Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD Las Palmas recupera el prestigio ante el Málaga (1-1)

Las Palmas empata ante el Málaga (1-1) gracias a un cabezazo de Araujo en el tramo final- El equipo de Mel mejora la imagen de Oviedo y dispara doce veces a puerta, pero sin puntería- El punto acerca la salvación

14

Partido UD Las Palmas- Málaga CF en el Estadio de Gran Canaria (17/04/2021) UD Las Palmas

Cuando hay tan poco en juego a nivel clasificatorio toca apelar a cuestiones como el orgullo, el honor, el prestigio y demás intangibles para no manchar la imagen de un equipo que, como en el caso de la UD Las Palmas, ha transitado por el campeonato como corrección y tiene al alcance de la mano el objetivo fijado por los dirigentes a principios de temporada: la permanencia. Pepe Mel, en cierta forma, lo dejó caer en la previa cuando se refirió a que su equipo debía volver a ser reconocible. Y lo logró después del fiasco de Oviedo, por donde el cuadro amarillo pasó sin pena ni gloria y sin tirar, ni dentro ni fuera. Siete días después lo hizo hasta en doce ocasiones, tuvo el balón un 68% del tiempo y dominó más que su rival, el Málaga, aunque solo le valiera para sumar un empate (1-1) que vuelve a demostrar que la UD Las Palmas está donde tiene que estar.

Lo logró muy al final (85') gracias a un cabezazo de Sergio Araujo después de haberse mostrado muy superior en la primera parte, pero sin la claridad necesaria en el área de enfrente. Desaprovechó la oportunidad de meter mano a un conjunto replegado atrás y sin ideas y luego lo pagó, porque los andaluces aceleraron en el segundo periodo y obtuvieron el premio que no tuvo la UD, el gol, no sin que los isleños volvieran a cometer un error garrafal -esta vez, en forma de un no control de Benito- que facilitó el gran tanto de Stefan Scepovic (78'). El arreón de orgullo en los últimos minutos sirvió para demostrar que el equipo no está muerto y que puede esperarse de él algo más que la simple comparecencia en las últimas siete jornadas.

La baja de Jesé por sanción obligaba a Pepe Mel, negado con razón a aceptar que de la imagen que muestre la UD hasta el final dependerá en buena medida su renovación, a variar el equipo titular de los últimos tres partidos. Rafa Mujica y Kirian, lesionados, no podían ser una opción, aunque en ningún partían como favoritos porque esa condición la tenía Pejiño de antemano: el barbateño entró en el costado izquierdo del ataque, Araujo pasó a la delantera junto a Rober y el resto permaneció en su sitio. Los mismos, por tanto, debían recuperar la versión que mostraron ante el Lugo y el Mallorca y desterrar la de Oviedo.

Lo consiguió en el global de la primera mitad, porque pese al juego brusco inicial y la severidad del colegiado Gorostegui Fernández-Ortega con las tarjetas -tres en 18 minutos y sólo una de ellas clara-, Las Palmas dominó de principio a fin a través de la posesión del balón -un 70%-, sin embargo, no tradujo ese buen juego en ocasiones de gol. Se estrelló una y otra vez contra la muralla que puso el Málaga en la frontal del área. Intentó derribarla por los dos lados, sobre todo el izquierdo, donde Benito y Pejiño se asociaron a la perfección para tratar de generar peligro, pero sin éxito. Un par de disparos de Sergio Araujo fueron el resultado del juego ofensivo de la UD, y eso era ya una noticia.

No tendría por qué serlo por tratarse de una cuestión elemental del fútbol, pero el cuadro de Mel se había marchado del Carlos Tartiere sin haber tirado ni dentro ni fuera de los palos y tardó 123 minutos en volver a hacerlo. El protagonista fue el Chino, que se aprovechó de una buena combinación entre Rober y Pejiño, y de un desmarque suyo, para abrirse hueco y disparar con la zurda a la altura de la línea del área, pero la pelota fue hacia el centro de la portería y Juan Soriano la desvío a Córner (22').

Del Málaga, que aterrizaba en Gran Canaria con tres puntos más que la UD y la necesidad de ganar para mantener vivo el sueño de alcanzar los puestos de promoción, sólo se supo a la media hora, cuando Jozabed recibió un pase del examarillo Jairo Samperio y trató de colocar en el balón en la escuadra con un toque sutil, pero demasiado fuerte y, en consecuencia, baldío.

La primera jugada de ataque del rival no supuso ninguna interferencia en los planes de Las Palmas, que prosiguió con su dominio y buscó el primero con otro disparo de Araujo al filo del descanso, pero la mala decisión del argentino lo había convertido de antemano en algo imposible. Recibió un pase enorme de Sergio Ruiz por encima de la defensa, controló bien y se dio la vuelta, pero en vez de avanzar para encarar al portero decidió lanzar un misil tierra aire que se fue el campo de hockey (40').

Salió con otro ritmo el conjunto de Sergio Pellicer en la segunda parte, más intenso, más vertical. Así obtuvo un penalti a favor en la primera jugada tras la reanudación como consecuencia de una entrada de Álex Suárez sobre Jozabed, pero la UD se libró porque la pelota había salido por la línea de fondo antes del pase atrás. Ávalos Barrera, sentado en la sala VAR, tuvo que corregir al árbitro y a su jueza de la línea. La actitud del Málaga, en cualquier caso, ya era bien distinta: pareció ser una táctica premeditada. Sin alardes, pero al menos le sirvió para equilibrar el choque.

Antes del primer cuarto de hora Mel movió ficha y quitó a Pejiño, poco eficiente -y visiblemente cabreado-, para meter a Aridai, protagonista de la ocasión más clara de la UD en una hora de juego. El grancanario profundizó por la banda izquierda y puso un centro con la zurda que el portero despejó de puños; el rechace lo recogió Araujo, que remató de cabeza tan flojo y centrado que Lombán evitó el gol sobre la línea sin mayores complicaciones (62'). Para ese entonces ya estaba en el campo Joaquín Muñoz, que acaba de entrar para impulsar a los suyos con una velocidad más.

Primero participó en la jugada que supuso la primera parada de Valles en todo el encuentro tras un buen tiro de Caye Quintana después de revolverse dentro del área (68') y luego él mismo arrancó para superar varias líneas, abrir a la derecha y buscar el remate que al final le salió centrado y a las manos del portero sevillano (72'). Pero sobresalió con su tercera acción, la del gol de su equipo. Aprovechó un error tremendo de Benito en un control que no hizo para correr por la banda derecha y poner la pelota atrás para que Stefan Scepovic, que acababa de saltar al campo, pusiera el balón lejos del alcance de Valles con un tiro perfecto. Goleador puro (78').

Se avecinaba el drama. Antes del tanto Las Palmas sólo había inquietado a Juan Soriano desde aquel tiro de Aridai con una volea de Edu Espiau (75'), sustituto de un apagado Clemente, pero después del 0-1 el cuadro de Mel se reactivó. Araujo avisó con otro cabezazo al saque de una falta de Lemos desde la derecha (82') hasta que por fin, en su tercer remate con la testa, el quinto en todo el partido, marcó el empate: Aridai, muy bien en la media hora que jugó, sacó un córner y el argentino, solo en el punto de penalti, remató picado hacia el poste izquierdo del meta. Imparable.

Se habría encumbrado el Chino en los últimos segundos del tiempo añadido (94') si el propio Aridai le hubiera dado el pase en profundidad un poco antes o si él mismo hubiera esperado un segundo más antes de arrancar, sin embargo, la gran definición del delantero, que había igualado a Rober como máximo goleador del equipo, con ocho tantos, quedó en nada por fuera de juego. Quizá habría sido demasiado premio, pero la UD ya había tenido suficiente con recuperar el prestigio.

Ficha técnica:

1. Las Palmas: Álvaro Valles; Álvaro Lemos (Ale Díez, min. 89), Álex Suárez, Eric Curbelo, Benito Ramírez; Clemente (Edu Espiau, min. 74), Sergio Ruiz, Maikel Mesa, Pejiño (Aridai, min. 57); Rober y Araujo.

1. Málaga: Juan Soriano; Benítez, Juande, Lombán, Matos; Ramón (Alberto Quintana, min. 89); Jairo (Benkhemassa, min. 61), Jozabed (Joaquín Muñoz, min. 61), Cristian Rodríguez, Rahmani; y Caye Quintana (Stefan Scepovic, min. 71).

Goles: 0-1, min. 78: Stefan Scepovic. 1-1, min. 85: Araujo.

Árbitro: Aitor Gorostegui Fernández-Ortega (Comité Vasco). Mostró tarjeta amarilla por los locales a Clemente, Álvaro Lemos y Pepe Mel (entrenador), y por los visitantes a Benítez, Juande y Sergio Pellicer (entrenador).

Incidencias: partido de la trigésima quinta jornada de LaLiga SmartBank disputado este sábado en el Estadio de Gran Canaria, sin público.

Compartir el artículo

stats