Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hora de Benito Ramírez para hacerse con el lateral izquierdo

El de La Aldea tiene ante sí la oportunidad de jugar como titular ante las bajas de Dani Castellano y Jonathan Silva, ambos tocados físicamente

Benito Ramírez

Si a Pepe Mel le dicen que va a tener tocados físicamente a tantos jugadores para la afrenta para el duelo de mañana ante el Lugo después de tres semanas en las que contó prácticamente con casi toda la plantilla sana –a excepción de las bajas de larga duración y la incógnita de Enzo–, hubiera tocado madera para prevenir la plaga de tocados que se le ha venido encima tras el choque frente al Tenerife del pasado domingo.

En el derbi, los gemelos Castellano fueron dos de los que mayores problemas físicos se trajeron de su visita a la Isla vecina. Si el centrocampista terminó “roto”, como el entrenador amarillo desveló en la rueda de prensa posterior al partido “por solidaridad con su hermano”, Dani, fue el que peor parte se llevó tras un balonazo de Shaq Moore que impactó en la zona pulmonar y lo mantuvo en observación hospitalaria hasta que ayer regresó a Gran Canaria.

El periodo de baja del galgo zurdo en cuanto al diagnóstico médico es que esté en reposo domiciliario al menos cinco días para comprobar la evolución del hematoma pulmonar que le provocó el balonazo del también lateral del equipo chicharrero –un lance fortuito del juego–.

La indisposición de Castellano, unido a los problemas físicos que también arrastra Jonathan Silva después de que el brasileño tuviera que entrar a toda prisa para sustituir al 23 amarillo después del accidente futbolístico y que no completara un calentamiento óptimo para rendir en el partido y que se demostró con varias acciones en las que el sudamericano estuvo desafortunado en sus decisiones, para desesperación de su entrenador en la banda.

Dadas esta serie de desgracias, el jugador que apunta a la titularidad mañana frente al Lugo no es otro sino Benito Ramírez, quien se ha postulado jornadas atrás para ocupar el carril siniestro, que ha ido alternando desde las funciones de lateral como de extremo.

Precisamente, el último servicio del Cohete de La Aldea fue desde la retaguardia, cuando sustituyó a Silva en el enfrentamiento de la Unión Deportiva con el Girona hace dos jornadas y en el que disputó cerca de media hora.

Oportunidad de oro para el de San Nicolás en el costado zurdo después de la actuación más que dudosa de Silva y que Castellano no podrá estar ni contra el Lugo, ni tampoco frente al Mallorca el domingo (19.30 horas), una de las grandes citas del curso en el que la UD se medirá al segundo clasificado –de momento– y en el que puede regresar la versión de matagigantes que ya demostró con el trío de triunfos con los aspirantes al ascenso: Espanyol, Mallorca, y Leganés en el mes de enero.

Compartir el artículo

stats