Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD espera por Jesé

La entidad confía en que el jugador acepte la oferta la próxima semana, a falta de una para que empiece la pretemporada | Desde el club aseguran que su continuidad depende de él

Jesé Rodríguez, sobre el césped del estadio del Espanyol la temporada pasada. | | LOF

Jesé Rodríguez, sobre el césped del estadio del Espanyol la temporada pasada. | | LOF

La próxima semana debiera de confirmarse la continuidad de Jesé Rodríguez en la UD Las Palmas. Es, al menos, lo que espera la entidad amarilla, que ya ha trasladado una oferta al jugador y este se lo piensa. Su primera intención siempre fue la de quedarse por mucho que en un entrenamiento, enfadado tras un encontronazo con Aythami Artiles, dijera al aire que se marchaba del club, pero no ha tenido prisa por firmar su nuevo contrato.

La parte económica es importante para él, pero también la ambición del proyecto, que para su gusto debe ser mucho mayor que la del curso pasado. A falta de cinco días para que empiecen los reconocimientos médicos, y de ocho para que arranque la pretemporada, debe tomar la decisión. Ha gozado ya del tiempo suficiente para pensárselo y elegir quedarse o aceptar alguna de las ofertas que tiene sobre la mesa. La UD, por su parte, espera una semana más.

En la entidad entienden que la próxima semana debe quedar zanjado el asunto y que la continuidad o no de Jesé depende única y exclusivamente del jugador, que sabe que en la Isla no cobraría lo que podría fuera de ella, pero también que tendría uno de los salarios más elevados de la plantilla.

Cabe recordar que fue el propio presidente Miguel Ángel Ramírez el que confirmó durante su comparecencia de principios de junio que la entidad pretendía renovar el contrato del delantero, al tiempo que aseveró que la próxima temporada estaría a un nivel mejor si realizaba la pretemporada con normalidad, desde el principio. Para que eso ocurra Jesé debe comunicar al club en los próximos días que acepta la oferta.

Lo que no tendría demasiado sentido es que el grancanario retrasara su decisión para luego continuar y tener que incorporarse con el periodo de preparación ya iniciado, por lo que la resolución de su caso es inminente.

Jesé, si no ha cambiado de opinión en los últimos meses, es feliz en Gran Canaria, o al menos eso aseguró cuando fue presentado por segunda vez con la UD en los primeros días de febrero. La cercanía de su familia, tal y como reveló, era muy importante para él, y aunque algunas informaciones apunten a que acaba de sufrir una ruptura sentimental, tal circunstancia, según varias fuentes, no debiera ser determinante a la hora de decidir quedarse o no.

La idea es que el delantero comience la pretemporada para que trate de recuperar su nivel

decoration

El delantero, pese a que tuvo un encontronazo fuerte con Aythami Artiles a pocas semanas de la conclusión del campeonato pasado, está cómodo en el vestuario y contento con la renovación de Pepe Mel, con quien le une una muy buena relación. Si Jesé tuvo que dar su opinión sobre la continuidad del técnico, dijo que sí.

Otra cuestión es el rendimiento que dejó en cuatro meses en la UD. Lastrado por un estado de forma bajo después de no disputar un partido oficial desde hacía un año, tardó en alcanzar un nivel óptimo y nunca llegó a su máximo. El balance fue muy pobre para lo que se esperaba de él: dos goles –uno de penalti– y dos asistencias en 16 encuentros.

Siga Jesé o no, la dirección deportiva planea el fichaje de un delantero que supla a Edu Espiau, que no aceptó la oferta de renovación de la UD y se marchó a la SD Ponferradina. De momento sólo hay uno: Sergio Araujo. Según Ramírez, el club solicitaría al Leeds United la ampliación de la cesión de Rafa Mujica, pero a una semana del comienzo de la pretemporada todavía no hay nada concretado y esa opción se diluye. De no continuar el ex del PSG, la entidad se plantearía la incorporación de hasta dos atacantes.

Pero la UD espera por Jesé, por lo menos unos días más. Debe decidir si se suma al proyecto o si vuelve a emigrar.

Compartir el artículo

stats