Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ruina de tirar de talonario

Almería (27,3) y Leganés (26,4) naufragan en su lucha por el ascenso tras invertir 57,3 millones | La UD se gastó 19,2 en 2019 y fracasó | El Elche subió con 5,08 hace un año

Álvaro Lemos completa un remate de volea ante la oposición del defensa del CD Leganés, Miguel, el 24 de enero, en el estadio de Gran Canaria.   | | ANDRÉS CRUZ

Álvaro Lemos completa un remate de volea ante la oposición del defensa del CD Leganés, Miguel, el 24 de enero, en el estadio de Gran Canaria. | | ANDRÉS CRUZ

El riesgo de los billetes. Dividendos macabros. Guarismos millonarios para latir en el cementerio. En las últimas cuatro temporadas en la categoría de plata -desde la 2017-18 a la actual-, solo el RCD Espanyol ha logrado el ascenso como integrante de la nómina de los tres mayores topes salariales. La inversión de los gigantes de LaLiga SmartBank-los tres que más gastan cada curso- no es sinónimo de éxito. Mientras los ‘periquitos’ (44,7 millones de tope salarial) vuelven a Primera con un presupuesto récord en Segunda (72,5), otros como Granada (17,8), Sporting de Gijón (11,7), Osasuna (13,2), Málaga CF (25,2), UD Las Palmas (19,2), Deportivo (18,5), Girona (29,28), Rayo Vallecano (19) y Almería (18,12) se estrellaron. Nueve fracasos, a los que cabe sumar desde ayer al Almería (27,3), por segunda edición liguera consecutiva, y el CD Leganés (26,4).

Partían como favoritos y encabezaban la relación del gasto para la primera plantilla, pero se quedaron a las puertas tras invertir un total de 225,7 millones. La reciente eliminación de la UD Almería y CD Leganés estira el drama. Doce equipos punteros a la hora de tirar de la billetera y solo la formación de Vicente Moreno. La ‘maldición de los verdes’ también salpica a la UD que completó 18 fichajes en la campaña 2018-19 con el dinero del seguro de LaLiga tras consumarse el descenso. El techo de gasto de 19,2 millones resultó una lápida en el ciclo del ‘oterismo ilustrado’. Con el secretario técnico Toni Otero -ahora en el Pontevedra- como arquitecto, pasaron tres entrenadores -Manolo Jiménez, Paco Herrera y Pepe Mel-.

El cuadro de Mel acabó 12º y a catorce puntos de la promoción. Más allá del desastre deportivo, llegó el verano del mal salarial Había que cuadrar balances y reducir nóminas. La venta de Pedro González ‘Pedri’ -septiembre del 2019- resultó determinante. Un guiño del cielo para escapar del caos.

Los casos de Mallorca y Huesca

La UD conquistó el ascenso el 21 de junio del 2015 y lo hizo con un techo de gasto de cinco millones. El presidente de la entidad isleña, Miguel Ángel Ramírez, anunció el pasado viernes un tope salarial de 8,5 ‘kilos’. La frontera de la coherencia y se desmarca así de las fortunas del desastre. Cabe reseñar que junto al Espanyol, subió el RCD Mallorca (18,5), con el cuarto dato de techo de gasto de Segunda. En la gran final por la última plaza para Primera, se encuentran el Girona (4,2) y Rayo Vallecano (15,7). La patronal del balón recuerda en su web que el tope salarial es «el importe máximo que cada club/SAD puede consumir y que incluye el gasto en jugadores, primer entrenador, segundo entrenador y preparador físico del primer equipo. Este límite incluye además el gasto en filiales, cantera y otras secciones (plantilla no inscribible)» y advierte que «la aprobación de un tope no implica que sea consumido en su totalidad».

En busca del éxito y de la rentabilidad, el Elche alcanzó el objetivo ante el Girona en la última final de forma agónica y con un techo de gasto de solo 5,08. Cádiz (9,05) y SD Huesca (16,32) acompañaron a los ilicitanos en el vuelo al latifundio de Messi en plena pandemia. Igualmente sonada fue la campanada del RCD Mallorca en 2019 tras eliminar al ‘Dépor’ de Vicente Gómez y David Simón con una soberbia remontada. Los bermellones subieron con 6,9 millones de margen de gasto.

En la temporada 2017-18, la dosis de milagro corrió a cuenta de la SD Huesca (5,3). Rayo Vallecano (8,3) y Real Valladolid (6,2) completaron la nómina de ascendidos.

Reducción al 50% de ingresos

Ramírez insistió el pasado viernes en las líneas maestras del nuevo proyecto. Con 8,5 de techo salarial, la meta pasa por asegurar cuanto antes la salvación de forma matemática y mirar hacia la sexta plaza. «Nuestros ingresos han caído 50%; hemos tenido que recurrir a capital externo. Afrontamos la adaptación del club a nuestra economía. Acabaremos el año en números verdes (...) Finalizó la temporada más incierta, se ha gestionado con responsabilidad y prudencia. Asumimos un riesgo importantísmo fichando a activos desconocidos [como Rober González, Pejiño o Enzo Loiodice] con la misiva de generar valor. Baja el presupuesto, pero se dispara la ilusión y la ambición», detalló.

El principal mandatario se refugia en la historia. Los datos confirman que la política de la mesura es el Santo Grial. «No ascienden los que más [dinero] tienen (...) Si llegamos a Primera es por el acierto en la toma de decisiones».

Fiasco del ‘proyecto Turki’

Turki Al-Sheikh, asesor de la corte real de Arabia Saudí, compró el Almería en agosto del 2019 por 25 millones. En dos temporadas al frente de la entidad almeríense, no ha pasado de la cuarta plaza. Ha disputado dos ediciones del playoff y en ambas fue eliminado en semifinales por el Girona. El presupuesto de la 2020-21 ascendió a 28 millones, ocho ‘kilos’ más que el último informe contable. Aplicó una ampliación de capital por valor de 31 millones para sentar las bases de un proyecto mastodóntico. El pasado 5 de octubre se hicieron con los servicios del delantero nigeriano Umar Sadiq por diez millones. Los dos fiascos consecutivos han generado un debate interno en la opinión pública.

‘Menos millones y más corazones’, titulaba un medio de la capital almeríense. El techo de gasto en las dos últimas ligas es de 45,42. Mallorca (6,9) -en 2019- y Elche (5,08) marcan el camino del ahorro inteligente. La lluvia de billetes no asegura el paraíso.

Las Palmas besó la gloria con el sexto tope salarial

La magia del 21-J con el tanto de Sergio Araujo para tumbar al Real Zaragoza en la final del playoff de la campaña 2014-15 se logró con el sexto tope salarial. La UD arrancó la temporada con 4,8 millones de techo y que luego fue modificado con la llegada de Jonathan Viera Ramos en calidad de cedido. Con una cifra ligeramente superior a los cinco ‘kilos’, la UD acabó cuarta en la tabla y se deshizo del Real Valladolid y el cuadro maño. El Real Betis, con la dirección técnica de José Mel Pérez, subió como campeón y lucía el dato de 13,6 millones de tope salarial. Osasuna, Valladolid y Mallorca, a la cabeza en la lista del gasto, fueron privados del sueño del ascenso. La Liga de Fútbol Profesional limita a cada club en función de varios parámetros (presupuestos, promedio de ingresos en taquilla, abonados, traspasos, derechos de televisión o contratos de patrocinio) el montante final de gasto para fichajes y montar el plantel. La próxima campaña arranca el 13 de agosto y la pretemporada de la UD se inicia el 5 de julio tras el pertinente testeo de PCR de todo el plantel y cuerpo técnico. La dirección deportiva, encabezada por Luis Helguera, ha cerrado los fichajes de Unai Veiga y Erick Ferigra, así como las renovaciones de Raúl Fernández y Fabio González.| P. C.

Compartir el artículo

stats