Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD Las Palmas luce un color especial (0-1)

Las Palmas cae ante el Sevilla (0-1) por un gol de Johansson en la segunda parte, en la que los amarillos fueron mejores | Bono, con tres paradas enormes, salva a su equipo. Buena sensación general

La UD luce un color especial

La UD luce un color especial

La UD perdió frente al Sevilla FC (0-1). Hasta ahí todo normal, porque se trata de un equipo de Champions que se impone a uno de Segunda, pero este último no pareció estar en una categoría inferior, porque Las Palmas, cuanto menos, mereció el empate. El argumento más simple es que jugó mejor en la segunda parte y creó las ocasiones suficientes como para haber logrado al menos un gol e igualar el de Johansson en el minuto 58, sin embargo, el meta Bono, con tres paradas espectaculares, y otras más sencillas, demostró que en la portería también hay niveles.

Si frente al Espanyol la victoria (1-0) careció de significado por los múltiples condicionantes de un partidos de pretemporada, la derrota en La Línea de la Concepción ante el conjunto sevillano tampoco lo tiene. Pero lo que es común en ambos casos es que Las Palmas pinta bien. Para eso, entre otras cosas, sirven los periodos de preparación, para testar las sensaciones, probar métodos que pueden resultar útiles en el campeonato y detectar las carencias. Y ante un equipo de nombre, los de Pepe Mel dieron la cara.

Fueron inferiores en la primera parte, pero no sufrieron. Es lo que tiene un sistema con tres centrales sin estar todavía bien preparado: al ataque llegan menos jugadores, pero apenas le crean peligro. La UD, a unos ciento de metros del Peñón de Gibraltar, fue un roca liderada por un Raúl Navas inmenso que se unió al grupo el martes y en dos días ya ha dejado claro que es el nuevo líder de la zaga. Lo hizo todo bien. Rechazó todo lo que le llegó y también lo que previó que le iba a llegar.

Un central menos

En la segunda, ya con un central menos y con Sergio Ruiz al mando del juego, Las Palmas sólo cometió el error que le costó el único tanto del choque, de Valles, que calculó mal y cuando quiso reaccionar fue demasiado tarde. A partir de ahí, se lanzó a por el empate y gozó de tres oportunidades claras, de Ruiz, de Clau y de Lemos, pero Bono estaba de dulce.

Siguió su plan Pepe Mel y volvió a sacar dos onces distintos en cada parte, salvo Curbelo, el único que repitió. Los sistemas también fueron diferentes. El de inicio, al igual que contra el Espanyol, fue el 5-3-2, con Álex Suárez, Raúl Navas y Curbelo en el centro de la defensa; Ale Díez e Isaac en los carriles; Unai Veiga en el pivote; Maikel y Kirian en los interiores; y Ale García y Rafa Mujica, el goleador ante el cuadro perico, en la punta del ataque.

Lo mejor del primer cuarto de hora del choque, tedioso en el césped, se vivió en la grada, porque los Biris, el grupo de aficionados más animoso del Sevilla, llevaban 551 días sin poder juntarse para ver a su equipo en un estadio e hicieron notar sus ganas por volver a cantar. De alguna manera, el partido fue menos aburrido gracias a su presencia.

Mientras lo más interesante sucedía en el cemento del Municipal de La Línea, el cuadro de Julen Lopetegui despertó y lanzó su primer zarpazo: un cabezazo del central Rekik qué Álex Suárez evitó que acabara en gol sobre la línea (16'). Fue la oportunidad más clara de los primeros 45 minutos, en los que el Sevilla dominó de principio a fin, pero casi sin peligro. Sólo cuando aceleró consiguió superar alguna línea de la UD, siempre muy bien colocada y sin dejar espacios.

Los andaluces consiguieron tener una opción más dentro del área amarilla poco después de su primera amenaza, y porque Álex Suárez cometió un error en la línea de fondo y luego hizo penalti sobre Iván, al que arrolló en su afán por deshacer el entuerto. Con VAR, habría sido pena máxima para los isleños.

La única llegada de Las Palmas con peligro la protagonizó Maikel Mesa, cuyo desmarque al área vio perfectamente Álex Suárez. El central le puso el balón en el pie para que el tinerfeño controlara y lanzara una volea a la media vuelta, pero Dmitrovic, bien colocado en el primer palo, rechazó la pelota (25'). La últimas aproximaciones del primer periodo fueron del Sevilla, ambas culminadas con tiros lejanos, uno de Pedro Ortiz (38') y otro de Rakitic (44').

Cambio de dibujo

Tras el paso por el vestuario la UD cambió de nombres y de dibujo. Sólo repitió Curbelo, que formó en el centro de la defensa con Ferigra. Lemos y Cardona lo hicieron en los laterales; Fabio, Moleiro y Sergio Ruiz en el centro del campo; Peñaranda y Pejiño en las bandas; y Clau Mendes en la delantera. El partido cambiaría por dos cosas: porque el Sevilla marcó en el minuto 58 y porque luego Sergio Ruiz elevó el juego de Las Palmas tanto que el equipo mereció algún gol.

Johansson, que acababa de entrar al campo, se abrió hueco en la frontal del área y chutó mordido con la zurda. Aunque la pelota iba muy pegada al palo izquierdo de Valles, el sevillano tardó un mundo en lanzarse y pudo hacer mucho más por evitarlo. El gol, en definitiva, fue a cámara lenta, pero aceleró a la UD, que a partir de ese momento pasó a dominar el partido y a crear ocasiones.

Entre el 60' y el 71' tiró hasta tres veces a puerta, y convirtió en héroe al meta Bono. Primero sacó el brazo izquierdo para detener el disparo del cántabro desde la frontal que buscaba con rosca el palo largo; luego rechazó un tiro a bocajarro con la zurda de Clau, que venía de realizar un regate y un recorte tremendos para quedarse solo; y por último detuvo, esta vez con más comodidad, un chut de Pejiño desde fuera del área. Era el segundo del barbateño, siempre vertical.

El Sevilla también puso de su parte en la mejoría de la UD, porque dio un paso atrás desde el gol y comenzó a acusar un cansancio que su rival no acusó. Los cambios también le mermaron. Las Palmas siguió a lo suyo e inquietó con unas cuantas llegadas más. Alguna, bien trenzada: Peñaranda estuvo a punto de alcanzar un balón centrado por Pejiño, que a su vez lo había recibido de Lemos desde lejísimos (83').

Otras, a balón parado: Lemos remató de cabeza en el área pequeña tras un córner sacado por Aridai y Bono, con un vuelo espectacular lleno de reflejos, volvió a salvar a su equipo (89'). Incluso Ferigra tuvo una última oportunidad con un remate flojo en el tiempo añadido que también detuvo el marroquí. Al final, el equipo regresa a Marbella con una derrota, pero con un color especial.

Ficha técnica.-

(0): UD Las Palmas: Raúl Fernández; Ale Díez, Álex Suárez, Raúl Navas, Curbelo, Isaac; Unai Veiga, Maikel, Kirian; Rafa Mujica y Ale García. En la segunda parte jugaron: Valles; Lemos, Ferigra, Curbelo, Cardona; Fabio Moleiro, Sergio Ruiz; Pejiño, Clau y Peñaranda. También entró Aridai, por Clau.

(1): Sevilla FC: Dmitrovic; Jesús Navas, Juanmi, Rekik, Pablo Pérez; Óscar, Rakitic, Ortiz; Juanlu, Iván y Ocampos. También jugaron Bono, Sergi Gómez, Suso, Jordán, Munir, Pozo, Óliver, Idrissi, Carlos, José Ángel, Javi Díaz, Johansson y Aspar.

Goles: 0-1.- (58'): Johansson

Incidencias: segundo partido amistoso de la UD Las Palmas durante su estancia en la Península, disputado en el Estadio Municipal de La Línea de la Concepción ante unos 1.000 espectadores, la inmensa mayoría aficionados del Sevilla.

Compartir el artículo

stats