Pulir detalles para el despertar de la segunda vuelta. La UD realiza desde las 10.00 horas en la Ciudad Deportiva de Barranco Seco la última sesión de un plan físico especial para la jornada 22ª ante el Leganés (domingo 24). Aprovechando la eliminación de la Copa del Rey, el preparador físico David Gómez ha elevado su protagonismo en una fase de carga. Tras el pulso ante el conjunto madrileño de Martí, extécnico del CD Tenerife, los amarillos deberán visitar al Mirandés de Raúl Lizoain en Anduva. En la tercera fecha de esta segunda vuelta, el plantel de José Mel Pérez recibe al Sabadell.

Factor Pejiño

Con 29 puntos y tras acabar con la sequía de visitante -14 duelos consecutivos sin vencer lejos del Gran Canaria-, las aspiraciones de la UD comienzan a variar. A cinco puntos de la promoción, un triunfo ante el ‘Lega’ confirmaría el gran momento de forma. Cabe recordar que solo el Rayo Vallecano ha emulado a la UD en su hazaña por desnudar a Espanyol y Mallorca. En plena escalada, con Araujo y Rober desatados, para el pulso ante los pepineros vuelve Pejiño.

El extremo gaditano ha superado su dolencia en el tobillo y pone fin a catorce jornadas de ausencia. El inicio del exjugador del Sevilla fue arrollador con un tanto ante el Fuenlabrada y dos asistencias. Su conexión con el Chino y Rober ha sido de lo mejor de Las Palmas en esta accidentada campaña.

Con Pejiño, Rober, Araujo y Sergio Ruiz, Mel pone en liza a los activos con más capacidad aniquiladora. Sumados a la veteranía de Javi Castellano, así como aliados la magia de Kirian, se desarrolla un nuevo once tipo ante la baja de Óscar Clemente por el virus.

En la caseta, no miran más allá de la primera jornada de la segunda vuelta. El mediocentro Ruiz manifestó que todavía no se habían ganado el derecho a soñar. “Debemos ser fiables y regulares. Nos falta eso para poder codearnos con los mejores, solo lo podremos lograr desde la humildad”.

La última ocasión que la UD encadenó tres victorias en Segunda fue en diciembre de 2019 -tras batir a Oviedo, Extremadura, Numancia y Elche. Logró cuatro. El Everest que busca el plantel de Mel para escapar de la apatía del pasado año y besar el playoff.