Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La venganza de Aridai Cabrera

El extremo de la UD, señalado para abandonar el club por su bajo rendimiento, batió a Cuéllar de penalti y culmina el triplete de titanes

Aridai Cabrera lanza un beso a la cámara, ante Araujo, Mesa y Pau Miguélez, tras batir a Cuéllar en el 2-1 desde el punto de penalti.

Fichado el 13 de enero de 2020, el atacante del Lomo Blanco logró su primer tanto de amarillo en el partido 27. Lejos de su versión esplendorosa del Mallorca, por fin, se vistió de bendito desde los once metros. Lemos era el designado, pero estaba tocado.

Un penalti como terapia. El héroe silencioso que no figuraba en el guión. La culminación del triplete de titanes -batir a los tres descendidos de Primera Espanyol, Mallorca y Leganés por primera ocasión en ese campeonato- lleva la firma de un rostro que preparaba la mudanza. La honradez del señalado. De proscrito a goleador en una tarde de psiquiátrico. Dos rojas, delirios, la magia de Ruiz y una venganza en pleno mercado.

Desde los once metros, un bautizo para escapar de las llamas. Aridai Cabrera, descartado por José Mel Pérez para medirse al RCD Mallorca por su decepcionante rendimiento en el Mariano González de Navalcarnero, batió ayer el Leganés -26,7 millones de tope salarial- en el 86’. Una patada de Bustinza a Álvaro Lemos -que también forzó la roja de Javi Hernández- fue aprovechada por el atacante del Lomo Blanco para rendir cuentas.

En su partido número 27 con la UD -llegó justo hace un año en el mercado invernal de 2020-, Aridai se estrena como realizador. Saltó al césped del Gran Canaria en el 52’ por Kirian Rodríguez, que había malogrado la última pena máxima de Las Palmas ante la AD Alcorcón. Con 284 minutos en esta edición liguera, su aportación no respondía a las expectativas. Su nombre figura como uno de los fijos para abandonar la entidad en calidad de cedido en esta ventana de mercado -concluye el lunes 1 de febrero-. Confirmada la salida de Pietro Iemmello, la precisión en este lanzamiento de penalti deja la continuidad de Aridai en el aire. ¿Se habrá ganado el perdón de la cúpula?

La criba de Navalcarnero

La eliminación copera se llevó por delante a Aridai. Avalado por Deivid y que coincidió con Tino Luis Cabrera en el Universidad, el fichaje de Aridai -enero del 2020- generó un grado importante de expectación. Sus dos ascensos con el Mallorca de Vicente Moreno -voló de Segunda B a Primera- se tradujeron en dos asistencias ante Alcorcón y Málaga. Estalló la pandemia, parón y la estirpe de esta activo forjado en el barro desapareció del mapa. Con contrato hasta junio de 2022, comenzaron a activarse la dudas en el entorno.

La irrupción de Rober y Pejiño relegaron al exjugador del Universidad, Girona, Sabadell, Valencia Mestalla, Betis Deportivo y Cultural Leonesa al ostracismo. Una cadena de lesiones musculares tampoco ayudaron a su consolidación en el proyecto amarillo. Con 32 años, seguía sin dar el golpe sobre la mesa. Pero se alinearon los planetas. Del desastre copero a una convocatoria por necesidad.

Descartado para viajar a San Moix, Mel se había pronunciado. Aridai era historia. Sin embargo, el Covid-19 hizo estragos y quedaron confinados Rober, Óscar Clemente y Jonathan Silva. A última hora, Pejiño recaía de su dolencia y no se vestía. El extremo gaditano suma tres meses fuera de los terrenos de juego. Kirian, que fue el elegido por el costado zurdo para medirse a Bustinza y Palencia completó uno de sus peores partidos. La parálisis de los activos de banda salpicó a Benito Ramírez.

El aldeano está irreconocible. Sin Clau Mendes, en el banquillo castigado, Aridai era la última bala de Mel. El ‘Lega’ de Martín latía en inferioridad tras la entrada salvaje de Javi Hernández a Álvaro Lemos (45+2). Y el ‘7’ de la UD, sentenciado por el entorno por su aportación invisible en 26 partidos -trece de este curso-, se encontró con la oportunidad de su vida.

¿Por qué no tiró el penalti Araujo? ¿Quién era el indicado por el cuerpo técnico para desafiar a Cuéllar desde los once metros en el 86’? El novelista José Mel Pérez aclaró la relación de los elegidos. Álvaro Lemos ostentaba el número uno, pero por unas molestias cedió el esférico al proscrito Aridai.

Sin tomar una elevada separación con el cuero, miró al meta pepinero y ajustó el cuero al poste izquierdo. El mismo que eligió Kirian Rodríguez ante el Alcorcón. El tinerfeño se quedó en esa farola maldita de la desolación. Pero el vengador del Lomo Blanco, significa volver a nacer. Encender la luz.

Fue el primer cambio y 34 minutos después de pisar el verde no había motivos para señalarle como el rostro del encuentro. Hasta que a Bustinza se le cruzó un cable, arrolló a Álvaro Lemos como si fuese una Utinsa. El penalti del currante sin gloria en la UD. Primer fotograma lumínico para el señalado.

Fue el tercer penalti de este curso para los amarillos. Maikel Mesa lo convirtió en el 90’ ante el Albacete en el Belmonte. Kirian lo estrelló en la madera ante la estirada del meta alfarero Jiménez (44’). Con siete penaltis en contra -el más perjudicado junto al Alba-, ayer, cayó el tercer gigante de plata. Invencibles por el señalado.

Compartir el artículo

stats