Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Exjugador de la UD Las Palmas y el CD Leganés

Marcos Márquez: “La salvación era ascender y si no el club se iba al carajo”

Marcos Márquez, el día de su presentación de amarillo, cuando fue fichado procedente del CD Leganés. | | ANDRÉS CRUZ

Marcos Márquez, el día de su presentación de amarillo, cuando fue fichado procedente del CD Leganés. | | ANDRÉS CRUZ

La llegada de Marcos Márquez desde el Leganés cambió la historia de la UD Las Palmas. Después del peor curso de su vida, la UD se encomendó al ariete sevillano para intentar el ascenso a Segunda División. Lo logró, en gran parte por los goles de Márquez. El último de aquella temporada supuso dejar atrás dos años en fútbol de bronce.

¿Qué es de usted? ¿Por dónde anda?

Pues muy bien. Tengo aquí la escuela de fútbol en Sevilla, el CD Pilar y ahí estamos con el fútbol base. Es un mundo complicado, pero ayudando y echando una mano para que vaya lo mejor posible. Después viendo todo el fútbol profesional que puedo.

Un año complicadísimo para todos, también para el fútbol modesto, para el fútbol base...

Correcto. Así estamos, viendo las modificaciones y adaptándonos para cambiar, prácticamente cada dos semanas, la normativa. Pero es importante llevarlo a cabo para que los chicos estén seguros en cada momento que pasen entrenando.

Esta semana toca un Las Palmas-Leganés, dos equipos que ha defendido y que supusieron un cambio importante en su vida, pero también en la de la UD con aquel fichaje en verano de 2015. ¿Cómo se fraguó aquello?

Bueno, tengo muy bueno recuerdos de aquellos momentos. Estaba en el Leganés y faltaba poco para terminar la temporada y para que acabara mi contrato. Entonces tuvimos una reunión en Madrid. Estuvimos allí Petón, que era mi representante, el presidente Miguel Ángel Ramírez y yo. Me dijo la intención que tenían de cara al año que viene y no lo dudé. Desde el primer momento me explicó su proyecto y decidimos dar el paso. Estoy muy contento de haberle dicho que sí a la UD porque fue una experiencia vivida en la Isla genial.

Vamos, que ya tenía todo firmado antes de llegar a la última jornada de liga de esta temporada y marcarle dos goles a la UD con el Leganés...

No, no, firmado no. Tenía un acuerdo. Se me habló de un proyecto y unas condiciones de cara a la temporada que viene. El Leganés no me había informado ni se había interesado para que siguiera en el club. Lógicamente, en el mercado siempre salen ofertas y clubs que se interesan por ti. Después tienes que tener la capacidad de elegir y saber qué equipo es para ti. Fue una reunión que normalmente van los representantes, pero allí fui yo y así pude conocer al presidente de primera mano.

“El ‘Lega’ no me había ofrecido renovar; me reuní con Petón y Ramírez y me convencieron rápido”

decoration

La carta de presentación fue buena porque el recuerdo que tenía la gente aquí eran esos dos goles de la última jornada.

Correcto. Aunque lo llevaba en mi contra de entrada, pero como profesional defendía los colores del Leganés. Tenía que defender a mi club como fuera. La pena fue que la UD se quedó en Segunda B ese año, pero el Leganés tenía también alguna opción de jugarlo. No hay mal que por bien no venga y al final mira, al año siguiente conseguimos el objetivo del ascenso con la fortuna de meter ese gol del ascenso.

Ahora puede resultar más fácil venir a la UD, pero entonces llegaba usted a un club que hizo la su peor temporada de su historia. No llegó ni a la promoción de ascenso a Segunda. ¿Le pesó eso para decidirse?

La reunión que tuve con el presidente me ayudó mucho a tomar la decisión. Me explicó el proyecto y cómo quería levantar el club. Vernos en persona me ayudó. De cara al exterior era una decisión arriesgada: un equipo en concursal que ni se había metido en la promoción. Habñia mucha incertidumbre alrededor del equipo y con el club. Eso te echaba para atrás, pero esa reunión me iluminó porque mostraron seriedad en el proyecto y aseguraba cierto futuro. Tomé la decisión consciente y con confianza.

¿Fue la mejor que tomó en su carrera deportiva?

Lo que pasa con estas cosas es que a ‘toro pasao’ ya puedes afirmar si lo fue o no. En ese momento pensé que era la mejor y después de todo lo vivido está claro que sí, que fue una de las más importantes.

Fueron cinco temporadas muy buenas y tuvo la opción de salir en varios momentos. ¿Por qué decidió siempre seguir en Las Palmas?

Por lo mismo. Llegué en una situación compleja y lo pasamos mal. Cada temporada nos jugábamos el descenso y pensábamos que si eso ocurría la viabilidad del club quedaba tocada. Y aún así siempre lo sacábamos para adelante. Junto con el cariño que recibías y la forma de tratarme del personal del club y la afición hizo que mi compromiso fuese creciendo. Ya habíamos conseguido el ascenso a Segunda y me preguntaba por qué no intentarlo a Primera. Era un objetivo que tenía muy marcado y siempre salía con él.

¿Sigue notando el cariño de la gente?

Sí. Igual los que no son más jóvenes ya no se acuerdan o habrán oído de ti, pero no te han visto jugar. Pero sí es cierto que conservo muchos amigos y mucha gente que aprecio, que me escriben, que nos llamamos. En la UD vivimos años complicados y situaciones difíciles que supimos solventar. La gente en mi época era parte de nosotros. Sabían que eran necesarios para ser uno más y entender la situación en la que había. Así lo hicieron.

“La forma de tratarme del club y de la afición hizo que mi compromiso fuera creciendo con la UD”

decoration

¿Su mejor recuerdo aquí es la fase de ascenso a Segunda?

Seguro. Es el único ascenso en mi carrera. Se juntó una situación complicada y había que ascender sí o sí. La salvación del club era ascender o irse al carajo. Recuerdo las cuñas de radio, las concentraciones en Bandama, los ánimos de la gente... Estaban tan involucrados, sabían que tenía que ser en ese momento y nos llevaron en volandas.

¿Sigue a la UD?

Sí, soy fiel seguidor: lo sigo y lo sufro. Cuando estás fuera y has vivido tantos partidos sintiendo esa camiseta pues se pasa realmente mal. Las sensaciones que me dan son buenas y positivas, están haciendo una buena campaña.

Rober, del Betis, y Pejiño, del Sevilla, son los dos de los baluartes de esta UD. ¿Los tenía controlados antes de que aterrizaran en gran Canaria?

Pejiño ha tenido mucha mala suertes con las lesiones. A ambos los he visto muchísimos partidos en los filiales de Betis y Sevilla. Son dos grandes aciertos porque tienen hambre y una tremenda calidad. A Rober le hacía falta ese salto de categoría para afianzarse como futbolista profesional y, de hecho, está cumpliendo con las expectativas. Desde juveniles se veía la proyección de ambos y están en el camino, con mucho margen de mejora.

¿Volvería a la UD?

Siempre. Lo he dicho siempre que me preguntan: Gran Canaria es mi segunda casa. Los mejores años de mi vida deportiva los pasé ahí. Conozco la Isla, conozco el club y siempre me han tratado fenomenal. En todo lo que pudiera ayudar al club lo haría. Lo importante es que el club vaya creciendo, que vuelva a Primera División pero con pasos firmes.

Compartir el artículo

stats