20% DTO ANUAL 27,99€/año

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sergio Ruiz Centrocampista de la UD Las Palmas

Sergio Ruiz: «En estos seis meses daré lo mejor, después a ver qué pasa»

Sergio Ruiz pedalea en una bicicleta estática en Barranco Seco durante la pasada temporada. | | CARLOS DÍAZ RECIO/UD LAS PALMAS

Sergio Ruiz pedalea en una bicicleta estática en Barranco Seco durante la pasada temporada. | | CARLOS DÍAZ RECIO/UD LAS PALMAS

Pocas veces un futbolista generó tanto consenso en los últimos años en la UD Las Palmas. Sergio Ruiz (Astillero, 1994) llegó sin hacer ruido cedido por 18 meses del Charlotte FC de la MLS y se convirtió en el referente amarillo en el centro del campo. A pesar de su gran temporada su objetivo es uno: cumplir su contrato con la UD.

¿Qué tal le va? ¿Cómo está pasando estas vacaciones?

Bien, muy bien. Al estar fuera de casa y como solo es un mes, pues he aprovechado para estar por la tierra, con amigos, familia y descansar un poco. Sobre todo eso: descansar de viajes, protocolos covid y demás. Así que desconectar y estar familia y amigos.

¿Lleva el número de test PCR y antígenos que acumuló esta temporada?

[Se ríe] No lo sé, la verdad. Tantos que ni me acuerdo. Si me pongo a calcular, pues mira, unos cuatro o cinco a la semana... Al final lo más difícil de esta temporada ha sido eso. Después, las limitaciones, tener mucho cuidado con lo que hacíamos. Ha sido un año complicado.

Aunque ha habido casos, como en todos los equipos de LaLiga, a la UD le ha respetado en cierta medida la pandemia... ¿Cómo de complejo ha sido vivir este curso desde dentro?

Sí, por suerte, excepto los casos de Óscar, Javi y Dani, Rober, Jonathan y demás, hemos tenido cierta suerte. Pero también cuenta el aspecto profesional: lo hemos sido y nos hemos cuidado bastante, respetando siempre los protocolos. Pero el año ha sido muy difícil: desde jugar sin el público a hacer vida con el equipo. Por ejemplo, no hemos tenido momentos de vestuario juntos, de ducharse, de charlar. Todo ese día a día no lo hemos vivido.

Con esa carga de más, algo que llevamos todos encima en gran parte, ¿es de los que desconecta del fútbol en verano o está enganchado a la Eurocopa?

Sí, me gusta alejarme, desconectar, dejar un poquito de lado el fútbol, más allá de seguir entrenando por mi cuenta para no perder toda la forma. La ‘Euro’ no la estoy siguiendo mucho, por ejemplo. Aprovecho para desconectar casi del todo.

Hace ya varias semanas que acabo la competición. Con perspectiva, ¿qué sabor le deja la temporada de la UD Las Palmas?

Creo que con la sensación con la que nos hemos ido todos: no ha sido malo, pero podía haber sido mejor. Conseguimos el objetivo de la salvación de manera solvente y con tiempo, pero después nos quedó la sensación de que con poco más, con rigor defensivo, con algo más de constancia, podíamos haber estado en la pelea por los puestos de promoción. Al menos lucharlo. Pero bueno, ha sido un año con mucha gente joven que vivía su primera experiencia en Segunda, unido a la temporada difícil para todos con el covid, a las lesiones... Lo que sí creo es que no ha sido un año malo.

¿Y la suya en particular?

Pues mirándolo con perspectiva, sobre todo si lo comparo con el año anterior, pues muy contento. El último año en el Racing fue muy difícil, tanto en lo personal como en lo colectivo [el equipo descendió a Segunda B]. Este año me he encontrado muy cómodo a nivel personal, disfrutando mucho en el campo, viviendo el día a día. Este año ha sido una experiencia muy buena, dentro de todo este contexto de pandemia.

¿Diría que ha sido su mejor año como profesional?

Sí, sin duda. No solo por los números, que no había hecho tantos goles ni asistencias nunca, sino por el hecho de que me he sentido importante dentro del equipo, que he disfrutado jugando al fútbol. Ha sido un año muy positivo en mi crecimiento.

¿Qué culpa tiene el club de ello?

Muchísima. Cuando surgió la posibilidad de venir a la UD lo tuve muy claro por su filosofía y estilo de juego. Creía que me beneficiaba mucho. Además del club en sí: instalaciones, afición, historia... Se daba todo para que fuera un año bueno y creo que acerté. Después he tenido la suerte de que el míster y su cuerpo técnico han confiado en mí muchísimo desde el primer día.

También tiene su cuota Pepe Mel de este crecimiento, entiendo por sus palabras...

Sí, claro, evidentemente muchísima. Me dio confianza desde el inicio y eso te hace crecer. Sin hacer casi pretemporada me puso a jugar y a partir de ahí he jugado casi todo. Siempre he tenido un buen trato con él, me ha dado confianza, consejos muy validos que me han hecho aprender.

Seguirá Mel un año más. Será su tercera pretemporada al frente de la UD. ¿Cómo le llega eso a un jugador?

Como un síntoma de estabilidad. La temporada pasada en el Racing tuve tres entrenadores en un año... Creo que la estabilidad en el banquillo es algo positivo. Intentar seguir una línea de trabajo a largo plazo como la que veo en la UD, con gente joven, donde se requiere paciencia para vivir esa transición, con la presión de que la gente quiera ver a su equipo lo más arriba posible, no es fácil. Mantener a un entrenador, darle esa confianza y saber que tiene tiempo para ese trabajo es algo que no solo refuerza al club sino también a los jugadores.

A nivel de club, ¿se han cumplido las expectativas que tenía puestas en la UD?

Sí, a nivel de todo: club, organización, instalaciones, personal... También con la afición porque dentro de las posibilidades me he sentido muy querido, he recibido el calor de la gente. Incluso con el estilo y filosofía. Creo que tiene todos los ingredientes para que en el futuro veamos a este club en Primera División.

¿Qué espera de los próximos seis meses? Su contrato de cesión finaliza el 31 de diciembre.

La línea es un proyecto con gente joven, con hambre, que tienen ganas y buenos futbolistas. Habrá que empezar lo mejor posible, intentar estar arriba. De momento, yo estos seis meses, donde intentaré dar lo mejor de mí; después veremos qué pasa.

¿Están seguro estos próximos seis meses de amarillo?

Sí, sí, sí. Tengo contrato hasta el 31 de diciembre y me encantaría cumplirlo. Creo que al club también así que todo listo. Hasta el 31 de diciembre seguiré en la UD.

Pero con el año que ha hecho, alguna llamada habrá recibido.

Cuando tengo contrato, estoy cómodo y feliz, me gusta cumplir con ello. Y en la UD Las Palmas lo estoy. Lo que ha habido no ha ido más allá de conversaciones o posibles palabras con otros equipos, pero nada importante.

Compartir el artículo

stats