Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un ‘grande’ como medicina

La UD, que ya perdió frente al Rayo en Madrid, apela al Estadio de Gran Canaria, en el que han caído cuatro de los cinco primeros, para limpiar la mala imagen de Castalia

Los jugadores de la UD Las Palmas celebran el gol de Sergio Ruiz frente al CD Leganés, en la última victoria amarilla ante un ‘grande’, el 24 de enero. | | ANDRÉS CRUZ

Los jugadores de la UD Las Palmas celebran el gol de Sergio Ruiz frente al CD Leganés, en la última victoria amarilla ante un ‘grande’, el 24 de enero. | | ANDRÉS CRUZ

Dejó caer Fabio González esta semana que Las Palmas no sale con una actitud ni una motivación especial ante los mejores equipos de la categoría, o al menos los que están arriba o llamados a luchar por el ascenso. Pepe Mel, en ese sentido, ha atribuido varias veces la buena imagen de la UD frente a los grandes y no tan buena contra los iguales o inferiores a la prisa, en resumen; al agobio por la obligación de tener que dominar, lo que lleva a la precipitación y, en consecuencia, al error.

Es una explicación, en cualquier caso, a una realidad: la UD Las Palmas ha demostrado en las 27 jornadas que se han disputado hasta el momento que rinde mejor cuando se enfrenta a conjuntos de arriba. Y en un momento en que el cuadro amarillo viene de perder contra dos equipos que ocupaban posiciones de descenso –Sabadell y Castellón– en 20 días, la visita del Rayo Vallecano, sexto en la tabla, aparece como la mejor medicina.

Porque Las Palmas ha conseguido ganar a cinco de los seis primeros clasificados, y a cuatro de ellos en el recinto de Siete Palmas, donde se fueron con derrota el Espanyol (1-0), el Almería (2-0), el Leganés (2-1) y el Sporting de Gijón (3-2). Además, los isleños se impusieron al Mallorca en Son Moix (0-1).

2021

La mejor muestra de la dinámica tan cambiante de la UD se resume en los partidos que ha jugado en este 2021. Comenzó como un tiro ante el trío de descendidos –Espanyol, Mallorca y Leganés– hasta que viajó a Miranda de Ebro para perder como siempre –ha perdido en todas sus visitas a la localidad burgalesa–.

Luego cayó en casa frente al Sabadell y una semana después en Almería. Las tres derrotas consecutivas justo después de la gesta constituyeron, paradójicamente, la peor racha de los de Pepe Mel en toda la temporada. Hace dos semanas el triunfo frente al Cartagena acabó con ella, pero el desastre de Castellón, que era el colista y ahora es penúltimo, despertó de nuevo a los fantasmas.

En ese contexto aparece en el Gran Canaria el Rayo Vallecano, que marca los puestos de promoción. Llega en su peor momento del curso –una victoria en seis partidos– y con la alerta puesta, porque sabe que la UD es mucho mejor equipo contra rivales como él.

No lo demostró en el choque de la primera vuelta, uno de los tres peores de todo el campeonato. En Vallecas, fracasó con estrépito. Se encontró con la fatalidad de tener que hacer dos cambios por lesión al poco de comenzar el choque –Cedrés y Dani Castellano–, pero luego fue un descalabro.

Cambios

Para mejorar la imagen de la semana pasada en Castalia el técnico tiene en mente realizar varios cambios en el once titular que sirvan de impulso al equipo. Tiene que hacer dos por obligación, ya que el propio Dani y Sergio Araujo están sancionados. Al primero le suplirá Jonathan Silva, que no ha jugado en todo el año; al segundo, Jesé Rodríguez, que se estrenará desde el inicio.

Pero también, según lo que el madrileño ha ensayado durante la semana, planea otra serie de variaciones, como la supresión de los extremos a cambio de futbolistas que juegue por dentro. En tal caso, Kirian y Maikel partirían como favoritos. En cualquier caso, la UD de Castalia no será la misma que mañana.

En todos los triunfos ante los grandes, a excepción del Sporting, al que ganó a base de orgullo con una remontada en 45 minutos después de irse al descanso con un 0-2, Las Palmas cedió el dominio y la responsabilidad de ganar, y le fue bien. Por eso la llegada del Rayo Vallecano puede suponerle la mejor medicina.

Compartir el artículo

stats