Pendiente de una llamada del 'jefe Ramírez'. El futuro de José Mel Pérez sigue dando que hablar. El técnico de la UD Las Palmas aportó esta tarde otro elemento de interés para el culebrón del novelista 3.0. Restan ocho fechas -24 puntos-, comenzando con la visita del voraz Málaga CF (mañana, 17.15 horas, Movistar LaLiga) en el Gran Canaria. "No creo que me juegue la renovación en estos ocho partidos [hasta el fin del curso liguero el 30 de mayo]; conozco la mentalidad del presidente [Miguel Ángel Ramírez]. Yo sé, lo sabemos él y yo, lo que él me ha pedido. Conozco a la perfección cómo respira Miguel Ángel Ramírez. No creo que me juegue nada en estas ocho jornadas, nada es nada. Lo que pasa es que el presidente le gusta marcar los tiempos; hacer las cosas a su forma, toca aceptarlo, es el jefe de este club. Los empleados estamos a disposición de los tiempos. Pero no creo que me juegue nada, es más considero que no sería justo. A los entrenadores se nos debe valorar por los éxitos deportivos, así como el crecimiento del equipo, de los futbolistas...Cuando el presidente me llame para la renovación, nos sentaremos y hablaremos".

Llega un Málaga incisivo con el rol de visitante -ocho victorias lejos de La Rosaleda- y Mel disecciona los puntos del cuadro de Pellicer. "Su fortaleza es un éxito del cuerpo técnico, así como un éxito de los futbolistas. En cierta manera, me recuerda a la UD por los avatares en lo económico. Tuvieron problemas con el Covid y son una industria de sacar jóvenes jugadores de gran valía. Pero aún así, la UD tiene más canteranos. El Málaga se merece todo lo bueno que está viviendo".

Confirma las bajas de Mujica y Kirian, que se suma a la de Jesé -expulsado en Oviedo-. Lifting en el frente ofensivo. "Mujica tuvo un accidente doméstico en Oviedo, Kirian tuvo malas sensaciones en el último partido. Creemos que lo más apropiado es guardarlo para tenerle bajo nuestro estrecho cuidado. Jesé no está por tarjeta. He leído muchas cosas del ataque de la UD y no hay que olvidar que la secretaría técnica apostó por jugadores que venían de Tercera o de Segunda B... Pejiño no contaba para el Sevilla y fue un tremendo acierto de la dirección deportiva. Yo luego solo hice mi trabajo".  

Descarta darle descanso a Sergio Ruiz y vuelve a poner en valor el trabajo de los ejecutivos por el fichaje de Pejiño, con ofertas de Primera. "A Pejiño no lo conocía nadie hace seis meses y el Sevilla le dio la baja. Insisto, es una labor en equipo. Estuvimos muy rápidos. Pero es que ya vendimos a jugadores de enorme rentabilidad como Pedri o Josep. Conclusión: el trabajo es óptimo en todas las facetas. Por eso incido en mirar más allá del resultado del domingo". En relación a la gran campaña del centrocampista cántabro, una de las revelaciones, aportó que "Sergio descendió este verano con el Racing de Santander y no tiene nada que ver con su rol anterior, parece otro. Es mérito suyo y del que lo fichó [Luis Helguera]. Estoy encantando con él porque nos da un plus. Y eso resulta capital en esta competición. No ha mostrado ninguna pega por jugar ante el Málaga [en relación al cansancio y las molestias del mediocentro].