Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El recuerdo de 2001: “Pasó de todo, Pablo Paz se fracturó la tibia y el peroné y se fue la luz”

El preparador madrileño resta importancia a su único clásico como responsable del Tenerife

Tevenet y Jorge celebran el triunfo en el derbi del apagón (2001), en el Heliodoro. | | LP

El lienzo de José Mel Pérez del 22 de diciembre de 2001. Varapalo tinerfeño -con la dirección del madrileño- y éxtasis amarillo. La última victoria en partido oficial de la UD Las Palmas en el Heliodoro, en Primera y hace 7.036 días -19 años, tres meses y seis días-, lleva a un Mel desolado en el banquillo chicharrera. En Navidades, el novelista solo ganaría un partido más con el Tenerife en aquella 2001-02 ante el Athletic Club de Bilbao para ser despedido en febrero del 2002 tras caer ante el Rayo.

“Del derbi canario de hace 20 años recuerdo la lesión de Pablo Paz, que fue algo tremendo. Se fracturó la tibia y el peroné de forma completa. Nos dejó helados. También se fue la luz [por las fuertes precipitaciones en la capital tinerfeña], en realidad pasó de todo. Pero para mí queda muy lejos. Es más, hay jugadores de esta plantilla que no habían nacido todavía aquel año. La UD tiene su historia, el Tenerife la suya y Mel, afortunadamente, también. Lo importante es lo que pase ahora; lo único reseñable para todos”, apostilló.

Tras su paso por el Tenerife -tenía solo 38 años-, el estratega madrileño dirigió luego a Getafe, Alavés y Polideportivo Ejido -en la categoría de plata-. Dos campañas en el barro de la Segunda B, con el Rayo, le llevaron de nuevo al fútbol profesional con el ascenso del bloque vallecano. En la 2010-11 empezó su primer periplo con el Betis, con el que catapultó de Segunda a Europa. Aventura efímera en la Premier League, segundo ciclo en Heliópolis, Dépor y UD.

Con 58 años y 700 partidos en la élite, Mel afronta su quinto derbi, el tercero en el Heliodoro, como estratega amarillo. Al que cabe sumar el que dirigió en diciembre de 2001 con el club tinerfeño.

Por su parte, Ramis, exjugador del Tenerife, se estrena en un clásico canario. Con 50 años, el exzaguero del Castilla, Real Madrid, Sevilla, Dépor, Racing de Santander, Nàstic de Tarragona y Ferrol suma 147 partidos dirigidos en el fútbol profesional. No se ha estrenado en Primera, por los 160 de Mel. El técnico de la UD también jugó en el Castilla e hizo carrera pero como delantero -por Osasuna, Castellón, Betis, Granada, Benidorm, Getafe y Écija-.

En los banquillos, Ramis y Mel se han cruzado en dos ocasiones, con un triunfo para cada uno. El ‘Tete’ llega con un punto más y la condición de favorito. Le avala el peso de la historia -la huella de los 19 años-, una circunstancia que puede transformar al entrenador de la UD en héroe para cerrar un círculo. El viaje de la deshonra a la condición de nuevo monarca. La historia se escribe mañana.

Compartir el artículo

stats