Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Pucela regresa seis años y dos meses después al Gran Canaria

La UD eliminó a los violetas en el playoff (2015) con Ángel y Momo en el plantel | Jesé vio el partido en el palco y Raúl, suplente con los de Rubi

Asdrúbal festeja el pase a la final del playoff tras eliminar al Valladolid. | | QUIQUE CURBELO

El último UD-Valladolid tuvo de todo. Asdrúbal, una bandera agitada al son de Naciente, Jesús Rueda a puerta y el Araujo más desacertado que se recuerde aquel junio de 2015. La figura imponente de Javi Varas, que luego ficharía por el club amarillo, y a la final del playoff de ascenso a Primera con el piloto automático (0-0).

Jesé Rodríguez en el palco -como estrella del Madrid-, Ángel López de lateral zurdo implacable y Momo alentando a los corsarios de Paco Herrera desde la banda. Valió el (1-1) de la ida en José Zorrilla. Para elevar el número de ingredientes, en el banquillo violeta de Rubi, el meta Raúl Fernández -que el domingo regresa a la competición tras su grave lesión en abril de 2019-. El portero amarillo luego recalaría en el CD Mirandés, Levante y sería fichado por Toni Otero en julio de 2018.

El desacierto de Araujo, que malogró un penalti con el centrocampista Rueda bajo palos tras forzar Asdrúbal la roja de Varas, fue otra de las notas de relieve. Mandó el cuero a los nubes y pidió perdón. Nueve intervenciones de mérito de Varas y un Viera sublime. Roque Mesa, el cerebro del Valladolid este domingo, estuvo aquel 13 de junio como embajador de un sello de furia. La semilla del mágico 21-J. La UD formó con Raúl Lizoain, David Simón, David García, Aythami Artiles, Ángel López, Roque Mesa, Culio, Javi Castellano, Hernán Santana, Jonathan Viera y Sergio Araujo. En la segunda parte, entraron Vicente Gómez, Asdrúbal Padrón y Valerón.

2.255 días después, UD y Valladolid se vuelven a ver las caras en Siete Palmas. Se alza el telón del fútbol post-pandémico con cinco supervivientes de aquel (0-0). Ángel López es técnico asistente de José Mel Pérez y Jerónimo Figueroa Momo integra la nómina de colaboradores del novelista. Las consignas prodigiosas del alfil de oro. Raúl Fernández recupera la fe tras su peregrinaje por el infierno, mientras que Jesé ya no gobierna en el Bernabéu. Es el icono de la nueva UD que lucha por el ascenso. Es el ‘10’ amarillo tras heredar la matrícula del bendito Araujo.

El quinto elemento es Roque ‘Table’. Pisa Siete Palmas por segunda ocasión sin la piel amarilla. La anterior fue con el Sevilla en 2018 y se llevó la victoria en el adiós de Viera. 2.255 días después, un UD-Valladolid para el deleite.

Compartir el artículo

stats