Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Punto final en Alcorcón

Las Palmas busca en Santo Domingo (19.30 horas, ‘Movistar LaLiga 2’), donde nunca ha ganado, alcanzar los 50 puntos que le garantizan la salvación para pensar en el futuro

Benito

Benito La Provincia

De los tres puntos que hay en juego esta tarde (19.30 horas, Movistar LaLiga 2) en el campo de Santo Domingo, a la UD Las Palmas sólo le hace falta uno, el que le asegura la permanencia. Si no es matemática al final de la jornada que concluye el lunes, al menos se sentirá salvada, por aquello de que se ha convenido que alcanzar las 50 unidades es sinónimo de no descender. Si lo logra, habrá cumplido con el objetivo establecido por el club a principios de curso. Y con Pepe Mel, en pleno debate sobre su continuidad, al frente de un grupo que ofrecía muchas dudas en verano y que él mismo ha moldeado hasta convertirlo en un equipo solvente.

Que ha dejado varios cantes a lo largo de la temporada, pero que en líneas generales ha dejado una sensación más dulce que agria en las 37 jornadas anteriores, siempre en función de la plantilla que comenzó y que luego se reforzó en invierno. Un sólo punto servirá el técnico como reivindicación de un trabajo bien hecho y al equipo para permanecer una campaña más en Segunda y tratar, como ha dicho el presidente Ramírez en las últimas semanas, de competir por un objetivo mayor.

Mel sacará el mismo equipo que en la jornada anterior con Clemente o Kirian por el lesionado Mesa

decoration

Alcanzar los 50 en Santo Domingo, sin embargo, no parece una tarea fácil si se tiene en cuenta a la historia, porque la UD jamás ha ganado en el campo madrileño. El balance es desgarrador: seis victorias y tres empates en nueve visitas. Las estadísticas, como dice el tópico, están para romperlas, pero cuando enfrente hay un equipo que se juega la vida, la misión se complica.

El conjunto de Juan Antonio Anquela, que viene de insuflar una bocanada de aire en Albacete (0-1), sólo tiene un punto más que el equipo que marca el descenso –Cartagena– y necesita el triunfo más que la UD. Frente a un equipo que se juega menos, generalmente suele ser una ventaja, pero el fútbol se ha encargado muchas veces de demostrar lo contrario.

Un cambio

Y ahí es donde aparece la UD como enemigo. Pepe Mel, que no acostumbra a tocar lo que sale bien en el partido anterior, no prevé realizar cambios salvo el obligado por la lesión de Maikel Mesa, uno de los fijos en los últimos tiempos. El candidato principal para ocupar su lugar en el costado izquierdo era Clemente hasta que en los últimos entrenamientos Kirian, que fue el que suplió al tinerfeño en el choque pasado, ha ganado enteros. Tanto que hasta el propio Mel, sin que nadie le preguntara por él, le alabó en su comparecencia de ayer tras el entreno.

Infografía Alcorcón - UD Las Palmas La Provincia

Por lo demás, los mismos que doblegaron a la Ponferradina (2-0) el domingo pasado, entre los que están Cardona, Fabio, y Ale Díez, que le ha quitado el sitio al errático Álvaro Lemos, que junto al canterano Pol y Pejiño supone la novedad en la convocatoria de 21.

Mel encontró un nuevo equilibrio que se traduce fundamentalmente en la liberación de Sergio Ruiz. Si el cántabro, el mejor futbolista del plantel, está bien y puede decidir por dónde moverse sin el agobio de dejar sin escudo a la defensa, la UD funciona mucho mejor. Así ha sucedido a lo largo del campeonato y el técnico, por fin, lo ha entendido.

Arriba, Rober –desde la derecha–, Araujo y Jesé tienen la responsabilidad de marcar. Enfrente, el Alcorcón de las necesidades se presenta con Marc Gual, que vuelve tras un partido de sanción, y Xisco en la punta del ataque. Y con el grancanario Dani Ojeda en la izquierda. Tratarán todos ellos de postergar al menos una semana más el punto final de la UD.

El regreso exprés de Pejiño


Hay tres novedades en la convocatoria de la UD Las Palmas para el partido de esta tarde (19.30 horas) frente a la AD Alcorcón. Una era previsible: el regreso de Álvaro Lemos tras cumplir un encuentro de sanción ante la Ponferradina, aunque el lateral gallego será suplente tras el buen desempeño de Ale Díez contra el cuadro berciano y el bajo estado de forma del coruñés. Las otras dos, son más imprevistas, sobre todo la de Pejiño, que se ha recuperado más rápido de lo previsto gracias a su determinación y al trabajo de los recuperadores amarillos. En principio debía estar de baja tres semanas tras su percance muscular en el choque ante el Málaga CF el pasado 17 de abril, pero finalmente ha evolucionado mejor de lo esperado. También partirá desde el banquillo, al igual que el canterano Pol, mediocentro del filial. | P. F.

Compartir el artículo

stats