Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los traspasos más sonados en la historia del club amarillo (1)

La lluvia de millones de Guayre

La venta del canterano de la UD por seis ‘kilos’ al Villarreal permaneció casi dos décadas como techo histórico y referente, hasta la salida de Roque al Swansea (12,5)

El exjugador de la UD Las Palmas y segundo técnico del filial amarillo Antonio Guayre Betancort Perdomo, en una imagen de archivo, en el mirador de La Isleta.  | | TONY HERNÁNDEZ

El exjugador de la UD Las Palmas y segundo técnico del filial amarillo Antonio Guayre Betancort Perdomo, en una imagen de archivo, en el mirador de La Isleta. | | TONY HERNÁNDEZ

La primera casilla de un tablero de talento y dividendos. El precio del arte amarillo. Monarcas en el verde y en un ranking de traspasos que comienza con el isletero de los seis ‘kilos’. En el mismo verano que el Madrid se hacía con Zidane -11.500 millones de pesetas-, el artista que marcó en San Mamés y en el Camp Nou inició el viaje a la fama.

Guayre controla el balón ante Ferdinand y Richardson, en El Madrigal, en duelo de ‘Champions’ ante el United (2005) . | | FÖRSTERLING

19 años, 8 meses y 22 días del petardazo de Antonio Guayre Betancort. 24 de julio de 2001, el día que el talentoso atacante de La Isleta, de 21 años y con ficha del filial, dejaba la UD Las Palmas tras ser traspasado por 1.000 millones de pesetas -6 millones de euros-. Este serial de traspasos amarillo, de Viera a Rondón, sin olvidar a los Roque, Colunga o el delirante Pedri, es una radiografía social y el mejor termómetro de la entidad.

En la pretemporada de 2001, con el plantel amarillo de Fernando Vázquez concentrado en Bandama, Guayre asaltaba la banca. El récord del Usain Bolt de la factoría de Barranco Seco duró 19 años, once meses y 10 días. El 6 de julio de 2017, la entidad isleña vendía a Roque Mesa Quevedo al Swansea galés de la Premier League por 12,5 ‘kilos’. El timonero teldense hacía añicos la histórica barrera de los seis millones. Luego llegó Jonathan Viera al Beijing (18), que equivaldría a tres ‘Guayres’.

Con el IVA, fueron 116 millones de pesetas -6,69 millones de euros que afrontó la entidad presidida por Fernando Roig-. El mérito de Guayre fue cautivar a un Submarino Amarillo de campanillas con solo 31 duelos en Primera. Tras marcar ocho tantos en la campaña de su estreno con la UD -subrayar el que hizo a Reina en el Camp Nou de vaselina-, dejó la Isla con licencia del filial y eleva la competencia del ataque del Víctor Muñoz, formado por Pizzi, Víctor, Palermo y Craioveanu. Alcanzó la condición de internacional y firmó 184 duelos en Primera. Pasó por el Celta y Numancia, regresó a la UD y se retiró en el Lugo de Setién. Su calvario por las lesiones de tobillo lastraron una carrera que invitaba al éxtasis. Dejó su estela atómica, el arte plástico de un velocista indetectable para los radares enemigos. Hipotecados por los dos años de Kresic -cultura del despilfarro-, Guayre explotó junto a Jorge Larena y Ángel López. De Tercera a la liga de las estrellas. En la habitación del cuartel general de Bandama, llaman a su puerta.

Un ‘telefonazo’ de José Manuel Llaneza -consejero delegado del Villarreal- cerró la operación. De Santa Brígida a Suiza. “Hice la maleta. ‘¡Coge tus cosas, te vas a Suiza, donde está concentrado tu nuevo equipo. Has fichado por el Villarreal’!, me dijeron. Fui porque entendí que era lo mejor para la entidad y mi futuro. Tenía un contrato del filial, con un fijo y prima por partidos. Y ese viaje lo cambió todo. No sé lo que pagó el Villarreal. ¿Seis millones de euros? Llegué a Suiza y entrené. Jugué en Europa y la selección nacional...Y todo por esa llamada de Llaneza”.

La UD consumó el descenso en mayo del 2002. Equilibró el balance financiero pero inició su viaje hacia el infierno de Segunda B (2004). El isletero encadenó cinco campañas en el Villarreal (184 duelos, ganó dos Intertotos) y participó en la histórica semifinal de la Champions ante el Arsenal (2006). Ahora es segundo técnico de Juan Manuel Rodríguez en el filial de la UD. Su sabiduría vale oro para la nueva hornada.

Número maldito, el ‘19’

En una entrevista reciente de Marcos Senna, el que fuese mediocentro del Villarreal y campeón de la Eurocopa de 2008, desvela la razón de por qué no terminó de explotar Guayre. Llaneza lo achacó al dorsal. “Cuando llegué al Villarreal, era un número maldito [lucir el ‘19’]. Solo quedaban el ‘12’, el ‘13’ y el ‘19’. El ‘13’ es de los porteros. José Manuel [Llaneza] me dijo: ‘No, el 19 no, porque fichamos a Guayre, que era un fenómeno… el jugador más caro y no funcionó’. Elegí el 19 y a los cuatro meses me rompí el ligamento cruzado de la rodilla. ‘Ves’, me dijo. Y cuatro meses después me lo volví a romper”, evoca Senna, que se recuperó y estuvo once años en el Villarreal. Ahora es el director de relaciones institucionales del club amarillo.

Guayre es magia. Mil ‘kilos’ de poesía. Padre espiritual de Viera y Vitolo, deja una huella millonaria.

Compartir el artículo

stats