Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Raúl Navas Central de la UD Las Palmas

Raúl Navas: «Tenemos armas para entrar en los primeros seis puestos»

El sevillano Raúl Navas, nuevo central de la UD Las Palmas, en el hotel de concentración en Marbella. | | LP/DLP

El sevillano Raúl Navas, nuevo central de la UD Las Palmas, en el hotel de concentración en Marbella. | | LP/DLP

Suma ya dos partidos después de seis días en el equipo y ya es el nuevo líder de la defensa de la UD Las Palmas. A su 33 años, Raúl Navas acude al rescate para solucionar el problema de los goles encajados la temporada pasada. Lo llamó Pepe Mel, que buscaba también un central que tuviera buen manejo de balón. Y el sevillano no lo dudó. 

Lleva seis días en el equipo y ya ha jugado dos partidos. ¿Le ha dado tiempo de asimilar que está en la UD Las Palmas?

Sí, desde el primer minuto ya estaba asimilado. Cuando entras en un grupo tan joven, con gente con expectativas altas, te ilusiona y te genera un compromiso que esperemos se mantenga durante toda la temporada.

¿El hecho de que Pepe Mel le haya puesto nada más llegar, en los dos partidos, lo entiende como que el técnico quiere que usted sea el nuevo líder de la defensa?

Son partidos para preparar la temporada y yo creo que Pepe –Mel– lo que está buscando ahora es que todos tengamos minutos y que cojamos cargas para que todos estemos preparados.

¿Cómo se vio personalmente en esos partidos ante el Sevilla y el Espanyol? Pareció que llevaba toda la vida jugando en la UD Las Palmas...

Yo ya tengo una experiencia y eso ayuda. Me encontré bastante cómodo. Los compañeros también me lo pusieron fácil. Físicamente los minutos finales costaban, pero bueno, me sentí muy cómodo, muy arropado, y sentía el calor de los compañeros.

¿Esas dotes de liderazgo de dónde le vienen, de su carácter o de la experiencia adquirida en su dilatada carrera?

Es un poco todo. Tengo un carácter bastante tranquilo. Me gusta transmitir las cosas desde la positividad y creo que eso el compañero lo encaja bastante bien, incluso bastante mejor que el que te dice las cosas mal. Creo que eso es un punto a mi favor y los compañeros me respetan, al igual que yo los respeto a ellos. Eso refleja que hay un grupo sano y un grupo que asimila cuando un compañero le corrige una posición. Eso nos puede llevar a hacer cosas bonitas.

¿Le dijo el entrenador que le necesitaban para solucionar el problema de los goles encajados el curso pasado –53, uno menos que el que más–?

Sí. Cuando me llamó me comentó que la temporada pasada se recibieron muchos goles y que el equipo no quedó más arriba por eso. Al final, los goles no los encajan sólo los defensas o los porteros. Son los últimos, pero si desde arriba no se hace una buena presión, si no van 11 jugadores todos a una, es complicado. Las Palmas se caracteriza por hacer un juego alegre, de fútbol de toque y cuando no tienes el balón te impacientas y sales a zonas donde no tienes que salir. Si se corrige eso, el equipo encajará menos goles.

Insistió mucho durante su presentación en su capacidad para sacar el balón jugado desde atrás. ¿Es usted un central moderno?

El fútbol ha evolucionado. Ahora tenemos herramientas con el VAR también. A mí particularmente me gusta ese juego, me gusta arriesgar, el buen trato del balón. No me gusta rifar la pelota, pero sí que hay muchas situaciones en las que hay darle para adelante porque no queda otra.

Hasta hace no mucho jugaba en un equipo bandera de ese estilo de juego, la Real Sociedad. Luego pasó a Osasuna, que es todo lo contrario, y participó mucho menos. ¿Le costó?

Sí. No se jugaba tanto, pero al final tienes que adaptarte a lo que pide el entrenador. Igual yo no me adapté a esa circunstancia y quizá por eso jugué menos. Son etapas de tu vida que te sirven para aprender y ya está.

¿Ha notado mucho la diferencia de categoría entre Primera y Segunda –jugó la última media temporada en el Cartagena–?

Es diferente. En Primera la velocidad es mucho más alta. No te ha dado tiempo a levantar la cabeza y ya tienes al contrario al lado, aunque también es verdad que en Segunda te presionan desde arriba y es complicado salir. Quizá en Primera los equipos están un poco más replegados y te dejan salir hasta la mitad del campo. La Segunda es una categoría muy complicada. Puedes empezar bien y que eso no te marque el rumbo de la temporada. Hay que ser constantes, mirar siempre al siguiente partido y no más allá.

¿Cómo acaba Raúl Navas en la UD Las Palmas tras su paso por varios equipos de Primera –Eibar, Real u Osasuna–?

Llegué a Osasuna de Pamplona con expectativas de jugar. El míster –Jagoba Arrasate– es el que me llama expresamente. Es verdad que ellos traen un bloque de Segunda fuerte y ya confiaba en ellos. Los centrales –Aridane y David García– hacen un inicio de temporada magnífico y es complicado entrar. Yo tengo un juego bastante contrario a lo que él –el técnico– hacía y no hay que darle más vueltas. He aprendido de eso y ya sé que en un equipo que no trate el balón va a ser complicado que juegue. Por eso decidí cambiar al Cartagena. Luis Carrión tenía un juego muy parecido al que tenemos aquí en Las Palmas y aquí estoy.

Pero luego también demostró tener anticipación y muy buena colocación en los dos partidos que jugó.

Yo siempre me he caracterizado por estar bien posicionado. No soy un jugador rápido, pero sí inteligente para saber estar. Leo bastante bien las jugadas y esa es una de mis virtudes.

De los cinco fichajes que ha realizado la UD hasta el momento, usted fue el más comedido a la hora de hablar de playoff o de ascenso como objetivo. ¿Hablar de ello es crearse demasiada presión?

Yo creo que si hablas de ascenso, no es la presión que generes, porque nosotros nos presionamos bastante ya para estar en los puestos de arriba, pero creo que lo más fácil es hablar del siguiente partido porque en 42 jornadas pueden pasar muchas cosas. Puede haber lesiones, cambio de entrenador y todo puede ser muy diferente. Pero sí, yo veo un grupo bastante bueno, hay mucha velocidad en el juego y creo que tenemos armas para entrar en los primeros seis puestos. Hay que generar la ilusión esa de estar ahí metidos.

Ahora con usted y con Pejiño hay paridad entre sevillistas y béticos, representados por Pepe Mel y Álvaro Valles. En su primer entrenamiento el martes por la tarde, el propio entrenador le vaciló en ese sentido...

[se ríe] Bueno al final hay un dos a dos. Hay mucho cachondeo con eso entre nosotros. Nos gusta estar así picados. Forma parte del fútbol y eso es sano.

Compartir el artículo

stats