Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La pesadilla de Anduva, el examen final para la UD

Las Palmas visita el domingo un campo del que ha salido derrotado en sus cuatro visitas | El Mirandés ya venció en la Isla en la primera vuelta

Deivid Rodríguez –en primer plano–, exjugador de la UD, se lamenta tras la derrota amarilla el curso pasado en Anduva.

Deivid Rodríguez –en primer plano–, exjugador de la UD, se lamenta tras la derrota amarilla el curso pasado en Anduva.

Cuatro visitas, cuatro derrotas. Anduva es una pesadilla para la UD Las Palmas. Por eso el reto del próximo domingo (17.15) es mayor, porque se suma al examen que deberá superar el cuadro amarillo ante uno de los equipos de su nivel, de su Liga, contra el que ya perdió en el Gran Canaria en la primera vuelta (0-2) el día que murió Dios, Diego Armando Maradona.

En general, los de Pepe Mel han rendido peor contra ese tipo de conjuntos que frente a los de la parte alta de la clasificación. Hay una prueba rotunda: en las tres primera jornadas del año 2021 la UD se impuso al Espanyol (1-0), al Mallorca (0-1) y al Leganés (2-1), los tres descendidos, un hat trick que ha puesto la zona de promoción a tan sólo dos puntos de distancia –los pepineros, sextos, tienes un partido menos–.

Por si no fuera suficiente, Las Palmas superó a cinco de los seis primeros clasificados –Espanyol, Mallorca, Almería, Sporting de Gijón y Leganés– y sólo perdió contra el Rayo Vallecano. Los que le preceden, Girona y Ponferradina, no consiguieron ganarle. Como tampoco el que le sigue, el Lugo, por lo que hay que bajar un peldaño más para encontrar a otro de sus cinco verdugos hasta ahora, precisamente, su próximo rival.

Y ahora la UD Las Palmas deberá confirmar sus buenas sensaciones frente a un equipo como el Mirandés, que además de representarse a sí mismo, forma parte de un grupo de rivales que no sientan bien a los amarillos. Si supera el examen, habrá evidenciado que tiene definitivamente la capacidad para optar a algo más que la permanencia. De momento, el sueño continúa.

Pero Anduva aparece en el calendario como uno de esos lugares que permanecen en el recuerdo de los aficionados de Las Palmas como imposibles de salir victorioso. Algo parecido a Santo Domingo, en Alcorcón, donde tampoco ha ganado jamás.

La historia negra de la UD en el recinto burgalés comenzó en la temporada 2012-13, justo cuando el Mirandés ascendió por primera vez a la Segunda División. El equipo entonces entrenado por Sergio Lobera, y que acabaría el curso eliminado por el Almería en las semifinales del playoff, cayó por 1-0.

Como también lo hizo la campaña siguiente (2013-14), igualmente con el técnico catalán en el banquillo y con el mismo desenlace en junio, sólo que con Josico como entrenador y el Córdoba como verdugo en la final. En aquella ocasión perdió por 2-1 en Anduva después de que Momo consiguiera empatar el encuentro.

Un año después, en la campaña del ascenso (2014-15), la UD de Paco Herrera también se vio superada por el conjunto rojo, y por el mismo marcador de 2-1. El tanto amarillo, que sirvió para igualar, lo logró Sergio Araujo, que regresará seis años después con el objetivo de volver a hacer diana.

La cuarta y última visita de Las Palmas al campo del Mirandés fue la temporada pasada, con idéntico resultado. Entonces, Juanjo Narváez adelantó al equipo de Pepe Mel con un auténtico golazo al poco de comenzar el choque, pero Iñigo Vicente y Marcos Andrés remontaron para los burgaleses con dos goles en dos minutos al filo del descanso.

El próximo domingo, la UD tendrá una nueva oportunidad para estrenarse en Anduva, donde ni siquiera ha sumado. Pero sobre todo gozará de otra ocasión para vencer fuera de casa –sólo lo hizo en Mallorca– y mostrarse superior a un rival de su nivel. Es el examen final para considerar a Las Palmas un aspirante a la promoción.

Compartir el artículo

stats