Cuando mejor estaba la UD Las Palmas, en pleno vuelo después de ganar a los líderes de la clasificación en los primeros compromisos ligueros del año, el coronavirus se ha interpuesto en su camino. Sobre todo porque nadie está exento de contagiarse, pero también por la imprudencia de algunos jugadores denunciada elegantemente por Pepe Mel. Sea como fuere, la Covid-19 deja KO a dos de los titulares del último triunfo en Mallorca (0-1), Rober y Clemente, hace ya dos semanas aunque parece que ha pasado un mundo.

Por el mismo motivo también Jonathan Silva, que pinta menos, mientras que Espiau, suplente habitual, entró a última hora en la citación después de haber completado un único entrenamiento tras una semana en cuarentena. La ausencia de Rober es la que más duele, por su gran estado de forma, pero al menos estarán los mejores, Sergio Araujo y Sergio Ruiz, para medirse al CD Leganés, sexto clasificado, en el Estadio de Gran Canaria (19.30 horas, Movistar Vamos) en un duelo bisagra.

Porque las inesperadas victorias frente al Espanyol (1-0) y el Mallorca han colocado a la UD en una situación intermedia en la que, si gana esta noche, podrá decir abiertamente que es capaz de algo más que soñar con la promoción, zona que delimita su rival de hoy, que suma cinco puntos más aunque tiene un partido menos. Dicho de otra forma, podría empezar a mirar más hacia arriba que hacia abajo.

El coronavirus deja fuera a Rober, Silva y Clemente; Pejiño, en la convocatoria tres meses después

En caso de doblegar al Lega, habría completado algo que nadie ha logrado hasta ahora: vencer a los tres equipos que descendieron la temporada pasada y candidatos principales al regreso a la máxima categoría. Además, habría vencido a cinco de los seis primeros –Espanyol, Mallorca, Almería, Sporting y Leganés– y únicamente habría sucumbido ante el Rayo, señal de que si Las Palmas no está más arriba es porque la ha pifiado bastante contras los equipos más débiles del campeonato.

Pero antes debe sumar los tres puntos frente a un conjunto cuyo entrenador, José Luis Martí, llega a la cita muy cuestionado después de haber cosechado una única victoria en los últimos seis partidos de Liga. De ello debe aprovecharse el cuadro de Pepe Mel, que entre las bajas por lesión y por positivos en coronavirus, y el mantenimiento del grupo de jugadores que propiciaron las dos gestas de 2021, le sale el once de carrerilla.

Sólo hay una duda, y es si Pejiño, que regresa a la convocatoria después de tres meses tras superar una doble lesión, partirá desde el inicio o no. Si lo hace, Las Palmas jugaría con extremos. Si no, entre Maikel, Rivera –también regresa– y Fabio se disputan un puesto en la medular.

Infografía UD Las Palmas - Leganés

Lo demás parece claro, con Álex Domínguez en la portería; Lemos, Álex Suárez, Curbelo y Dani Castellano en la defensa; Javi Castellano y Sergio Ruiz en el doble pivote; Benito en una de las bandas; Kirian en la otra o en la mediapunta –si juega Pejiño–; y Araujo en la delantera.

Enfrente, el Leganés llega con la baja de un fijo en su centro del campo, Rubén Pérez, también positivo en Covid-19. Se espera que Martí retrase a Gaku para llevar el juego junto a Pardo. Arriba, Arnáiz, de lo mejor de la categoría, Sabin Merino y Borja Bastón son las grandes amenazas.

Es el equipo que marcará en cierta forma quién es la UD Las Palmas. Si gana, habrá culminado el triplete ante los gigante y seguirá en su sueño. Si no, despertará y asumirá otra vez su realidad.

Una sequía que dura seis años


La última victoria del cuadro grancanario ante el Leganés se remonta al 6 de diciembre de 2014 en Segunda -han pasado seis años y un mes-. En la 16ª jornada, los amarillos se imponían (1-0) en el Gran Canaria con un tanto del canterano Asdrúbal Padrón -que luego jugaría en calidad de cedido en la formación madrileña en la 2015-16-. Tras ese pulso, la UD se cruzó hasta en seis ocasiones con el ‘Lega’ con un balance de cuatro derrotas y dos empates. Cuatro partidos de la citada relación tuvieron lugar en Primera, categoría donde nunca ha logrado batir a los pepineros. En septiembre de 2017, tras la última victoria del bloque madrileño en Siete Palmas (0-2), el preparador amarillo Manolo Márquez presentaba su renuncia. Abandonó la entidad en la sexta jornada con un balance de dos victorias y cuatro derrotas. | P. F.