De Raúl Fernández a Moleiro. La UD se ha convertido en una destilería de esperanzas en este verano para la ilusión. El conjunto amarillo completa esta mañana su sexto ‘bolo’ -comenzó este período experimental con un partido ante Las Palmas Atlético- ante la UD San Fernando de Tino Déniz en el recinto de Siete Palmas y a puerta cerrada (10.30 horas).

Cuando restan algo más de dos semanas para alzar el telón liguero ante el recién descendido Valladolid, la UD se hace notar desde el equilibrio. La recuperación del portero Raúl Fernández -inactivo desde abril del 2019-, los centrales Ferigra y Navas, así como el gran momento de Enzo Loiodice, son algunos de los argumentos para apostar por el amarillo. El ‘Sanfer’ solo lleva unos días de trabajo tras conquistar ante el Tenisca su ascenso a la Segunda RFEF -firmó el capítulo más emotivo de su historia el pasado 27 de junio-.

Es la hora de soltar lastre. Mimbres como Aridai Cabrera no cuentan para el novelista. Una situación comprometida, al igual que el atacante Cristian Cedrés -que se recupera de su lesión de rodilla-. Además, el estratega madrileño deja acotar la presencia de canteranos. Reducir la presencia de futbolistas conforma el próximo desafío para un entrenador, que afronta su tercera pretemporada con la UD. Saúl Coco o Diego Guti han gozado de escaso protagonismo durante los amistosos.