Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD también vuela desde atrás

La mejora del equipo de Pepe Mel desde el comienzo de 2021 coincide con el cerrojo en la portería | Las Palmas no encajó en cuatro de los últimos cinco partidos en Liga

Álex Suárez golpea el balón ante la presencia del también amarillo Eric Curbelo en el partido entre la UD y el Alcorcón, en diciembre de 2020.

Álex Suárez golpea el balón ante la presencia del también amarillo Eric Curbelo en el partido entre la UD y el Alcorcón, en diciembre de 2020. Andrés Cruz

La reacción de la UD Las Palmas desde que apareció en el calendario el año 2021 se produjo sobre todo por el regreso de los Sergios, Ruiz y Araujo, determinantes en el juego y en el gol, respectivamente. Con ellos, todos parecieron mejores. Su incidencia en la mejora del colectivo fue palpable en el doble compromiso ante los primeros de la tabla, el RCD Espanyol y el RCD Mallorca. Y la defensa amarilla también lo notó, porque ninguno de los colosos de LaLiga SmartBank le marcó y casi ni le inquietó.

El cerrojo en la portería fue, sobre todo, por una cuestión de equipo, de concepto, elevado en buena medida por el regreso de los buenos. Sin embargo, también dejó nombres propios. En concreto, los cinco que conforman la retaguardia: el portero Álex Domínguez, los laterales Álvaro Lemos y Dani Castellano, y los centrales Álex Suárez y Eric Curbelo.

Todos ellos, crecidos porque la simple presencia de Sergio Ruiz les facilitaba la tarea de sacar el balón jugado desde atrás, parecieron mejores de lo que habían demostrado en otros momentos de la temporada. En el choque de Mallorca, cuando la UD dominó en la primera parte, mantuvieron el equilibrio sin acularse atrás; en la segunda, cuando Las Palmas cedió la iniciativa a un rival que iba por debajo en el marcador, supieron defender la puerta sin sufrir.

Pepe Mel parece haber encontrado por fin a los mejores hombres para ocupar la retaguardia después de que Aythami se lesionara a finales de noviembre del año pasado –será operado hoy de un espolón calcáneo en el talón–, aunque la clave de que hayan mejorado sus prestaciones fue el regreso de los Sergios.

Porque si Araujo marca un gol en la primera ocasión que tiene favorece mucho al juego de la UD, que esta campaña vive muy bien con el marcador a favor y sin la necesidad de dominar los partidos para buscar los contraataques. Y porque si Ruiz se mete entre los centrales para iniciar la jugada, se mueve por todo el campo y roba balones como el que más, ya hay mucho hecho.

De denostado a líder

Entre los nombres que figuran en la defensa de Las Palmas que no recibió un sólo gol ante los primeros de la clasificación cabe destacar el de Álex Suárez, el jugador de la plantilla que más minutos sumó en la primera vuelta del campeonato, con 1.750. Su caso es particular, porque en tan sólo una temporada pasó del ostracismo a la titularidad indiscutible.

Álex Suárez, el que más minutos suma de todo el plantel, se erige como el jefe de la defensa

decoration

En su segunda campaña en el primer equipo, el grancanario ha dado el paso al frente que esperaba Pepe Mel. Favorecido también por la apuesta del club de quitarse de encima a un veterano como Martín Mantovani, y por el fiasco del fichaje de Tomás Cardona, que llegó como cedido para ser el líder de la defensa, y sólo suma cuatro participaciones en LaLiga entre la falta de adaptación –según el propio Mel– y las lesiones, Álex Suárez ha respondido.

El capitalino es el jefe de la retaguardia. Ha completado todos los partidos salvó el del Málaga y el Almería, el primero porque fue expulsado en la primera parte y el segundo porque estaba sancionado como consecuencia de esa roja. Su acompañante más habitual fue Aythami hasta que se lesionó, pero ahora parece haber encontrado en Curbelo al mejor socio para recuperar así la pareja de centrales del filial hace dos temporadas.

También merece una mención especial Álex Domínguez, guardián de la portería amarilla desde que Mel le diera la alternativa a finales de noviembre en la cita frente al Sporting de Gijón. Entonces encajó dos goles, pero en los seis partidos siguientes sólo recibió tres, uno del Lugo y dos del Rayo Vallecano, lo que significa que en siete encuentros dejó la portería a cero en cuatro de ellos –Ponferradina, Alcorcón, Espanyol y Mallorca–. En alguno se mostró algo dubitativo, pero en otros fue el salvador. En general, ha respondido a la confianza del técnico.

Las Palmas, en el inicio de 2021, también vuela desde atrás. La próxima cita para demostrarlo otra vez es pasado mañana (19.30 horas) frente al Leganés, otro de los rivales de alcurnia. La solidez, unida a la pegada, resulta demoledor. Y si el pegamento es Sergio Ruiz, la cosa pinta bien. Es la nueva UD.

Compartir el artículo

stats