Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sadiku llega a una UD Las Palmas cada vez más al gusto de Pepe Mel

El delantero albanés se convierte en el nuevo referente arriba | El cuadro amarillo regresa del ‘stage’ de Marbella con la plantilla por completar con otro mediocentro y otro central

La expedición de la UD Las Palmas posa después del último entrenamiento en Marbella, donde permaneció durante nueve días, antes de regresar a Gran Canaria. | | LP/DLP

La expedición de la UD Las Palmas posa después del último entrenamiento en Marbella, donde permaneció durante nueve días, antes de regresar a Gran Canaria. | | LP/DLP

«Estoy intentando hacer el equipo a mi gusto, a lo que yo quiero tal y como yo veo el fútbol». La sentencia de Pepe Mel se produce minutos después del último entrenamiento de la UD Las Palmas en Marbella. En el rostro se le notan la satisfacción del que sabe que el buen trabajo ha dado ya sus primeros frutos y el cansancio del que lleva ocho días fuera de casa y quiere regresar cuanto antes. La frase del técnico no es de perogrullo, porque la pretemporada pasada casi no existió por los estragos de la pandemia. Pero ahora, con seis semanas de preparación, quiere dotar al equipo de un sello muy personal.

La segunda fase de la pretemporada llegó ayer a su fin con el regreso de la expedición a Gran Canaria desde tierras andaluzas, donde la UD completó hasta 10 entrenamientos y cuatro partidos, con resultados que hicieron justicia en su mayoría a lo reflejado en el campo: tres victorias, ante el Espanyol (1-0), el Wolverhampton (3-2) y el Cádiz (2-0); y una derrota, frente al Sevilla (0-1). En todos los encuentros el cuadro amarillo dejó buenas sensaciones.

«Hemos jugado contra cuatro rivales de mayor categoría en cuanto a división y nos ha salido todo bien. Lo que he visto me gusta. Ahora hay que darle continuidad y reforzar la idea», resume el preparador madrileño.

Último refuerzo.

Cinco de los seis fichajes se estrenaron. Sólo el último, Armando Sadiku, cuya llegada se hará oficial en los próximos días, no estuvo, pero ya está. Desde que la expedición llegara a Marbella el martes de la semana pasada el discurso del técnico y del presidente, presente hasta el penúltimo día, fue el mismo: faltaban por llegar un delantero centro, un mediocentro defensivo y un central. Y el atacante ya tiene nombre y apellido.

Armando Sadiku, albanés de 30 años, se desvinculó anteayer del Bolívar de La Paz, su último club, y cumplió con ello con el último requisito que le faltaba para convertirse en otra cara nueva. Llega con el aval de Luis Helguera, que es el que lo trae, y de los 13 goles que marcó con el Málaga CF en la temporada 2019-20 en 36 participaciones con los blanquiazules.

Sistemas.

Venga quien venga, tendrá que adaptarse a los que la UD Las Palmas ya ha avanzado en el periodo de preparación. Por ejemplo, en los sistemas. Mel pretende que su equipo sea capaz de jugar tanto con cinco defensas como con cuatro, es decir, con un 5-3-2 y un 4-3-3. Ambas versiones han dado resultado. Si bien con la primera el equipo se mostró más sólido en defensa, pero sin pegada arriba, con la segunda llegó mucho más al ataque y creó ocasiones con facilidad.

Solidez defensiva.

El gran reto del cuerpo técnico de cara a la temporada que comienza el 15 de agosto frente al Real Valladolid es que el equipo sea mucho más sólido para que no reciba los 53 goles que encajó el curso pasado. En ese sentido, el dibujo con tres centrales da la impresión que le puede ayudar, pero sobre todo Raúl Navas, que nada más sumarse al grupo jugó y pareció que llevaba año como amarillo.

En la experiencia del sevillano, de 33 años y con mucho recorrido en Primera División, radican muchas de las esperanzas del técnico para corregir el mayor defecto de su equipo. Junto a él Erick Ferigra cumplió a ratos, y aunque no tiene la jerarquía de Navas, puede compenetrarse bien con él por su fuerza y velocidad.

Movilidad.

Si por algo se caracterizó el juego de la UD durante los cuatro amistosos fue también por la movilidad de todos los jugadores, algo que Mel trabajó mucho durante los entrenamientos. Nadie está quieto. Así, por ejemplo, llegaron dos de los tres goles ante el Wolverhampton y los dos frente al Cádiz.

Regresos.

En ese sentido, resultó esperanzadora la vuelta de Enzo Loiodice tras más de siete meses sin jugar por culpa de una lesión y posterior operación de pubis. El francés debutó el lunes ante el Wolves y gobernó por completo el centro del campo, con pases en corto y en largo y un sentido del juego muy del gusto de Mel que le considera un fichaje.

El otro que volvió, en su caso tras más de dos años y tres meses de calvario como consecuencia de una grave lesión de rodilla mal recuperada, fue Raúl Fernández, que será el portero titular de la UD el curso que viene. El vasco no tuvo miedo. Lo superó. No tuvo ningún reparo en ir al choque e incluso superó en un mano a mano al espanyolista Wu Lei que evitó el empate perico en el tramo final.

Reparto de goles.

Mientras Sadiku llegaba, los seis goles de la UD en la pretemporada se los repartieron otros tantos futbolistas. Rafa Mujica –positivo por covid-19 y en cuarentena hasta el próximo miércoles en el hotel de Marbella; Sergio Ruiz, por su parte, también resultó contagiado y está aislado en Cantabria– marcó ante el Espanyol; Ale García, Peñaranda y Jesé frente al Wolverhampton; y Pejiño y Maikel contra el Cádiz. Por contra, sólo encajó tres.

«Las concentraciones en el fútbol se suelen hacer para crear un grupo. La convivencia fue magnífica. Ese era el objetivo de Marbella y no otro». Lo dice Mel, que ha vivido unas cuantas. Asegura tener ya un equipo titular con los futbolistas de los que dispone. Es pera todavía al mejor Jesé, que continúa con su puesta a punto todavía con secuelas del covid, y no quiere hablar más allá del partido contra el Valladolid, porque considera que referirse al playoff o al ascenso no tiene sentido.

«Mi impresión es que el equipo trabaja muy bien. Les veo trabajar y estoy tranquilo». Es la tranquilidad del que ve a su equipo parecerse a los que quiere.

Doble sesión, partido ante el ‘Sanfer’ y descanso

Tras el regreso de Marbella la plantilla de la UD Las Palmas entrenará hoy en una doble sesión en Barranco Seco. La primera de ellas tendrá lugar por la mañana (10.30 horas) y la segunda por la tarde (19.00), amabas a puerta cerrada. La preparación de los amarillos no para y sumarán su undécimo día de trabajo sin descanso. Mañana el equipo de Pepe Mel disputará un encuentro amistoso frente al San Fernando, recién ascendido a Segunda RFEF, en el Estadio de Gran Canaria (10.30), en el que será el sexto choque de preparación de los amarillos tras los disputados ante Las Palma Atlético, Espanyol, Sevilla, Wolverhampton y Cádiz. El sábado y el domingo los jugadores y el cuerpo técnico tendrán descanso. Entonces quedarán sólo dos semanas para el comienzo del campeonato, el 15 de agosto frente al Real Valladolid. Antes, la UD jugará dos amistosos más, el jueves 5 ante el Panadería Pulido San Mateo y el viernes 6 frente a la UD Tamaraceite. | P. F.

Compartir el artículo

stats