Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La imprudencia de Lemos: ya es el más expulsado de la Liga

El lateral ha visto dos tarjetas amarillas en un mismo partido hasta en tres ocasiones, al igual que Pathé Ciss, del Fuenlabrada - Atraviesa un bajón

Álvaro Lemos –izquierda– se retira del campo tras ser expulsado ante la mirada fija de Álex Suárez. | | LOF

Ya es el jugador más expulsado de LaLiga SmartBank. Comparte el deshonor con Pathé Ciss, del Fuenlabrada, pero la UD Las Palmas ha metido un representando en lo más alto del podio de las tarjetas rojas. Se trata de Álvaro Lemos, que el sábado pasado recibió dos amarillas en doce minutos –entre el 32 y el 40– cuando el RCD Espanyol ganaba ya por 3-0. Si para el cuadro amarillo no había sido suficiente ya un hat-trick de Puado que avecinaba una contienda bastante larga, más se le hico todavía cuando tuvo que jugar con una menos durante más de la mitad del choque.

Ambas fueron infantiles, innecesarias. El cabreo del Pepe Mel por la irresponsabilidad del gallego, que además portaba el brazalete de capitán –ante las ausencias de Aythami Artiles, Dani Castellano y Javi Castellano–, fue evidente en su comparecencia posterior a la cita de Cornellá-El Prat.

“No he hablado con Álvaro porque es mejor que, de momento, no hable con él. Es mejor para él y para mí. Me decepciona mucho. Se ha equivocado terriblemente. Lo que ha hecho no lo puede hacer”, sentenció el técnico.

Reincidente

No fue la primera vez que lo hacía, sino que ya había sido mandando a la caseta por dos cartulinas amarillas en un par de ocasiones. La primera, además, fue muy parecida a la del sábado pasado. Sucedió en La Romareda, en la tercera jornada del campeonato, cuando Lemos fue sancionado por el árbitro en los minutos 56 y 69, es decir, con trece de diferencia entre una y otra tarjeta, cinco más que el día del Espanyol.

Cinco fechas después, en la octava, el lateral gallego fue expulsado en Cartagonova. Aquella vez tardó 45 minutos en ver la segunda amarilla, pero fue en el 90, cuando ya la UD Las Palmas llevaba tiempo abocada a una derrota que finalmente se concretó en un 3-0 rotundo. La primera tuvo lugar con el 2-0; la segunda, con el partido sentenciado y a punto de acabar. Fue, en definitiva, otra pérdida de papeles.

Las desconexiones de Álvaro Lemos esta temporada han manchado su labor medianamente decente a lo largo de la temporada. Sin alardes de ningún tipo, ha cumplido mejor que peor por el lado derecho de la UD, tanto en defensa como en ataque, pero las expulsiones innecesarias le señalan como un jugador que no mide los tiempos de los partidos.

El coruñés ha ido de más a menos en la temporada. Comenzó como un tiro e incluso vio portería con dos zapatazos en las primeras jornadas, uno de falta directa ante el Fuenlabrada y otro desde la frontal del área contra el Zaragoza, sin embargo, a partir de ahí atravesó varios puntos de inflexión. Su otro tanto fue de penalti, ante el Girona, pero nadie le pide goles. Lo que Pepe Mel quiere es que no deje al equipo con diez de manera innecesaria. Y que recupere su mejor versión.

Compartir el artículo

stats