Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Óscar Clemente da positivo y Jonathan Silva es aislado

El atacante, sin síntomas, apartado diez días tras un test rutinario de la Covid-19 | Estuvo en contacto con el lateral y son baja ante el Leganés

El atacante Óscar Clemente controla el esférico en la Ciudad Deportiva. | | LP/DLP

La Covid-19 atormenta a la UD y por partida doble. En plena racha exitosa de resultados -tras batir al líder Espanyol y Mallorca con la etiqueta de matagigantes-, el conjunto de José Mel Pérez recibe un contratiempo en forma de positivo tras el último testeo de PCR al plantel en Barranco Seco. El centrocampista tinerfeño Óscar Clemente es portador de los anticuerpos y afronta su particular cuarentena, de días como mínimo, como detalla el Protocolo Sanitario y de LaLiga. El atacante de 21 años, que atravesaba un gran momento de forma, se pierde en principio el próximo compromiso liguero ante el CD Leganés, que se disputa el domingo 24 de enero en el estadio de Gran Canaria (19.30 horas y con las cámaras de Movistar Vamos).

De igual manera, el lateral brasileño Jonathan Silva, al estar en contacto estrecho con Óscar Clemente -compartir vehículo-, debe permanecer diez días de aislamiento. Dentro de cinco fechas, se le practicará un nuevo test PCR para analizar la evolución de la patología. La UD, eliminada de la Copa por el Navalcarnero, afrontaba esta semana de preparación para el primer pulso de la segunda vuelta ante el bloque pepinero -que juega hoy ante el Atlético de Madrid en la cita del KO-.

Agosto frenético

El positivo de Clemente y el aislamiento de Silva se suma a los tres positivos que acontecieron en el primer plantel el pasado agosto. Javi Castellano, Sergio Ezequiel Araujo e Ismael Athuman tuvieron que pasar por la pertinente cuarentena y perderse el inicio de la competición. En el caso del mediocentro defensivo, tras volver a dar positivo, encadenó dos meses lejos de los terrenos de juego.

El gemelo conoció que tenía los anticuerpos del virus el 11 de agosto y completó su estreno en este curso liguero en Siete Palmas ante el CD Castellano -en la séptima jornada y el 21 de octubre-. En el caso del Chino, la noticia de su positivo transcendió el 18 de agosto y pisó el césped ante el Fuenlabrada (20 de septiembre).

El delantero de 28 años sufrió una lesión muscular que le dejó fuera de combate diez jornadas de LaLiga -en dos tramos-. Este percance fue vinculado a la circunstancia de la cuarentena, en unas valoraciones del presidente Miguel Ángel Ramírez. “Solo esperamos que recupere su nivel y dejemos atrás estas secuelas fatales”.

En este punto del campeonato, el argentino deleita con su mejor grado de precisión (pichichi con cinco dianas junto a Rober). Javi, Araujo, Athuman y Clemente, los rostros de la fatalidad de una patología que forma parte de la nueva liturgia. El Sporting de Gijón, a principios de 2021, comunicó que contaba con nueve positivos. La huella del brote alcanzó a 130 casos entre familiares y trabajadores de la instalación de Mareo.

Perder a Clemente ante el Leganés provoca el baile de una pieza capital en el once tipo de Mel. Con once partidos disputados en la cita doméstica (552’), aprovechó el naufragio copero ante el Navalcarnero para lucir sus credenciales en el costado derecho. En San Moix, con 77’, firmó su mejor actuación de amarillo, tras llegar este verano del Atlético. El virus torpedea a la UD indomable, que debe rehacerse para domar al Leganés.

El brote del Sporting



Un espejo donde mirarse. El drama del Sporting como terapia. Javi Fuego, el jugador más veterano del plantel gijonés, aseguró en rueda de prensa que los nueve casos de Covid-19 detectados en el plantel “van a servir para unir más al grupo”, por lo que “el equipo saldrá reforzado”. El centrocampista afirmó que “el equipo ha cubierto una semana difícil con nota”, y destacó que los jugadores “luchan muy bien con los del filial”. Tras el estallido de la lluvia de positivos, un Sporting mermado no pasó del empate ante el Lugo (0-0) y luego batió al Fuenlabrada (2-1). En este relato en primera persona, Araujo confesó que había perdido la capacidad olfativa. En el caso de Javi Castellano, lo padeció por partida doble. “Mi novia estuvo ingresada”, aseveró uno de los capitanes. | P. C.

Compartir el artículo

stats