Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UD Las Palmas

Coppola, Insúa, el Turu y la UD Las Palmas

El célebre representante de Diego Maradona durante 16 años visita a los amarillos

De izqda. a dcha.: Miguel Ángel Ramírez, Guillermo Coppola, Guillermo Hernández –jefe de seguridad– y Turu Flores, ayer. | | LP/DLP

De izqda. a dcha.: Miguel Ángel Ramírez, Guillermo Coppola, Guillermo Hernández –jefe de seguridad– y Turu Flores, ayer. | | LP/DLP

Una visita ilustre. Transcurrían los últimos minutos del entrenamiento matutino de la UD Las Palmas en los campos de la Dama de Noche, en Marbella, cuando al fondo apareció Guillermo Coppola, célebre representante de Diego Armando Maradona durante 16 años, justo desde que el astro argentino, recientemente fallecido, fichara por el Nápoles en 1985.

Iba acompañado del presidente Miguel Ángel Ramírez, a quien le une una gran relación sobre todo desde que el Turu Flores, muy amigo suyo de su etapa como futbolista, recalara en la UD. Su aparición fue detectada de inmediato por el ahora miembro del cuerpo técnico de Pepe Mel, que desde que lo vio no perdió la sonrisa.

Hubo saludos, fotos y hasta carcajadas con algunos miembros de la UD que le recibieron como a alguien importante. Se notaba. Y luego se apartó para buscar un poco de sombra en la soleada y calurosa mañana en la costa malacitana para hablar un pequeño rato de su historia, que también, en cierta forma, está vinculada a la de la entidad amarilla.

«Desde 1985 no visitaba Las Palmas, desde que llevé a Rubén Darío Insúa, que fue el último jugador que hice antes de empezar mi historia con Diego Armando Maradona. De Las Palmas viajé a Nápoles a iniciar mi actividad con él, que duró 16 años. Recuerdo haber ido con Quique Wolff –exjugador amarillo en los años 70– en ese viaje y haber conocido al director deportivo –Jesús– García Panasco –entonces director deportivo del club–, que me recibió de maravilla», recuerda.

Primer traspaso

«Tengo un recorrido en el fútbol de más de 45 años y afortunadamente sigue. Haciendo cosas que empezaron allá por el 74 con mi primera transferencia: Osvaldo Norberto Santos, de Lanús de Primera B, al Barcelona de España, en la época de Johann Cruyff», comenta. No aclaró mucho, pero deslizó que todavía realiza alguna actividad relacionada con el pase de jugadores de unos equipos a otros.

Lo que parece claro es que la quedada entre los directivos de la UD Las Palmas y Guillermo Coppola estaba prevista, porque un rato después, ya en el hotel de concentración, el exrepresentante recibió del club dos camisetas con nombre y número para dos de sus sobrinos, a los que obsequiará más tarde en Argentina.

La entrega tuvo lugar justo después de que el célebre empresario que se hizo famoso por llevar los asuntos del que para muchos es el mejor futbolista de la historia contara una anécdota que provocó la carcajada de Ramírez, Juan Rodríguez Juanito, y el Turu Flores, atentos a las palabras en la misma entrada del recinto.

Coppola mantiene, en definitiva, una gran relación con la UD que, quién sabe, podría traducirse en la intermediación para la llegada de uno de los tres jugadores que faltan por llegar a la plantilla. Mientras, su deseo es claro: el ascenso de Las Palmas. «Ojalá, ¿sabes por qué? Porque se preocupa por eso –Ramírez–. Lo quiere y lo anhela. Han mejorado cosas y tengo fe en que sigan mejorando».

Compartir el artículo

stats