20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aythami, Javi y Dani, los nombres de un cambio de ciclo

Tres de los cuatro capitanes y líderes de la caseta de la UD, con 747 partidos, acaban su etapa en el club en el que estuvieron 10 cursos

Dani disputa con un jugador del Cartagena ante la presencia de Javi.

Dani disputa con un jugador del Cartagena ante la presencia de Javi.

Tres de los cuatro capitanes de la UD Las Palmas no continuarán en la plantilla la próxima temporada. Sólo queda el cuarto, Álvaro Lemos. Ocurre a veces que los ciclos acaban de forma brusca, sin demasiadas explicaciones a lo que los clubes consideran necesario para un mejor porvenir, y así ha sucedido en la entidad amarilla, que decidió poner fin a las etapas de Aythami Artiles Oliva y los hermanos gemelos Javi y Dani Castellano Betancor después de 10 temporadas –en el caso del central, no consecutivas– en la plantilla.

Con su marcha no quedan pesos pesados en el vestuario. La apuesta de la dirección deportiva liderada por Luis Helguera y avalada por el presidente Miguel Ángel Ramírez de rejuvenecer el plantel y tratar de generar valor con futbolistas no tan conocidos a los que se pueda sacar un rendimiento económico en el futuro con el objetivo de crecer desde la austeridad se ha llevado por delante a tres caras muy reconocibles de la UD en la última década. En ese sentido, el club ha sido coherente con su discurso.

La apuesta de la entidad por hacer una plantilla más joven arrasa con tres símbolos de la última década

decoration

Otra cuestión es la forma en la que les dijo adiós, que por lo menos a los Castellano no ha gustado en absoluto porque, según ellos, se enteraron de la decisión por terceras personas y no por los dirigentes. En su caso les quedaba un año de contrato, pero Las Palmas prefirió indemnizarles a tenerlos nuevamente en el grupo –desprenderse de ellos, además de Rivera y De la Bella, supone al club unos 2,5 millones–. Aythami, por su parte, terminaba su vínculo el próximo día 30 y no tuvo una oferta de renovación.

Sea como fuere, los tres forman ya parte de la historia de la UD Las Palmas y ceden el testigo del liderazgo en el vestuario, ejercido sobre todo por el de Arguineguín, primer capitán desde que David García se marchara a la conclusión de la campaña 2018-19, aunque desde que regresara por primera vez a la Isla, en la 2013-14, mandó mucho en la caseta.

Talón de Aquiles

Una grave lesión en el talón de Aquiles le impidió participar con normalidad en el último campeonato y eso fue determinante a la hora de que la entidad desechara cualquier posibilidad de firmar un nuevo contrato por un curso. Aythami sólo pudo jugar 11 partidos, todos ellos, salvo uno –frente al Albacete en la penúltima jornada–, antes de que el 25 de noviembre de 2020 decidiera parar porque ya ni las infiltraciones en la zona dañada le quitaban el dolor.

Aythami Artiles

Fue el amargo final de un jugador que se fue con 274 partidos oficiales con la camiseta de la UD, en los que marcó un total de 15 goles. Diez temporadas repartidas en tres etapas en las que vivió desde la amargura de la Segunda B cuando tenía 18 años hasta la gloria de la Primera División con 29.

El de Arguineguín llegó al primer equipo procedente del filial en el curso 2004-05, justo cuando el equipo acababa de descender a la categoría de bronce y afrontaba un proceso de cambio. Un año después formaría parte del grupo que logró el regreso a Segunda y al siguiente su buen hacer sirvió para que el Deportivo de La Coruña le fichara.

El central debutó en Segunda B y logro dos ascensos como amarillo; estuvo en tres etapas distintas

decoration

El club gallego lo cedió al Xerez, donde permaneció tres cursos –en el segundo ascendió a Primera–, los mismos que luego en el conjunto de Riazor, con el que también logró subir a Primera para luego bajar. Fue tras ese varapalo cuando volvió a la UD, en la campaña 2013-14, la que concluyó con el fatídico cordobazo.

Pero en la siguiente, por fin, obtuvo el premio del ascenso a la máxima categoría con el equipo de su tierra. Lo había conseguido con el Xerez y el Dépor, pero con Las Palmas fue mucho mejor. Incluso, tuvo una participación decisiva en el gol definitivo de Sergio Araujo al Zaragoza, en una acción que él mismo definió en este medio como la chilena de Patalavaca.

Tras dos temporadas y media en la élite nacional, Paco Jémez le descartó y en enero de 2018 se marchó cedido al Córdoba, aunque volvería sólo un año después para empezar su tercer ciclo como amarillo, el que acabó en el presente curso.

Indiscutible

Javi Castellano, por su parte, también estuvo 10 campañas en la UD, pero todas seguidas. Jugó 24 partidos oficiales menos que Aythami, es decir 250, y se marchó sin haber saboreado la gloria de marcar un gol con el equipo de su vida. Nadie espera que un mediocentro defensivo llegue a zonas de peligro con claridad, pero alguna oportunidad tuvo.

El gemelo debutó con Las Palmas en enero de 2008 en un partido de Copa del Rey en Villarreal, pero fue su única participación antes de marcharse días después al Mallorca con su hermano Dani. Tras jugar en la Cultural y Deportiva Leonesa, en el Albacete Balompiés, en el filial bermellón y en el Real Unión de Irún regresó a la UD en 2011 para convertirse en uno de los puntales del equipo.

El mediocentro jugó sus mejores minutos en Segunda hasta que una lesión de rodilla le lastró

decoration

Sus primeras cuatro temporadas fueron las mejores. Fue indiscutible tanto para Juan Manuel Rodríguez como para Sergio Lobera –y Josico, que le sustituyó en el tramo final del curso 2013-14– y Paco Herrera, el hombre que le hizo jugar los 90 minutos de todos los encuentros salvo tres en la campaña del ascenso (2014-15).

Sin embargo, su carrera se estancó por completo por culpa de una grave lesión de rodilla en su debut en Primera en la jornada inaugural en el extinto Vicente Calderón. Fue su única participación ese curso y al siguiente solo jugó nueve choques. En cualquier caso, nunca volvió a ser el que era aunque tuvo buenos momentos en los últimos tres años.

Reconversión

Dani Castellano, por su parte, se estrenó como amarillo días antes que su hermano, en diciembre de 2007, y también estuvo en la cita copera de Villarreal antes de fichar por el Mallorca. Tras pasar por el Alavés, el filial balear y el Ceuta, recaló en la UD junto a su hermano en la campaña 2011-12 e inició un ciclo de 10 años en los que jugó un total de 223 partidos oficiales y, al igual que Javi, tampoco marcó un sólo gol.

El lateral ofreció su mejor versión bajo los dos cursos de mandato de Quique Setién en Primera División

decoration

A pesar de que la temporada en la que más jugó fue la 2012-13 a las órdenes de Lobera, su mejor actuación como amarillo la dejó bajo el mandato de Quique Setién en Primera División (2015-17). Extremo izquierdo reconvertido en lateral, con el cántabro en el banquillo jugó sus mejores minutos, pero luego, perjudicado también por las lesiones, se desinfló.

Es el fin de Aythami y los hermanos Castellano en la UD, el adiós de tres capitanes y líderes del vestuario en la última década. Ascendieron, descendieron y tuvieron buenos y malos momentos, pero ahora son las caras que representan el cambio de ciclo.

Compartir el artículo

stats