Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El alta del zaguero y el pivote obliga a la UD Las Palmas a soltar lastre

Los dos próximo fichajes fuerzan las salidas de Aridai Cabrera y Cedrés, al que le resta un mes de baja médica | El plantel se queda con 24 fichas profesionales, a la espera de Viera

Adalberto Peñaranda celebra su tanto en el Grancanaria con Unai Vega, el pasado viernes, en la disputa del sexto amistoso de la pretemporada.

Adalberto Peñaranda celebra su tanto en el Grancanaria con Unai Vega, el pasado viernes, en la disputa del sexto amistoso de la pretemporada. Juan Castro

Una UD arrolladora sin fisuras del pasado. La vacuna contra la fragilidad defensiva. La herencia diabólica de los 53 goles recibidos en el curso 2020-21 sigue latente en los despachos. La pesadilla del síndrome de las ‘hermanitas de la caridad’ vale de estímulo. El Álamo del novelista Mel es una cuestión de estado. A los seis fichajes completados para la metamorfosis, cabe sumar la llegada de un pivote defensivo y un marcador central de forma urgente. El pivote Luismi Sánchez, del Elche, es el elegido por José Mel Pérez. Los cimientos del cambio. El chaleco antibalas precisa de un quinto central.

En la actualidad figuran Raúl Navas, Erick Ferigra, Eric Curbelo y Álex Suárez. La situación física de Saúl Coco, según el relato de Mel, obligan a la dirección deportiva a un último esfuerzo. Dos altas y dos bajas. Aridai Cabrera y Cristian Cedrés, lesionado de gravedad el pasado diciembre y ya en el tramo final de su recuperación, son los elegidos para soltar lastre. Se quedaría la UD con 24 fichas profesionales y el ‘21’ libre para Jonathan Viera. En el caso de Cedrés, ha perdido bastante musculatura por culpa del Covid. Le resta un mes de baja y es una incógnita su rendimiento a corto plazo.

Van seis refuerzos -Unai Veiga, Erick Ferigra, Peñaranda, Raúl Navas, Óscar Pinchi y Armando Sadiku que llega esta tarde a Gran Canaria (16.55 horas)- y diez salidas - Javi Castellano, Dani Castellano, Aythami Artiles, Sergio Araujo, Álex Domínguez, Edu Espiau, Ismael Athuman, Jonathan Silva, Tomás Cardona, Christian Rivera y Rober González. Han transcurrido 57 días desde el anuncio del presidente Miguel Ángel Ramírez -el 5 de junio- de las nuevas señas de identidad. Con más de 5.000 abonados, la UD se construye desde la defensa y ha sido capaz de tumbar en este verano de probetas al Espanyol, Wolves y Cádiz. Tres triunfos de solera, a los que cabe sumar exhibiciones ante Las Palmas Atlético y el San Fernando.

Videollamadas a Ruiz y Mujica

Con las dos últimas incorporaciones, la UD realizaría ocho contrataciones en esta ventana del mercado veraniego. En 2020 fueron ocho -Sergio Ruiz, Rober, Pejiño, Enzo, Óscar Clemente, Ale Díez, Jonathan Silva, Pietro Iemmello- por las tres de 2019 -Narváez, Drolé y Jonathan Viera-. En 2018, en el ciclo de Toni Otero, con el segundo mayor tope salarial, llegaron 17 jugadores -Raúl Fernández, Álvaro Lemos, De la Bella, Juan Cala, Timor, Ruiz de Galarreta, Maikel Mesa, Rubén Castro, Rafa Mir, Fidel, Blum, Nauzet, Mantovani, Deivid, Pekhart, Sacko y Rivera-. De ese delirio, quedan tres supervivientes en el grupo de Mel.

Con Raúl Fernández como meta titular, la resurección del arquero vasco conforma la mejor noticia de la pretemporada. Tras un calvario con tres operaciones, su último partido oficial se remonta al 14 de abril del 2019. Álvaro Lemos, Raúl Navas, Ferigra y Benito Ramírez conformarían la retaguardia. Enzo Loiodice, Sergio Ruiz, Maikel Mesa, Pejiño y Peñaranda conforman la sala de máquinas y el ataque. En relación al arquitecto cántabro, sigue en El Astillero en cuarententa. En caso de no llegar a tiempo para el estreno liguero -no regresará a la Isla hasta no dar negativo-, su puesto podría ser ocupado por Veiga o la sensación de la factoría: Moleiro.

Jesé Rodríguez y Sadiku son los pistoleros. Rafa Mujica, en similar escenario que el de Sergio Ruiz, permanece confinado en Marbella. Ale García es otra de las variantes en el frente ofensivo, pero fue baja por unas molestias en el último ‘bolo’ ante el ‘Sanfer’.

Dos altas, dos bajas -Aridai y Cedrés- y un cierre de mercado fijado para el 31 de agosto. El domingo 15 de este mes llega el estreno ante el Real Valladolid en el Gran Canaria (21.00 horas). La UD de las 24 fichas va tomando cuerpo. Rigor y cemento. Defender como leones para olvidar la masacre de las 53 ‘hermanitas’ de la Caridad. «Hay que formar una plantilla, no tener un once», advierte el novelista. A catorce días del estreno, la obsesión pasa por construir El Álamo.

Compartir el artículo

stats