Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Palmas-Málaga: un duelo entre la medianía y la tristeza

Ambos equipos, que bajaron en el curso 2017-18 y fracasaron en su intento por volver rápido a Primera, se ven las caras el sábado (17.15)

Manolo Jiménez –izquierda–, técnico de la UD, y Juan Ramón López Muñiz, del Málaga, en el curso 2018-19. | | QUIQUE CURBELO

Manolo Jiménez –izquierda–, técnico de la UD, y Juan Ramón López Muñiz, del Málaga, en el curso 2018-19. | | QUIQUE CURBELO

Vuelve a medirse la UD Las Palmas con un rival situado en la zona media de la clasificación, con las expectativas de playoff casi desterradas y con el fantasma del descenso bastante alejado. Es el Málaga CF, que si bien tiene tres puntos más que los amarillos –48– y sueña con el milagro de alcanzar la promoción –ningún equipo en su situación actual lo ha conseguido en las diez temporadas anteriores con el formato actual–, su realidad es la misma: habitar las medianías de la clasificación.

Demostró el conjunto isleño el fin de semana pasado frente al Real Oviedo, equipo que también estaba con lo deberes casi hechos, una inoperancia ofensiva que dejó en evidencia a los jugadores, porque fueron los mismos que agradaron frente al segundo clasificado, el Mallorca (1-1), y que golearon al Lugo (6-1) para sellar prácticamente la permanencia. Pepe Mel, por su parte, se limitó a poner a esos once futbolistas y contener el empate a cero cuando el equipo se quedó con diez por la expulsión de Jesé a media hora del final.

Ni un tiro entre palos ni fuera fue el balance paupérrimo de la UD, que deberá luchar contra la apatía y la comodidad en las últimas ocho jornadas. La primera de ellas en contra otro equipo en una situación similar el próximo sábado (17,15 horas) en el Estadio de Gran Canaria. De la actuación de Las Palmas en el desenlace del campeonato dependerá en alguna medida no sólo la continuidad de del madrileño en el banquillo, sino también la de hasta ocho jugadores que terminan contrato.

Apuesta fallida

Por otro lado, si el choque entre Las Palmas y Málaga tiene tintes de medianía, también los tiene de tristeza, ya que ambos clubes padecen de alguna manera los efectos negativos provocados por el hecho de no haber subido a Primera División nada más descender. Ambos bajaron en la campaña 2017-18 tras uno de los campeonatos más baratos que se recuerdan. El Deportivo de la Coruña sólo sumó 29 puntos, la UD 22 y el Málaga 20. En el presente curso, el Eibar, colista, tiene 23.

Favorecidos por el hecho de disponer dos de los tres límites salariales más altos la siguiente campaña, ambas entidades apostaron todo a subir a las primeras de cambio (2018-19). Confeccionaron plantillas caras y con nombres reconocibles. Además, pusieron al frente a dos entrenadores experimentados y –también– con caché, Manolo Jiménez en el caso de los canarios y Juan Ramón López Muñiz en el de los andaluces, sin embargo, fracasaron en el intento y esa losa que se generó fue demasiado pesada.

En los dos últimos cursos ambos se han esforzado por arreglar el desaguisado mientras los topes salariales bajaban de manera drástica. Ello obligó a cambiar el rumbo y a diseñar proyectos más austeros. La UD sobrevivió gracias a la venta de Pedri; el Málaga, por su parte, todavía está en ello.

Es el del sábado, por tanto, un duelo entre la medianía y la tristeza: dos equipos que buscan su lugar la temporada que viene desde la comodidad del presente.

Compartir el artículo

stats