Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La hora de los artistas

La UD, con un triunfo en las últimas siete jornadas, se encomienda a Araujo, Jesé, Rober y Ruiz, que llevan 22 dianas, para recuperar la versión estelar ante la ‘Ponfe’

El delantero argentino de la UD Sergio Ezequiel Araujo celebra su tanto ante el Málaga, que significaba la victoria en el tiempo añadido, pero que fue anulado.  | | LP/DLP

El delantero argentino de la UD Sergio Ezequiel Araujo celebra su tanto ante el Málaga, que significaba la victoria en el tiempo añadido, pero que fue anulado. | | LP/DLP

La hora de la verdad. El cuerpo de bomberos de las 22 toneladas de pólvora: Sergio Ezequiel Araujo (8), Rober González (8), Sergio Ruiz (5) y Jesé Rodríguez (1). Goles para huir de la perversión. La UD se encomienda a los cuatro artistas para batir el domingo a la revelación SD Ponferradina (19.30 horas, Movistar LaLiga) y besar los 49 puntos. El kilómetro 49 de la paz. Se acerca la contienda del terror. El triunfo abre las puertas del cielo y permite sentar las bases del nuevo proyecto 2021-22 con Viera como director general.

La derrota ante la formación de Jon Pérez Bolo -que lucha por la sexta plaza-, y una combinación diabólica de resultados, dejaría el descenso a seis puntos de distancia -cuando restarían cinco jornadas para bajar la persiana-. El lastimoso partido ante el RCD Espanyol ha disparado todas las alarmas. “Faltó actitud”, lamentó el capitán Aythami Artiles Oliva.

Sergio Araujo, el activo que más cobra del plantel grancanario, comanda con Rober González la relación de goleadores de la legión del novelista José Mel Pérez. Ocho tantos en 24 duelos y 1.612 minutos -un tanto cada 201’-. Tres dianas en las últimas cinco fechas convierten al ‘Chino’ en el mimbre más determinante de un bloque herido. Una victoria en las últimas siete jornadas obligan a reflexionar. Galácticos en el diván.

El cuarteto de Pepe Mel acumula 95 disparos y 10 asistencias tras 36 jornadas de Liga

decoration

En lo referente al extremeño Rober González, en su estreno en la categoría de plata -cedido por el Real Betis-, se ha destapado como un genio de la polivalencia. Desde los dos costados, la mediapunta y su rol de nueve pleno de dinamismo, acumula treinta disparos. Con Araujo, han aportado a la causa 16 goles y 62 lanzamientos.

El mediocentro cántabro Sergio Ruiz, cinco dianas y once disparos, personifica la eficacia a precio de saldo. Cedido hasta diciembre por el Charlotte Football Club, conforma el gran acierto de Luis Helguera -el movimiento que le permite alcanzar el aprobado tras los fiascos de Pietro Iemmello, Tomás Cardona y Jonathan Silva-.

El cuarto elemento es Jesé Rodríguez -un gol, 22 disparos-. Con 718’, afronta las últimas seis jornadas con la urgencia de ampliar sus guarismos. Completó un partido excelente ante el Mallorca y ahora se le presenta una oportunidad de oro. Redención para el ‘9’, que negocia su presencia en la 2021-22 al son de Jonathan Viera.

Los cuatro mosqueteros de los 22 tantos elevan su aportación ofensiva a los 95 disparos y diez asistencias. Han participado con el traje de realizador en nueve de las once victorias de la UD -solo en la toma del Fernando Torres con dos tantos de Pejiño (1-2) y en la victoria ante el Cartagena (2-0), anotaron Maikel Mesa y de nuevo Pejiño, se quedó el cuarteto de tenores sin ver portería-.

Con 32 puntos de local, la UD es el noveno mejor anfitrión. Han volado 22 unidades del recinto e Siete Palmas. Van 40 goles a favor, igualados con la ‘Ponfe’, y una losa macabra de 48 tantos encajados.

Los 50 puñales con Lobera

La formación de Mel es la más batida de la categoría de plata tras 36 jornadas. El dato es escalofriante: una media de 1,3 tantos por duelo. El desequilibrio plasmado en la Sagrada Escritura de las estadísticas, el sexto máximo realizador (40) y una verbena (48) en el nervio defensivo. A estas alturas del curso, en la pasada campaña, los amarillos habían recibido 40.

En la 2018-19, eran 43 dianas encajadas y en la campaña del ascenso (2014-15), solo habían recibido 39 tantos en la 36ª jornada. Y en la edición liguera del ‘Cordobazo’, la cifra de goles en contra también era de 39. Hay que llegar a la 2012-13, con Lobera en el banquillo, para detectar un guarismo superior al actual. En el citado curso, los amarillos encajaron 50 tantos y eran la sexta peor defensa del campeonato -el Barça B había recibido 61-. Pero había perforado la meta rival en 56 ocasiones, lo que les dejaba en la sexta plaza.

Han marcado en nueve de las 11 victorias y el domingo reclaman ser protagonistas

decoration

Salvarse de la quema. Alcanzar los 50 puntos para fiscalizar un curso repleto de altibajos. Ponferradina, Alcorcón, Zaragoza, Sporting, Albacete y Logroñés -30 de mayo- completan la hoja de ruta. 31 días para el cierre del segundo curso pandémico. La renovación de Mel se han transformado en un culebrón desestabilizador. Reina del desconcierto. La falta de mordiente en Cornellà se suma a las desconexiones ante Sabadell (3-1), Rayo (2-0) y Castellón (4-0).

Víctimas del caos

Con la lesión de Pejiño -tres semanas de ausencia por una rotura muscular- y la sanción federativa de Álvaro Lemos -vio la doble amarilla en Barcelona en lo que representa su tercera expulsión del curso-, Mel debe agitar su chistera. El rendimiento de Óscar Clemente no responde a las expectativas y fue uno de los señalados del humillante bofetón ‘periquito’.

Cabe reseñar las bajas de Enzo Loiodice, Dani Castellano y de Aythami Artiles, que acelera su puesta a punto. Mujica podría ocupar la plaza del tinerfeño Clemente. Para el lateral diestro, Díez salta al ruedo. La hora de los voladores y de los poetas del gol.

La épica reacción ante el Sporting como referencia


La UD lleva una alegría en siete jornadas. En los últimos 42 días de competición, cayó ante el Girona (1-2), salió vivo del Heliodoro (1-1), alcanzó la excelencia ante el CD Lugo (6-1) y firmó un punto meritorio con el Mallorca en el Gran Canaria (1-1). Tablas en el Tartiere (0-0), sin tirar a portería y con Valles pletórico, gatillazo ante el Málaga (1-1), con gol anulado a Araujo en el tiempo añadido, y naufragio con mayúsculas en Cornellá (4-0). El otro precedente, en este campeonato, de una victoria en siete fechas, llevó a la UD de Mel a un pulso agónico ante el Sporting de Gijón en el Gran Canaria -29 de noviembre-. El bloque isleño había perdido ante Mirandés (0-2), Sabadell (3-1), Oviedo (1-2) y Cartagena (3-0). Tumbó al Tenerife en el clásico del ‘Ortolazo’ (1-0) y empató ante Albacete (1-1) y Girona (1-1). En el descanso del encuentro ante el Sporting, los amarillos sucumbían 0-2 y el entorno ganaba peso la opción de despedir a Mel. Pero gracias a treinta minutos soberbios, con la mejor versión de toda la temporada, los isleños lograron tres tantos en media hora (dos de Rober y el definitivo de Espiau). Con la ampliación de contrato del novelista a debate en la entidad, el plantel vuelve a jugar un rol capital. La ‘Ponfe’ mira al ‘playoff’ y la UD ya no tiene comodines. | P. C.

Compartir el artículo

stats