Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jesé se lo piensa

El jugador, que concluyó el campeonato con dos goles y dos asistencias, espera que la UD confeccione un equipo que opte al menos a la promoción | Está en la misma línea de Viera

Jesé Rodríguez, apesadumbrado tras uno de los cuatro goles que el RCD Espanyol marcó a la UD Las Palmas en Cornellá-El Prat esta temporada.

Jesé Rodríguez, apesadumbrado tras uno de los cuatro goles que el RCD Espanyol marcó a la UD Las Palmas en Cornellá-El Prat esta temporada. LOF

La intención de la UD Las Palmas es que Jesé Rodríguez continúe de amarillo la próxima temporada, sin embargo, el jugador se lo piensa. En el club son optimistas con que decida finalmente formar parte del proyecto llamado a ser mucho más ambicioso que el de los dos últimos cursos; en otras palabras, que tenga por objetivo final algo más que la simple permanencia. Ambas partes ya se han reunido para intercambiar sus pareceres, pero el futbolista no tiene prisa por decantarse.

No es sólo una cuestión de dinero, puesto que el delantero sabe que en la entidad amarilla no podrá ingresar las cantidades millonarias que ha ganado a lo largo de su trayectoria, sino que se trata, sobre todo, de un asunto deportivo, de idea, de proyecto. Básicamente, Jesé no quiere estar en un equipo que opte únicamente por salvar la categoría, sino también por el ascenso, sea por la vía directa o la del playoff.

En cierta forma, es la misma pretensión que tiene Jonathan Viera. «Lo primero que miraré de la UD para volver es el proyecto», declaró el jugador del Beijing Guoan en este medio el pasado miércoles. Dejó claro, por tanto, que si viene a finales de año o en enero, tal y como ha asegurado el presidente Miguel Ángel Ramírez varias veces, será porque considera que el cuadro amarillo mira más hacia arriba que hacia abajo.

En su caso, tiene meses por delante para tomar una decisión. El de La Feria asegura tener un oferta de renovación del equipo chino y, además, tiene la opción de aceptar alguna de las propuestas que tiene de otros clubes de Oriente Medio. No tiene prisa. En cualquier caso, tanto el máximo mandatario de la entidad amarilla como el propio jugador han dejado caer que sus caminos volverán a unirse y, salvo que Las Palmas esté hundido en la tabla en diciembre, Viera acabará la campaña como futbolista de la UD.

La meta del presidente

Jesé, en cambio, tiene menos tiempo para comprobar si el equipo que conformará la dirección deportiva para el curso 2021-22 es de su agrado. Si se atiene a las palabras de Ramírez referidas a la nueva meta a alcanzar, no tiene motivos para ser optimista, puesto que el dirigente declinó pronunciar las palabras ascenso y playoff, sino que se limitó a decir que la UD tratará de «conseguir la permanencia antes para tener más tiempo» de optar a algo más.

Tampoco él se ganó la legitimidad de exigir nada después de una actuación más que discreta en la última mitad del campeonato. Llegó en el último día del mercado invernal –1 de febrero– fuera de forma, como no podía ser de otra manera después de no haber disputado un sólo partido oficial desde enero del año anterior. Había rescindido su contrato con el PSG a principios de diciembre y desde entonces se ejercitaba con una entrenadora personal, pero no tenía ritmo competitivo.

Por eso tardó varias semanas en participar. Lo hizo, en concreto, el 20 de febrero contra el Cartagena, y siete días después en Castellón, hasta que por fin fue titular el 6 de marzo en la cita frente al Rayo Vallecano. Desde entonces, se convirtió en un fijo para Pepe Mel, sin embargo, no rindió como se esperaba de él.

Balance

Su registro al final de Liga fue de dos goles –en 33 disparos– y dos asistencias, demasiado poco para un nueve que, pese a que nunca fue tal, actuó en esa posición la mayor parte de los minutos que jugó. Pese a ello, su presencia en el campo generó cosas positivas en el juego ofensivo de la UD y a ello se agarra Pepe Mel para que, con una pretemporada completa, pueda ser más determinante.

Pero de momento el grancanario no se ha decantado por renovar su contrato y tampoco tiene premura por hacerlo, aunque sabe que tampoco puede esperar demasiado. El futbolista, tal y como reveló el día de su presentación, está cómodo en la Isla porque tiene la familia cerca y su primera intención es la de quedarse. Además, el club ya ha dado un paso que le satisface: la no continuidad de Aythami Artiles.

Cabe recordar que ambos jugadores se enzarzaron en un entrenamiento el pasado 18 de mayo y, aunque no llegaron a las manos, la discusión fue muy fuerte. Jesé, en plena ebullición, llegó a decir que se iría de la UD, sin embargo, el que no seguirá es el central.

En cualquier caso, lo que espera el delantero es que el club conforme un equipo mucho más competitivo y que tenga ambición por alcanzar cotas más altas, por mucho que él, con su actuación en su última etapa de amarillo, no esté legitimado para exigir nada. El dinero, que también le importa, está en un segundo plano. Mientras está de vacaciones, se lo piensa.

Compartir el artículo

stats