Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los traspasos más sonados en la historia del club amarillo (VII)

Valerón y el precio de la libertad

El ahora entrenador del Fabril dejó la UD en julio de 1997 tras depositar 300 millones de pesetas en la sede de LaLiga para jugar en el Mallorca | Luego se fue al Atlético por 2.000

Juan Carlos Valerón Santana estampa su firma en un espejo, en la pretemporada de 2013, tras regresar a la UD Las Palmas del Deportivo de La Coruña.  | | IVÁN LEÓN

Juan Carlos Valerón Santana estampa su firma en un espejo, en la pretemporada de 2013, tras regresar a la UD Las Palmas del Deportivo de La Coruña. | | IVÁN LEÓN

El lazo de Héctor Cúper, que sigue en activo en la selección de El Congo, hace 24 años forzó la marcha del genio de Arguineguín de Las Palmas para iniciar su recorrido de 403 partidos en la máxima categoría Lluís Sitjar. El director general de la entidad, Sabino López, no se creyó la propuesta bermellona. El mismo día que el plantel de García Remón se presentaba en el Insular, el Flaco acudía con un maletín a Madrid.

El día que Valerón le hizo un caño a Sabino López. El 21 de julio de 1997 -la misma fecha que se presentaba la UD de García Remón en el Insular- el Flaco adquiriría su carta de libertad tras abonar en LaLiga 300 millones de pesetas (1,8 millones de euros) para iniciar un idilio con la Primera de 403 partidos (los trece últimos fueron de amarillo en su segundo periplo en la Islas tras regresar en 2013).

El director general Sabino López no dio credibilidad a la propuesta del Mallorca y el Flaco se cansó de esperar -los fichajes Agostinho, Martín Hidalgo, Paqui, Herrera o Zeferino terminaron por desesperar al entorno del artista de Arguineguín, con un sueldo del filial-. El club balear la ofertó 50 millones de pesetas por año. En la UD, rostro como el Turu Flores o Pico superaban ese registro.

Obtener la libertad nos evoca a otro internacional como Vitolo. El 12 de julio de 2017, el atacante internacional grancanario Víctor Machín Pérez ‘Vitolo’, gracias a la gestión de su equipo jurídico y de Patricio Viñayo, director general de Gestión, abonó 37,5 millones de euros de la cláusula de rescisión en la sede de LaLiga (Madrid). Dejó el Sevilla y como agente libre completó once partidos de amarillo en tres meses para recalar en el Atlético -no podía fichar-.

La vía de la liberación contractual unilateral entró en vigor en el ordenamiento jurídico de 1985 -Real Decreto 10006/1985- y tuvo en Valerón en episodio con aroma literario. Juan Carlos Valerón -mimbre de talento infinito que cumplimentó dos ciclos en la UD, 422 partidos con el ‘Dépor’, 87 con el Atlético y 47 con el Mallorca-, dijo adiós a la afición pío pío con el ‘El ¡hasta siempre! de Valerón’.

Veinte años antes que Vitolo, el sureño detalló que ‘sé que en este mundo futbolístico se mueven muchos intereses, y que van en perjuicio del deporte, y probablemente ésa haya sido una de las causas para que se haya creado este malestar entre la UD, la afición en general y mi persona. Pero estoy convencido de que mi mayor interés es jugar a la pelota y, si es posible, hacerlo en el mejor equipo. Ojalá que la UD estuviera en lo más alto (...) Esperar y querer conseguir todas estas metas de amarillo sería renunciar a mi carrera deportiva, pues, todos sabemos la corta duración de esta profesión’.

Pitos en diciembre

Valerón regresó al Insular con el Mallorca de Cúper y fue marcado por Manuel Pablo en la segunda parte. Fue recibido con pitos este 2 de diciembre de 1997 (3-2).

Tras debutar de amarillo de la mano de Pacuco Rosales ante el CD Mensajero en el Silvestre Carrillo y en Copa -21 de septiembre de 1995-, Valerón se hizo un nombre como abanderado de la estética. Un diamante que cautivó al preparador argentino Héctor Cúper tras un amistoso con Lanús ante Las Palmas en el Insular.

Con 54 duelos de amarillo y 22 años, el club perdió un gran negocio. El 22 de julio de 1997 era presentado junto a Paco Sanz. En el RCD Mallorca, el isleño debutó en Primera y alcanzó los 36 partidos. Dejó goles de cine como el que firmó ante el Athletic en el Luis Sitjar -cerrado desde 1999-. Cúper tuvo a su fideo eléctrico y llegó el Atlético de Madrid por 2.000 millones de pesetas -entró en la operación Óscar Mena, que en 2004 llegó como refuerzo a la UD en 2ª B-.

Con el descenso del club colchonero (7 de mayo del 2000), Valerón encontró el paraíso en el Deportivo. Lendoiro se hizo con los servicios del Flaco por 2.500 millones de pesetas el 13 de julio. Fue el fichaje más caro en la historia deportivista -el récord lo marca ahora Sergio González, 18 millones de euros-. Tras trece campañas en Riazor, el estilista de Arguineguín regresó a la UD en 2013.

Padeció el ‘Cordobazo’ y festejó con champán el ascenso a Primera (2015) con el tanto de Araujo. Ovacionado en cada campo de Primera, del Camp Nou a Riazor, se retiró el 8 de mayo de 2016 al son de ‘Los del Río’ en Siete Palmas.

Si el Decreto 1006 de Vitolo estuvo marcado por la foto del jet privado con el presidente Ramírez y su padre para incendiar Sevilla, Valerón dejó una carta y 300 millones. El precio de la libertad de un genio de Armani inmortal.

La carta del Flaco en LA PROVINCIA 

EPÍSTOLA DEL GENIO

22 de julio de 1997

Juan Carlos Valerón, tras oficializarse su fichaje con el Mallorca, se comunicaba con un escrito publicado en este medio. ‘Querida y entrañable afición: Quiero despedirme por medio de este escrito, que es muy importante para mí (...) No hacerlo antes ha sido porque fue en el día de ayer, en Madrid, cuando se pagó la cláusula de rescisión de mi contrato, y yo quería esperar hasta este momento. Pido disculpas por ello a todos, y sobre todo a los medios de comunicación. Ahora ya puedo decir que en estos momentos he dejado de ser jugador de la UD, para pasar a ser jugador del Mallorca (...) Lo que no entiendo es todo lo que se ha estado diciendo y hablando en diferentes medios de que le he dado la espalda a la UD (...) Ojalá que Las Palmas estuviera en lo más alto, entonces tendría dos motivos para querer jugar en este equipo canario. El primero porque sería el mejor equipo y porque es el equipo de mi tierra (...) Quiero que recuerden que hace un año estuve a punto de dejar de ser jugador de la plantilla porque creían que ya no les valía (...) No se trata de tomar represalias; sino simplemente hacerles entender que desgraciadamente esta profesión es así (...)’. 


VENTAS

Al Atlético y Dépor 

Valerón fue luego traspasado al Atlético por 2.000 millones de pesetas y luego al Dépor (2.500) -generó por tanto 25 millones de euros-. Ahora es técnico del Fabril. 

Compartir el artículo

stats