Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Pablo Lago, el consejero de Bolo

El técnico asistente de la Ponferradina completó 96 partidos con la UD y subió a Primera con Kresic (2000) | Como entrenador, ascendió con Langreo y Gimnástica de Torrelavega

Pablo Ballesteros Lago lucha con el lateral del Real Madrid Míchel Salgado, en el Estadio Insular, el 3 de octubre de 2001.   | | LP / DLP

Pablo Ballesteros Lago lucha con el lateral del Real Madrid Míchel Salgado, en el Estadio Insular, el 3 de octubre de 2001. | | LP / DLP

El escudero de Jon Pérez Bolo tiene 96 duelos con la UD Las Palmas, brilló por su elegancia y furia en el ascenso a Primera con Sergio Kresic (2000), le marcó al Madrid en la factoría de los sueños del Insular y se llevó siete del Bernabéu -cinco fueron de Morientes-. De su pierna derecha se gestaron dos tantos del (4-1) al Elche en la tarde del Canal Plus -remataron Sarasúa y Eloy en el inicio del festín- y la invasión de campo. Luego cerró la cuenta con una genialidad hace 21 años en la bombonera de Ciudad Jardín. Ahora es entrenador. Dejó el gambeteo, de izquierda a derecha, para los esclavos del youtube.

Pablo Lago (Vegadeo, Asturias, 46 años) está de vuelta. El exjugador de Las Palmas forma parte del cuerpo técnico de la SD Ponferradina y esta tarde (19.30 horas, Movistar LaLiga) conoce el Gran Canaria y se reencuentra con Ángel López -compartió dos campañas en la máxima categoría con el lateral de Pozo Izquierdo y ahora segundo de Mel-. Desde el pasado 13 de agosto, el asturiano abandonó el organigrama de base del Sporting de Gijón y se integró en el equipo de trabajo de Bolo.

En este curso liguero, tras la baja por Covid-19 del primer entrenador del conjunto de El Bierzo, Lago llevó las riendas de la Deportiva ante el Almería (3-1) en los Juegos del Meditarráneo y contra el Girona en El Toralín (1-1) en enero. Fue su debut en la categoría de plata como entrenador, tras conquistar dos ascensos a Segunda B con el UP Langreo y la Gimnástica de Torrelavega. En el club cántabro fue aclamado y acabó despedido en febrero del 2019.

Ya en la 17ª jornada firmó su primer envite contra la UD Palmas como segundo de Bolo y que se saldó en tablas (0-0). Formado en la cantera del Oviedo, Lago militó en el CD Lugo, Atlético de Madrid B -con el que jugó en Segunda- y recaló en el RCD Mallorca.

Fue cedido al Rayo y subió a Primera. La segunda cesión le llevó a Gran Canaria (1999) con idéntico final. La fantasía de Lago no entraba en la partitura de Cúper y se alistó en la legión de Kresic con Eloy, Josico, Samways, Ramón, Tevenet, Sequeiros, Koldo Sarasúa, Renaldo, Orlandito...

Con 35 partidos y cinco goles, formó parte del festival (4-1) ante el Elche en el Insular que ponía fin a doce años en las catacumbas. Del subsuelo al cielo del glamour. La UD se hizo con los servicios del asturiano, habilidoso y sacrificado, cuando este artista alcanzaba los 26 años. En la máxima categoría, de 2000 a 2002, firmó 47 duelos y siete tantos. Elegante, exquisito y goleador ante el Madrid en el (4-2) en el Insular en el bautizo de Rubén Castro. Se llevó un (7-0) del Bernabéu y le ganó hasta en tres ocasiones al CD Tenerife.

La venganza en Mallorca

Lago puede presumir de haber ganado en dos ocasiones de amarillo en el Heliodoro Rodríguez López y tres al Tenerife con el escudo de la UD. La primera fue el 16 de enero del 2000 (1-2) gracias a los tantos de Sequeiros y Tevenet -Pablo Paz logró la diana chicharrera- en la categoría de plata. Ademas, formó parte del histórico clásico canario del apagón (1-3) en Primera. Tevenet, Josico y Nacho González -de penalti- trituraron al ‘Tete’ que estaba dirigido por el novelista Mel -diciembre, 2001-.Es la última victoria de Las Palmas en la fortaleza del ogro del Teide.

Este interior, que podía jugar en las dos bandas, se tomó su particular venganza en la primera jornada de la 2001-02 ante el RCD Mallorca en San Moix. El escudo que lo desechó en tres ocasiones -hizo las pretemporadas y tuvo que salir al Rayo (1998) y luego a la UD (1999 y 2000)- y tuvo que tragarse el veneno de sidra.

Así lo relató El País. ‘Y todo, en escasos segundos, el tiempo suficiente para zigzaguear de izquierda a derecha, esquivar a dos defensas del Mallorca, burlarse de otro con un recorte seco y batir a Leo Franco. Un movimiento que se sabía de memoria, sin necesidad ni tiempo de evaluar si los contrarios eran de Primera o de Tercera. El problema es que hasta ahora sólo lo hacía en los entrenamientos. Por eso su compañero Schürrer celebró su gol diciéndole: ‘Te dije que te iba a salir’ (...) Y la liberación fue total: un gol de dibujos animados a su ex equipo. ‘En el fútbol todos nos encontramos otra vez’, dijo sin rencor’.

Con el descenso en Anoeta -su último duelo de amarillo ese fatídico 11 de mayo del 2002-, Lago fue aportado al inicio de la pretemporada con Yosu Uribe en Segunda al no bajarse el sueldo.

Siguió su camino por el Racing de Santander (18 partidos en Primera) y Sporting en Segunda. Pasó por el Numancia y Marino de Luanco. En 2011 comenzó su carrera de técnico en el modesto Luarca. 19 años después del descenso en Anoeta, se reencuentra con Las Palmas. Junto a Bolo, compañero del asturiano en el Rayo y Numancia, suspira por el playoff en su proceso formativo.

Langreo, Caudal, Avilés, Gimnástica de Torrelavega y asistente en la ‘Ponfe’ cuando se apagó la luz. El artista del engaño y el delineante de las asistencias de oro a Eloy desafía al escudo que lo elevó a un pedestal. Batió a Casillas y se llevó el corazón del Insular. Hoy trataré de congelar el músculo de Jesé y la precisión de Araujo.

Compartir el artículo

stats