Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La UD perfecciona su sistema de cara a mañana en Girona

Mel apunta a la medular: «Hay que ser más efectivos con los interiores», aunque se muestra «contento» con los conceptos definidos en el 4-3-3 y con la opción del 5-3-2

Erick Ferigra -izqda.- pugna por un balón con Maikel Mesa durante el entrenamiento amarillo celebrado ayer en la Ciudad Deportiva de Barranco Seco. La Provincia

El laboratorio de José Mel Pérez está dando resultados según su propia evaluación. Satisfecho con el juego desplegado ante el Real Valladolid el domingo pasado, en el que cosechó un empate contra uno de los equipos llamados a pelear por la zona alta de la clasificación, al estratega madrileño solo le falta por pulir pequeños matices de su sistema competitivo para medirse ante el Girona.

Durante la pretemporada amarilla, y en especial en al estadía del conjunto insular en el Marbella Center, el técnico de la UD dispuso de dos sistemas bien claros que quiso afianzar durante la preparación veraniega. Tres mitades claras en las que empleó un dibujo con cinco defensas, actuando con dos carrileros, tres centrocampistas y dos delanteros en los que uno de la pareja ofensiva bajaba a la zona media a recibir el balón para enganchar la oleada sobre la portería contaria. Normalmente esta pieza fue el ariete venezolano Adalberto Peñaranda, que en el último mes ha jugado más escorado como extremo.

Moleiro y Enzo ganan enteros para variar el centro del campo que actuó ante el Valladolid

decoration

Mañana, en el choque frente al Girona de Míchel, (18.30 horas, Movistar LaLiga 3) renovado con un sistema que abandonó el clásico dibujo de carrileros instaurado desde la época reciente de Pablo Machín (2018-19) y que continuaron otros técnicos como Eusebio Sacristán, Martí, o Francisco la última temporada.

Abandonado el 5-3-2 referente de la escuadra de Montilivi, la misma táctica que consiguió endosarle un 6-0 a la UD en enero de 2018, ahora Mel puede sentirse más cómodo continuado su esquema de cuatro defensas sin tener que valorar la entrada de carrileros «de inicio», como confirmó ayer en la rueda de prensa previa al choque.

De esta forma, y visto el rendimiento del once empleado de inicio el pasado domingo ante el conjunto pucelano, la zona media es el área que más dudas le trae de cabezas al entrenador amarillo. «Hay que ser más efectivos con los interiores», matizó el técnico en referencia a su tridente con el que estrenó LaLiga formado por Sergio Ruiz, Kirian y Maikel Mesa.

Variante fructífera

La pasada temporada, uno de los déficits de los que se aquejó Mel era de no tener un plan B solvente. Cambió el dibujo en innumerables ocasiones a lo largo de la temporada, sorteando también la carga de lesionados con las que tuvo que lidiar, pero el 4-1-4-1, permuado en 4-3-3 en defensa fue el esquema imperante durante la campaña. Ahora, y tras confirmar las sensaciones positivas en verano, el técnico cuenta con el 5-3-2 en su chistera «para despistar al rival».

La ausencia de Benito abre el debate entre Sergi Cardona, Ale Díez o Curbelo a pierna cambiada

decoration

Lo empleó a partir del minuto 72 frente al Valladolid dando entrada a Eric Curbelo en la línea de tres centrales, conjugándose con Raúl Navas y Erick Ferigra, dejándo libres a Benito y Álvaro Lemos por las autopistas de sus carriles. La decisión Mel la argumentó porque: «Teníamos a gente por fuera y la mejor forma de no correr riesgos era utilizar el mismo sistema que el Valladolid». Veinte minutos de aguante, a pesar incluso de la expulsión directa de Benito Ramírez en el último suspiro del duelo.Por ende, la táctica que maneja el estratega madrileño para medirse a otro de los miuras de la categoría, con la trayectoria en la espalda de haber caído eliminado en la final del Playoff por el ascenso en las dos últimas temporadas y con una artillería temible en la punta de ataque formada por Sylla –vendido al Alavés–, Nahuel Bustos y Christian Stuani –goleadores ambos en el estreno liguero ante el SD Amorebieta (2-0)–, pasa por afianzar su táctica preferida y mantener latente la opción de mutar al esqueleto sostenido con los tres centrales y dos carrileros.Eso teniendo en cuenta que Benito Ramírez no podrá estar convocado en Montilivi por su expulsión el domingo pasado, por lo que los pretendientes a ocupar la zona lateral pasan desde el lateral zurdo puro Sergi Cardona, o adaptar tanto a Eric Curbelo como a Ale Díez en la parcela zurda.El lateral diestro ya se ha desempeñado en esta posición la pasada temporada como parche de Dani Castellano como de Jonathan Silva en dos ocasiones –empates ante el Fuenlabrada (3-3) y Zaragoza (2-2) en la jornada 2 y 3–. Mientras que Curbelo lo ha hecho ocasionalmente en minutos descontados.Por tanto, es en la zona media donde se le presentan las dudas a Mel y que tendrá que aclarar con la almohada esta noche antes de saltar al campo maldito de Montilivi para romper la racha negativa de no salir victorioso desde noviembre de 2014. En la medular, Enzo Loiodice y Alberto Moleiro pujan por entrar de inicio ante el conjunto catalán y sustituir a Kirian o a Maikel Mesa, dos de los jugadores que no estuvieron tan lúcidos ante el Valladolid la pasada jornada en casa.

Compartir el artículo

stats