Francisco Jesús Crespo Pejiño, que ayer recuperó la titularidad, tuvo que ser sustituido en el descanso por culpa de un golpe en el tobillo producto de una entrada de Vigaray en una acción de la primera parte. El barbateño pidió el cambio porque tenía inflamada la articulación y no podía continuar. En principio, el extremo sufre un esguince, aunque se desconoce la gravedad del mismo. Al término del encuentro el andaluz tenía el pie bastante hinchado y el lunes será sometido a unas pruebas que determinarán el alcance exacto de su lesión. Cabe recordar que la dolencia es en el mismo tobillo que ya se lesionó este curso. En la imagen, Pejiño encara a Vigaray. | P. F.