Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El pelotazo de Quique Wolff

La UD traspasó al argentino por 38 millones de pesetas al Real Madrid del histórico Bernabéu (1977) | Llegó a la Isla por cinco

Quique Wolff, insignia de Oro y Brillantes de la UD, celebra su tanto ante el Cádiz CF en el Bernabeú, en abril de 1978.  | | LP/DLP

Quique Wolff, insignia de Oro y Brillantes de la UD, celebra su tanto ante el Cádiz CF en el Bernabeú, en abril de 1978. | | LP/DLP

Periodista y narrador de hazañas, Enrique Ernesto Wolff dos Santos alcanzó los cien partidos de amarillo y fue vendido al gigante merengue en una operación redonda. Internacional y capitán con la Albiceleste, pasó del lateral derecho a líbero tras la muerte de Tonono. Integró la relación de los magníficos.

Esclavo del verso y la oratoria en la cadena ESPN, Quique Wolff escenifica una venta de manual. El señor de los pelotazos. Un chollo con el brazalete de la selección argentina. La UD Las Palmas se hizo con los derechos federativos de Enrique Ernesto Wolff dos Santos (Buenos Aires, Argentina, 72 años) de forma prodigiosa el 1 de agosto de 1974. Por apenas cinco millones de pesetas, el conjunto grancanario, con la meta de eludir el descenso a Segunda División, se hacía con los servicios de un lateral derecho que marcaría época. El ahora periodista y comunicador alcanzó el centenar de duelos de amarillo y luego sería vendido al Real Madrid por 38 ‘kilos’. El acierto y la habilidad de García Panasco brindó a la UD un activo de lujo que alcanzó los 100 duelos oficiales. Rostro de contención, defensa, lateral y uno de los magníficos.

Con Daniel Carnevali en el plantel, dirigido por Sinibaldi, al término del Mundial de Alemania de 1974, la UD se lanzó a por argentino de oro. Wolff, era el objetivo. Estuvo en el césped del brutal (4-0) recibido de una Holanda sideral en el Parkstadion de Gelsenkirchen. La exhibición de la Naranja Mecánica abrió los ojos del planeta. El Mundial fue para Alemania y las redes amarillas de Panasco, gracias a la mediación del arquero Carnevali, se lanzaron al diamante de River. ¿Se imaginan al undécimo clasificado de Primera fichando a uno de los capitanes de Argentina? ¿Se puede poner a tiro un rostro de la categoría de los Zanetti, Passarella, Sorín o Simeone?

Mundialista en Alemania 1974, fue víctima, junto a Carnevali, de la ‘Naranja Mecánica’

decoration

Luego llegarían el Puma Morete (1975) y un dandi como Miguel Ángel Brindisi (1976) para bailar un tango del Roque Nublo. El trágico fallecimiento de Tonono (junio de 1975) liberó a Wolff, que multiplicó sus prestaciones.

De Sinibaldi a Molowny

Reconocido con la insignia de Oro y Brillantes de la entidad grancanaria (2014), el último año del exjugador de Racing Club, River Plate, Argentinos Juniors o Tigre en Las Palmas fue el más brillante. A las órdenes de Roque Olsen, junto al resto de los magníficos, la formación isleña finalizó cuarta y selló su billete para la UEFA.

El 11 de julio de 1977, Wolff era presentado en el templo blanco ante 20.000 almas. Stielike y Juanito completaban la nómina de adquisiciones en la puesta de largo. Guerini fue multado con 50.000 pesetas por no presentarse. Ovación, aplausos, rigor, nervio y 90 duelos con el Madrid. Conquistó dos títulos de Liga y fue testigo directo de la muerte de Santiago Bernabéu (1978).

En su trayectoria en el fútbol español -cinco campañas-, contó con técnicos cinematográficos como Sinibaldi, Heriberto Herrera, Roque Olsen, Miljan Miljanic y un mito como Luis Molowny.

Evoca Quique Wolff una anécdota con Bernabéu de protagonista, unos meses antes de su muerte. Concentrados en Navacerrada y con una legión de jugadores agripados, se cuestionaba la valía de un plantel que se citaba con el FC Barcelona en Chamartín. El hastío del tinerfeño Molowny era evidente, estaba bajo la lupa de los consejeros y directivos.

«Yo de fútbol no entiendo nada, solo diré una cosa. El que no tenga cojones, que no salte al campo. Los gerentes no están para rematar, están para cuadrar balances. En el verde, mandan los jugadores. Simplemente quiero saber quién está listo». La arenga de Bernabéu, relatada por el cuentacuentos Wolff fue providencial. El Madrid se impuso (4-0) con los tantos de Jensen (2), Juanito y Santillana. Del Bosque, Sol, Pirri, Stielike, García Remón, Camacho y el argentino con sangre amarilla -34 partidos, más de 3.000 minutos- fueron el motor de un escudo irreductible. El ex de la UD besó la gloria que no pudo tocar Julio Suárez, traspasado al club blanco en 1983 por 65 millones.

Formó parte de los argentinos de oro, vivió la muerte de Tonono y ganó dos Ligas de blanco

decoration

El lateral multiusos que se enamoró de la esencia total de la Naranja Mecánica de Cruyff y que acabó detrás de un micrófono para aplaudir la propuesta de seda de Setién y Viera. El efecto chollo made in García Panasco se estiró en el tiempo. La venta de Rondón al Málaga reportó algo más de dos millones de euros a las arcas isleñas (2010). Aterrizó en la Isla con 18 años (2008) y en 2021 ya ha movido 70 ‘kilos’. O Colunga, que fue fichado por la UD del Pájara y traspasado al ‘Recre’ (2008) por 2,7 millones. Los otros pelotazos forjados desde la gestión. La semilla fue un argentino de oro.

Compartir el artículo

stats