Jesé vuelve a bailar. Aparcó la música, su otra gran pasión, por un tiempo, pero esta tarde (15.15 horas, Gol) su melodía, su flow –se hacía llamar Big Flow como cantante de reguetón–, habrá de sonar en el Gran Canaria. Porque está “listo” para ser titular. Lo dejó caer él mismo durante la semana y Pepe Mel, pese a que sembró la duda habitual en sus comparecencias previas a los partidos, le lanzó un mensaje: “Esperamos mucho de Jesé”. Recordó igualmente que Araujo está sancionado. Blanco y en botella. Es la hora de dejar su sello.

Ha cumplido los plazos a rajatabla: participó desde la suplencia en dos encuentros y ya esta preparado para ser titular. Todos los focos apuntan sobre él en un momento en que la UD Las Palmas vuelve a estar en el limbo, en medio de la nada tras una de cal y otra de arena. Hoy, por enésima vez, tiene una nueva oportunidad para mirar más hacia arriba que hacia abajo, y eso pasa por ganar al Rayo Vallecano, que precisamente marca la zona de promoción, situada a siete puntos de distancia.

En condiciones normales sería un hándicap, pero no lo es porque a la UD le sientan mejor los grandes. En Siete Palmas ya cayeron cuatro de los cinco primeros de la tabla –Mallorca, Espanyol, Almería, Leganés y Sporting–, por lo que nada es imposible para un equipo acostumbrado a vivir entre el cielo y el infierno en cuestión de una sola jornada.

Infografía del UD Las Palmas - Rayo Vallecano

La presencia de Jesé en el once titular que elegirá el técnico madrileño en sustitución del sancionado Araujo es una de las tres novedades que presentará la UD esta tarde con respecto al último encuentro. Las otras dos las protagonizan Jonathan Silva, que suplirá al también suspendido Dani Castellano, y Maikel Mesa, que entrará en lugar de Benito.

El resto, los mismos que participaron en Castalia y que habrán de limpiar su imagen y, por ende, la del escudo de Las Palmas, manchado por una actuación lamentable en la casa del colista la semana pasada (4-0). Hubo adversidades ajenas –las decisiones arbitrales que la lastraron–, pero también propias reperesentadas en los conuos aerrores de bulto que le costaron, otra vez, goles en contra.

Mismo dibujo: 4-4-2

Así, Álex Domínguez formará en la portería; Ale Díez, Álex Suárez, Curbelo y Jonathan Silva en la defensa; Javi Castellano y Sergio Ruiz en el doble pivote; Pejiño en la derecha, Maikel en la izquierda y Jesé y Rafa Mujica en la punta del ataque.

Lo que no cambiará, por tanto, es el sistema 4-4-2 en el que ha confiado Mel durante el tramo final del año pasado y todo este 2021, salvo en Almería, donde el regreso al 4-2-3-1, con Araujo por la izquierda, fue un fiasco. Pero ningún dibujo será válido si Las Palmas no hace los deberes. La previsión es que el Rayo, tal y como hicieron los que estaban obligados a ganar en el Gran Canaria, lleve el peso del partido, y en ese contexto el cuadro amarillo vive mucho mejor.

Andoni Iraola, técnico visitante, sabe que la posibilidad mayor de hacer daño a la UD pasa por presionarle en la salida de balón. La única baja con la que cuenta es con la del central Saveljich, sancionado, pero recupera a Isi, que superó el covid. La banda izquierda, con los Garcías, Fran y Álvaro, supone la gran amenaza junto a Guerrero. Pejiño, Díez y los centrales tendrá trabajo. Pero es la tarde Jesé. Big Flow, a bailar.

Lemos ya trabaja con el grupo


Una vuelta antes de tiempo. Álvaro Lemos ya trabaja junto al resto de sus compañeros. Pepe Mel no aclaró si entrará en la convocatoria para el partido de esta tarde (17.15 horas) frente al Rayo Vallecano en el Estadio de Gran Canaria, pero lleva días en la dinámica de grupo y estará listo para la visita al Fuenlabrada el próximo fin de semana. En cualquier caso, el lateral no será titular hoy y su puesto lo ocupará otra vez Ale Díez, sus sustituto natural. Cabe recordar que la UD Las Palmas informó el pasado 10 de febrero, miércoles, después de la cita del cuadro amarillo ante el Sabadell de que el gallego había sufrido una microrrotura en el cuádriceps izquierdo. En el mismo parte médico estimó que el tiempo de recuperación sería de entre cuatro y seis semanas, pero Lemos se ha recuperado antes de lo previsto. | P. F.