Corrió para celebrarlo con el fisio Juan Naranjo, ubicado en la banda, que resultó clave en la recuperación del ghanés. Tras el festival de aquel mágico abril, el Espanyol pisó en dos ocasiones más el Gran Canaria -2016 y 2018- y en ambas empató. En la última, con Paquito de preparador interino, marcaron Calleri y Rémy.

Compartir el artículo

stats