Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD y ‘Tete’, protagonistas del duelo más simétrico

Ambos equipos ocupan las posiciones centrales de la tabla y tienen lejos tanto el ‘playoff’ como el descenso l> Es el duelo menos pasional

Ortolá, exportero del Tenerife, recoge el balón de la portería después de su autogol, en noviembre de 2020

Ortolá, exportero del Tenerife, recoge el balón de la portería después de su autogol, en noviembre de 2020

El CD Tenerife es undécimo en la clasificación y se encuentra a nueve puntos de la promoción y a diez del descenso. La UD Las Palmas es duodécima en la tabla y está a diez unidades del playoff y a nueve de la zona roja. Son situaciones, por tanto, simétricas, y que al mismo tiempo aventuran el que probablemente sea el derbi canario menos pasional de la historia. Porque si la ausencia de público en las gradas no ayuda, la falta de urgencias deportivas tanto por arriba como por abajo desluce la gran cita del fútbol canario.

Aún así, de cualquier forma siempre surgen argumentos para seguir muy de cerca el Tenerife-UD, pero suele ser más por una cuestión sentimental que por verdadero interés por el juego. Desde que el cuadro amarillo descendiera en la temporada 2017-18, los partidos de máxima rivalidad isleña han pasado casi desapercibidos. El balance en cinco partidos es de tres empates –dos de ellos a cero–, una victoria blanquiazul y otra amarilla, la del Ortolazo –un error del bulto del portero, que metió el balón en su propia portería de manera incomprensible, dio el triunfo a los de Mel– en la primera vuelta.

Pasados los meses, tanto chicharreros como canariones se encuentran en una posición muy cómoda en la clasificación que, al mismo tiempo, les mantiene en un estado de confort que hacen que el choque del domingo pierda la trascendencia de otros derbis. Influye sobre todo la falta de aficionados, pero también las dinámicas y sensaciones de cada uno.

El conjunto que dirige Luis Miguel Ramis llega en una inercia mejor. De hecho, desde que el técnico llegara al banquillo a finales de noviembre el Tete sólo ha perdido un partido en casa y fue en su tercer partido, frente al Sabadell –además, el Villarreal ganó en Copa del Rey–, por lo que los blanquiazules han convertido el Heliodoro en un auténtico fortín. Suma tres victorias seguidas –Albacete, Alcorcón y Ponferradina–.

La UD Las Palmas, por su parte, viene de caer frente al Girona en casa pero de cosechar antes su segundo triunfo de la temporada lejos del Gran Canaria, en concreto, en Fuenlabrada. Sin embargo, la ruptura del maleficio fuera de la Isla –sólo había ganado en Mallorca– no sirvió para el despegue del equipo, ya que la derrota ante el cuadro catalán le corto las alas y le devolvió a su sitio.

Por eso el duelo de máxima rivalidad del Archipiélago se presenta entre dos equipos que cumplen de momento con su objetivo de la permanencia pero que han demostrado no dar para más. Es el derbi del silencio en la grada, pero también de la simetría mediocre.

Compartir el artículo

stats