Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

LaLiga SmartBank. 21ª jornada: RCD Mallorca - UD Las Palmas

La UD Las Palmas lo vuelve a hacer

Las Palmas, tras el sonrojo de la Copa del Rey, tumba al Mallorca, colíder de Segunda

7

Real Mallorca - UD Las Palmas

Lo que pasó en Son Moix –ahora Visit Mallorca Estadi– fue muy de la UD Las Palmas. El miércoles salió con sonrojo de la Copa del Rey a manos del CDA Navalcarnero de Segunda B. Y cuatro días después, como cuatro días antes de aquel desliz, dejó sin aire a uno de los máximo candidatos al ascenso. Porque la UD ganó al Mallorca, colíder de LaLiga SmartBank, para acumular su segunda victoria consecutiva, segunda ante un aspirante a estar en Primera, en un partido completo que dominó con argumentos sólidos.

Esa transformación de la UD en solo cuatro días tiene un par de realidades clamorosas. En nada se parecía el esqueleto del equipo que se escurrió en Navalcarnero con el que salió en Mallorca. Si Mel, que ayer volvió a dejar claro que tiene "13 o 14 jugadores" con los que puede contar es por algo. Se agarró a ellos para mostrar que cuando la primera unidad está al mando, su equipo es capaz de competir a cualquiera. Algo que tiene una vertiente positiva: los titulares rinden. Sin embargo deja al resto de la plantilla con una categoría en entredicho. Un punto de atención para los que están en los despachos.

Lo que quedó palpable en Son Moix, una vez más, es que la UD con su once tipo se siente bien. El Mallorca no quiso gastar el tiempo de entrada. Sacó el colmillo pronto con la velocidad de Amath y Lago Júnior como avisos. Lo demostró pronto, con una dosis de furia, presión alta, verticalidad en busca de un gol que casi llega si no es por una buena intervención de Álex Domínguez.

Aquello, en vez de achantar a la UD, le contagió. No reculó ni gastó su tiempo en replegarse y respondió al Mallorca con el mismo talante que le había mostrado el conjunto bermellón. Se desplegó con sus bandas, buscó a Clemente por el centro y sostenerse en la figura de Sergio Ruiz, imperial en ese inicio de partido.

Tanto que empezó a mandar con el balón, pero no solo en ese aspecto tan superfluo a veces como la posesión. Atacó y emulsionó para sentirse cómodo y capaz de morderle la oreja al Mallorca. Casi lo consigue con Rober, que fue negado por Reina bajo palos en la primera gran llegada de la UD.

La UD estaba ahí, mandona. Del esperpento de Navalcarnero a someter a un candidato a subir de cabeza a Primera División. Las dos caras de la UD Las Palmas, capaz de lo mejor y lo peor, en gran parte según quién esté sobre el césped.

Clemente, Rober y Kirian se movían bien para desestructurar al Mallorca poco a poco. Las Palmas era capaz de combinar con criterio, mirar adelante, romper líneas con balones largos. Una categoría de recursos que confundió al equipo de Luis García Plaza. De esa manera Araujo encontró un balón preciso de Álvaro Lemos al espacio que elevó con el exterior del pie por encima de Reina. Bala gastada.

Pero el siguiente tiro hizo diana. Javi Castellano, contra natura, miró adelante. Condujo y abrió un balón para el '10' que convirtió en pared con Kirian, ya sobre el borde del área. Más por ganas que por precisión, el delantero argentino recogió el balón para sortear un par de rivales a trompicones, como un tractor. Franco en su pie derecho, el esférico acabó dentro de la portería de Reina. El premio del gol estaba ya en el marcador.

Lejos de acomodarse, la UD siguió a lo suyo. Intentó responder el Mallorca, pero la UD mantuvo su criterio y confianza en el plan, que para algo estaba saliendo bien. Amasó el balón, le dio sentido a cada pase, siguió pisando el campo del Mallorca, con los 'Sergios' superlativos: Araujo, como fortín delante; Ruiz, como motor en el centro.

La UD anulaba al Mallorca. Con ese control de la situación, solo un error amarillo podía darle alas al cuadro bermellón. Algo que casi sucede con un despeje horrible de Lemos que Salva Sevilla convirtió en asistencia para Abdón Prats. Domínguez, de las dudas ante el Espanyol, pasó a dar lo que se espera de un portero: intervenir con determinación cuando se le precisa. Un buen final de parte para que Las Palmas se marchara al descanso con la satisfacción de estar en el camino.

El Mallorca buscó su revulsivo en balde

Removió a su equipo Luis García Plaza en la búsqueda de una reacción. El pulso seguía firme sobre la mesa con un Mallorca protestón. El paso de los minutos le otorgó algo más de ritmo con el cuero al equipo balear, pero la UD se mantuvo en su trinchera, seguro de lo que hacía en cada momento.

Pasaba el tiempo y eso jugaba a favor de Las Palmas, sobre todo, porque pasaba poca cosa. El dominio del Mallorca con el balón resultaba estéril hasta cierto punto, incapaz de sortear las dos líneas de cuatro que Mel planteó como muros.

Sin embargo, ese sobeteo del balón por parte de los baleares metió a la UD cada vez más en su campo. Todo un peligro. El esférico, como si el campo se hubiera inclinado, estaba volcado hacia el lado amarillo. Y a más pruebas, más posibilidades de fallo. Porque más allá de lo que pudiera proponer el Mallorca, con tanto juego rondando el área de la UD, sus carencias podían quedar a la vista.

Y aunque no había un acoso como tal, el Mallorca empezó a rondar más de lo debido lo sembrado de la UD. Oliván se convirtió, por momentos, en un problema para Las Palmas, que se entregó por completo a la defensa de aquel gol de Araujo para amarrar su segundo triunfo de postín consecutivo. 

FICHA TÉCNICA:

0 - Mallorca: Reina; Joan Sastre, Valjent, Raíllo, Cufré (Oliván, min. 46); Baba, Salva Sevilla (Febas, min. 70); Amath (Trajkovski, min. 82), Dani Rodríguez (Ibrahim Diabaté, min. 74), Lago Junior (Murilo de Souza, min, 46); Abdón Prats.

1 - UD Las Palmas: Álex; Lemos, Curbelo, Suárez, Dani Castellano; Kirian (Pau Miguelez, min. 91), Ruiz, Javi Castellano, Clemente (Benito Ramírez, min. 77); Rober (González, min. 80), Araújo (Espiau, min. 80).

Gol: 1-0, min. 20: Araújo.

Árbitro: Gorostegui Fernández (Comité Vasco). Amonestó a Valjent, Diabaté y Baba, del Mallorca; y a Dani Castellano, de Las Palmas.

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima primera jornada de la Liga SmartBank disputado en el Visit Mallorca Estadi sin público en las gradas.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats