Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

De Nacho González a Dmitrovic

El portero del Eibar emuló al exguardameta de la UD, que entre los cursos 2000-01 y 2001-02 marcó seis goles de penalti | Es el pichichi en Primera junto a Carlos Fenoy

De Nacho González a Dmitrovic

De Nacho González a Dmitrovic

El pasado jueves, Marko Dmitrovic, portero del Eibar, marcó un gol de penalti. El último que lo había conseguido en Primera desde el punto fatídico fue Nacho González, en 2002, y entonces en la UD. El argentino logró seis tantos de la misma forma en dos cursos y es el pichichi Carlos Fenoy. Además otros cinco arqueros también vieron puerta.

Los héroes del fútbol habitan en las áreas. En una, la contraria, son los delanteros los que marcan los goles; en la otra, la propia, son los porteros los que los evitan. Pero hay veces en que los papeles de unos y otros se intercambian, y tan raro es ver a un atacante evitar un tanto como a un guardameta meterlo. Esto último tuvo lugar el pasado jueves en Ipurua, donde el serbio Marko Dmitrovic adelantó al Eibar al transformar un penalti en su partido frente al Atlético de Madrid. Gracias a su golpeo seco, fuerte, a la derecha de Jan Oblak, que se lanzó hacia el otro lado, se convirtió en el séptimo arquero en conseguir un gol en la Primera División española.

El último que lo había hecho fue Dani Aranzubia, el 20 de febrero de 2011, cuando remató de cabeza a la salida de un córner en el último minuto para marcar el empate (1-1) del Deportivo de La Coruña frente al Almería en los Juegos del Mediterráneo. Pero el último que había hecho diana desde el punto fatídico fue un hombre que tuvo que ver con la UD Las Palmas: el argentino Nacho González, que con seis tantos, todos obtenidos de la misma forma entre las temporadas 2000-01 y 2001-02, lidera la tabla de porteros pichichis junto a su compatriota Carlos El Loco Fenoy.

El meta argentino logró un doblete en El Sadar y marcó a Tenerife, Mallorca, Espanyol y Athletic

decoration

Pero en el coliderazgo el examarillo sale victorioso, porque compañero de profesión no hizo pleno, sino que sumó uno de sus goles en el rechace de un penalti fallado inicialmente. El mítico arquero del Celta de Vigo, por contra, tiene el récord en una sola campaña, con cinco, en la 1976-77. El otro, años después, lo logró cuando jugada ya en el Real Valladolid (1984-85).

El resto

Los otros cinco guardametas que completan la lista están lejos. Toni Prats sumó dos tantos de falta directa en el curso 1999-2000, uno al Real Madrid y otro al Atlético de Madrid –algunos lo consideran gol en propia puerta porque el balón tocó en la barrera antes de entrar–, cuando militaba en el Real Betis.

El resto tiene uno: Juan José Santamaría, con el Racing de Santander (1975-76), José Luis Chilavert, con el Real Zaragoza (1989-90), y los ya mencionados Dani Aranzubia, con el Dépor (2010-11), y Marko Dmitrovic, con el Eibar (2020-21). En total, 18 goles de porteros en Primera División, y donde Nacho González tiene un espacio guardado.

De Nacho González a Dmitrovic

Nacido en Sarandí, un barrio del Gran Buenos Aires, hace 49 años, llegó a la UD Las Palmas bajo la presidencia del fallecido Ángel Luis Tadeo en la temporada 1998-99, pero fue el meta suplente la mayor parte del tiempo, a la sombra del legendario Zeljko Cicovic. Jugó los dos primeros partidos y no volvió a aparecer hasta las seis últimas jornadas. Sin la confianza necesaria, el curso siguiente emigró a México para jugar un año en el Pachuca, hasta que regresó para convertirse en el guardián amarillo en Primera División, entre 200 y 2002.

Tardó cinco jornadas en conseguirlo, porque Sergio Kresic apostó en la portería por el hombre con el que el equipo había alcanzado la máxima categoría, pero después de cuatro encuentros sin ganar, y una goleada en Mestalla (5-1), el técnico croata le dio la alternativa. Tres victorias seguidas y dos goles encajados terminaron de afianzarle, y no fue hasta el tramo final del campeonato cuando sorprendió a todos el mundo como lanzador de penaltis.

Fue en El Sadar, frente a Osasuna, el 20 de mayo de 2001, en la penúltima jornada, con la UD Las Palmas ya salvada del descenso. En el minuto 52, cuando el encuentro se encontraba empatado a uno, Nacho González recorrió todo el campo para tirar una pena máxima. Hacía once campañas que ningún guardameta marcaba un gol. El disparo, fuerte, hacia arriba, fue imparable para el portugués Nuno.

Pero la historia no quedaría ahí, porque tan sólo 28 minutos después, en el 80, ahora con el choque a favor del cuadro navarro (3-2), volvió a tener la oportunidad con otro penalti. Con un tiro casi idéntico, logró el empate final para la UD. Un doblete histórico que hasta ahora nadie ha conseguido. Y nadie más había marcado de los once metros hasta que el jueves lo hizo Dmitrovic.

Los otras cuatro dianas las sumó la campaña siguiente, la del regreso a Segunda División. La más simbólica, y por la que todos los aficionados de Las Palmas le recuerdan, fue la del Heliodoro Rodríguez López en el derbi ante el CD Tenerife, y que sirvió para poner el 1-3 en el marcador. Ocurrió el 22 de diciembre de 2001, después de que Tevenet adelantara a los amarillos, Lussenhoff empatara y Josico volviera a poner en ventaja a los grancanarios. En el 74, el argentino puso la sentencia y la mofa en el campo del rival.

Prats, Chilavert, Santamaría y Aranzubia, los otros guardianes que vieron puerta

decoration

Lanzó el penalti de la misma forma que lo había hecho en Pamplona y que lo hizo después en la victoria ante el Mallorca –marcó el 3-1 en el 89 en enero de 2002– y las derrotas contra el RCD Espanyol –marcó el 0-1, pero la UD perdió 3-1, en febrero– y el Athletic Club de Bilbao –marcó el 2-1 y Las Palmas perdió 3-1, en marzo–. Los dos últimos goles de Nacho González con la UD fueron en jornadas consecutivas y después se fue.

La Federación le retiró la licencia provisionalmente por diversas irregularidades halladas en la obtención de su pasaporte de nacionalidad italiana para que pudiera jugar como comunitario. Tras cuatro temporadas entre Argentina y Chile regresó a la UD para jugar dos cursos, entre 2006 y 2008, pero ya no volvió a tirar un penalti. Su nombre, en cualquier caso, forma parte de la historia de los porteros goleadores en la Primera División de España.

En la imagen de arriba, el argentino Nacho González, exportero de la UD Las Palmas, celebra su gol de penalti (1-3) al CD Tenerife en el Heliodoro el 22 de diciembre de 2001. Al fondo, José Luis Martí, exjugador blanquiazul y actual técnico del Leganés, próximo rival de los amarillos. A la izquierda, los jugadores del Eibar felicitan al meta serbio Marko Dmitrovic tras su gol desde el punto fatídico al Atlético de Madrid el pasado jueves en Ipurua. |

Compartir el artículo

stats