Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Maikel Mesa Centrocampista y nuevo capitán de la UD Las Palmas

Maikel Mesa: «Me ha llegado el momento de ser capitán; es un orgullo»

Maikel Mesa, en el hotel de concentración de la UD en Marbella.

Maikel Mesa, en el hotel de concentración de la UD en Marbella.

Maikel Mesa Piñero nació hace 30 años en San Cristóbal de La Laguna y es de la UD Las Palmas pese a ser tinerfeño. Esta temporada, además, asumirá un nuevo rol en el equipo amarillo: el de capitán. Superó muchos momentos difíciles desde que llegara en el verano de 2008 y ahora, por fin, disfruta de su liderazgo en el vestuario.

¿Hablo con el nuevo capitán de la UD Las Palmas?

Pues sí, eso es lo que me toca y siento orgullo. La verdad que estoy bastante contento con la responsabilidad que conlleva ser capitán. No sólo es salir en la foto, sino hacer que todo vaya bien y que haya una sintonía positiva.

¿Cómo se produce su acceso a la capitanía?

En mi primer año hubo un partido frente al Extremadura en el que me tocó ejercer de capitán. También por veteranía y seguramente por ejemplo también, porque la gente me tiene en consideración dentro del vestuario y me ha llegado el momento.

Además, Aythami Artiles le cedió el testigo públicamente y siempre habló bien de usted. Imagino que le enorgullece...

Pues sí, porque es un capitán lleve brazalete o no. Es una persona de vestuario que intenta que todo vaya bien. Que él considere que yo pueda coger su relevo me satisface enormemente.

¿Cuáles son sus sensaciones después de los dos primeros amistosos del stage en Marbella –victoria ante el Espanyol y derrota ante el Sevilla–?

Mejores de las esperadas. Cuando vimos los rivales a los que nos íbamos a enfrentar sabíamos que iba a ser muy complicado porque son de un nivel mayor que el nuestro, pero el equipo está compitiendo bien, tiene las ideas claras, que es importantísimo y nos está haciendo ver que haciendo las cosas bien no estamos tan lejos de cualquier equipo.

El entrenador quiere utilizar más esta temporada el sistema 5-3-2, por lo que ha dicho y ha probado hasta ahora. ¿Se ha adaptado el grupo a ese nuevo dibujo?

Sí, porque el fútbol está cambiando bastante y te adaptas mucho más rápido que antes. Hay muchísimos ejercicios en los entrenamientos que hacen que luego sea mecánico pasar de uno a otro durante los partidos. Evidentemente, hay que trabajarlo, porque no es un sistema tan común, pero yo creo que el equipo ha dado la cara en estos dos partidos y ha salido adelante con ambos.

«He currado mucho psicológicamente; no ser de la partida me llevaba a una frustración personal»

decoration

Con tres centrales el equipo apenas sufrió ni contra el Espanyol ni contra el Sevilla. ¿Cree que será la solución para que el equipo encaje menos goles?

Entiendo que con un sistema así guardas un poco más la zona defensiva, pero también es verdad que si realmente son tres centrales, y los carriles tiran, y los del medio vamos, pues también es ofensivo. Tenemos que buscar ese equilibrio. Es verdad que ayer -por el jueves, ante el Sevilla- en la primera parte cerramos bien pero luego nos faltó igual ir un poco más hacia adelante.

¿Qué tal se han integrado los nuevos –Ferigra, Veiga, Peñaranda, Pinchi y Raúl Navas–?

Pues fenomenal, qué le voy a decir. Le mentiría si le dijera lo contrario. Hay un grupo espectacular y lo llevo viendo desde que estoy aquí, pero parece que cada año sigue mejorando y es un espectáculo y un lujo estar aquí. El club también sabe a la gente nueva que trae, se ve. Es gente que quiere sumar, que quiere ir hacia adelante, que quiere en algunos casos reivindicarse, como Peñaranda. Todo es positivo, sinceramente.

En su caso, ¿considera que su mejor momento en la UD desde que llegó en 2018 fue la temporada pasada, sobre todo en el tramo final?

Sin duda. Me costó. Al principio parecía que todo iba rodado, luego cambiaron las cosas, luego tuve una operación –de espalda, en el verano de 2019–, no entraba en los planes, tuve que salir –al Albacete– e incluso volviendo me costó. Pero es verdad que acabé muy bien, siendo importante y demostrando el futbolista que soy. Creo que se está viendo en la pretemporada que tengo un peso en el equipo y la verdad que estoy muy contento. Tengo 30 años recién cumplidos pero para nada soy una persona cómoda y lo que quiero es seguir hacia adelante.

Le voy a preguntar algo que se pregunta mucha gente. ¿De qué juega Maikel Mesa? En qué posición se siente más cómodo?

Ahora que estamos jugando con un pivote y dos interiores en ambos sistemas, la posición que más me puede dar es la de interior, llegando arriba, pero siempre con trabajo. Esa es la posición que más me favorece.

¿Siente que todavía tiene algo que demostrar?

No. Al final cuando lo das todo puede salir bien o mal, pero no le puedo decir ‘tendría que haber hecho más en este momento’. No. Evidentemente no he estado bien en muchos momentos, pero quiero coger el final de la temporada pasada como base para seguir. Se dan muchos condicionantes. Hay un entrenador, una situación mental... He currado bastante, ya no sólo físicamente, que me mato, sino también psicológicamente. Hubo momento en los que el hecho de no ser de la partida me estaba lastrando y me llevaba a una frustración personal que seguramente hacía que no demostrara lo que llevaba dentro. He currado mucho en ese sentido y estoy feliz porque he cambiado bastante la cabeza.

¿Debería normalizarse en el fútbol el hecho de acudir a un psicólogo?

Por supuesto, porque no es fácil. Todos los que estamos aquí queremos jugar todos los partidos, hacerlo bien, demostrar y cuando algo no se da... Somos personas. Yo vivo solo, por ponerle un ejemplo, y cuando llego a mi casa estoy 20 horas dándole vueltas a lo que he hecho. Por eso la ayuda de personas que pueden hacer que veas las cosas de otra forma es muy importante. Le doy un valor importantísimo.

«Si Jesé tiene que marcar todos los goles y valen para ascender, los penaltis para él; es una tontería»

decoration

Desde su llegada se le vio como muy implicado con la UD y no sólo por su celebración de los goles señalando el escudo. ¿De dónde le viene?

Eres canario y al final cuáles son tus equipos: Las Palmas, Tenerife... Yo soy nacido en Tenerife y he estado en su cantera, pero siempre le guardas un cariño especial a los equipos canarios. He estado mucho tiempo fuera y el que un equipo canario me dejara ser profesional en mi casa tiene un valor enorme. Las Palmas apostó por mí y con ellos estoy a muerte. Es algo natural. El que te quiere y te apoya, qué menos que demostrarle tú lo mismo.

Eso no lo entienden muy bien algunas personas en Tenerife. ¿Han parado ya las amenazas?

Prefiero no darle mucho más bombo porque es lamentable. Hablaba Morata hace tres semanas de los que estaba sufriendo su familia y él y demás que no sé. Prefiero no darle muchas vuelto porque entiendo que es lo mejor.

O sea, que si Maikel Mesa marca en el Heliodoro lo celebrará de la misma manera de siempre.

Es que es eso, no es una excepción. Lo he hecho donde he marcado y si es en Tenerife tendré que hacerlo en Tenerife porque me nace, y si me toca en el Camp Nou cuando estemos en Primera, pues también lo haré.

¿Por qué cuesta tanto hablar de playoff o de ascenso? ¿Quizá por miedo a que si no lo consiguen se lo echen en cara?

No, porque simplemente porque lo que se consigue primero es la salvación. Si la consigues en enero seguramente tengas más posibilidades de estar arriba, pero ya ponerte antes de empezar la competición a decir ‘tengo que subir’... No, ya veremos. ¿Qué vamos intentar optar a lo máximo? Por supuesto, pero veo absurdo hablar de una cosa que está después de otra.

Por otro lado, si en la mente de la plantilla el objetivo es la permanencia, puede que aparezca un cierto conformismo porque tendrían más tiempo para conseguirla.

No, porque es lo que hablamos. Hay gente joven que quiere sumar y que quiere reivindicarse. Lo que queremos es que todo vaya muy bien y optar a lo máximo. Eso es ascender, pero sabiendo que lo primero es la salvación.

La última. ¿Si Jesé le pide tirar un penalti le dejará? Ya lo hizo una vez...

Bueno, el que decide es el míster. Hay una lista y espero seguir en ella. Si Jesé tiene que meter todos los goles y nos valen para ascender, el balón para Jesé. Pero bueno, es una tontería. Además, con él tengo una buena relación.

Compartir el artículo

stats