Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Araujo, despedida inminente de la UD para fichar por el AEK de Atenas

Tras el anuncio de Milovanovic del cierre del acuerdo de traspaso, el delantero tiene previsto decir adiós mañana para luego volar a Grecia

Sergio Ezequiel Araujo. | | ANDRÉS CRUZ

La marcha de Sergio Araujo al AEK de Atenas es una cuestión que tendrá carácter de oficial en las próximas horas siempre y cuando un arrebato de última hora no eche al traste la operación de traspaso que está cerrada, tal y como confirmó Branko Milovanovic, jefe de scouting internacional y asesor del presidente Miguel Ángel Ramírez –según la descripción de los cargos que aparece en la web de la entidad–, en un medio griego el pasado viernes.

Con todo apalabrado, ahora sólo falta que el delantero argentino se despida de sus compañeros y del cuerpo técnico de la UD Las Palmas, algo que todavía no ha hecho, antes de partir hacia Grecia para firmar su nuevo contrato con el club heleno, en el que ya jugó anterioremente en tres etapas diferentes. Y está previsto que ocurra mañana, cuando el cuadro amarillo comenzará su segunda semana de trabajo de la pretemporada.

Ya el pasado miércoles el propio máximo mandatario reconoció que el AEK había hecho varias ofertas por el Chino desde hacía dos meses y que negociaban el traspaso, a pesar de que las cantidades ofrecidas no satisfacían en ese momento a la entidad amarilla.

«Ten en cuenta que estamos hablando de unas cantidades muy pequeñas y tenemos que valorar si económicamente debemos hacerlo; si ganamos económicamente pero perdemos deportivamente; qué posibilidades tenemos de sustituir al Chino Araujo por un jugador que te cueste menos dinero y por tanto la jugada te pueda salir mejor... Pero vamos, no tenemos ninguna prisa», dijo Ramírez.

Días después, ese acuerdo se habría cerrado en una cifra cercana a los dos millones de euros, medio millón más de lo que inicalmente ofrecía el club griego por el futbolista.

Mientras, Araujo ha entrenado durante la semana con normalidad a las órdenes de Pepe Mel, y también ha transmitido a varios de sus compañeros y miembros del cuerpo técnico que si por él fuera, no se marcharía, lo que contrasta con el nuevo contrato que firmará por cuatro temporadas si no hay un giro de últimísima hora. Lo que siempre ha transmitido, por otra parte, es que está en manos de las decisiones que tome el club.

En cualquier caso, Araujo está más fuera que dentro y su salida deberá hacerse oficial en las próximas horas salvo arrebato final. Su despedida es inminente. Y el Chino se irá para siempre.

Compartir el artículo

stats