Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El beso del nuevo Jesé

El delantero, con dos goles en 133 minutos, iguala su marca de tantos en la pasada campaña (en 1.174’) | Con el brazalete, recupera la versión galáctica y acaba ovacionado

Jesé Rodríguez lanza un beso a la cámara en la celebración del 1-0 de penalti, ante la desolación del meta Fernández. | | ANDRÉS CRUZ

Mel lo ha vuelto a lograr. Esta UD camaleónica es indescifrable. Los monarcas del engaño. Valladolid, Huesca y Girona no han logrado metabolizar las coordenadas tácticas de Las Palmas en un inicio alentador. El técnico madrileño implantó el rigor defensivo con un Ferigra sin límites desde los primeros capítulos en Marbella. Y Peñaranda disfruta de su renacer. 27-A, la fecha de la presentación del candidato.

El beso de Jey-M. Ovación y dos dianas en 133 minutos de un inicio de curso alentador recuperan al Jesé galáctico. La misma cosecha realizadora que en los 1.174’ de los 16 duelos de la pasada campaña. No es casualidad. Jesé Rodríguez decide y resuelve partidos como lo hacía en el Madrid. Del Bernabéu al Gran Canaria. Ahora sí.

El nueve de la UD sumó ayer su primera titularidad de la campaña y alcanzó la hora de encuentro -ante el Valladolid y Girona saltó como revulsivo en el segundo tiempo- como su techo de minutos. Provocó el penalti, en una acción de picardía, tras ser derribado por Mikel Rico en el corazón del área. Robo de balón, anticipación y sangre fría. El viejo y nuevo fútbol. Potencia y arista callejera.

Engañó a Andrés Fernández con un tiro suave al lado derecho del arco de Naciente. Con Peñaranda y Pejiño en los costados, la partitura del novelista Mel funcionó a la perfección. Maniató al mecano millonario Ambriz. Directos a la garganta del rival. Adiós al control estéril del pulso.

Solo un 34% de posesión para sepultar el ‘ciclo setienista’, la UD firmó un inicio escandaloso. Jesé, alma libre en el frente ofensivo, presionó como un lobo salvaje. Los primeros 35 minutos fueron sublimes, evocando al fútbol de vértigo de Jémez en la 2010-11 desde el trabajo defensivo como bandera. La presencia de Viera fue mágica. El líder espiritual del galón de caviar inició una tarde mágica con su coherencia. Un discurso sin fisuras al alma del fiel.

De la guagua al delirio

Los registros de Mel. La UD más camaleónica de la historia. En la primera jornada, el cuadro amarillo comenzó con una línea de cuatro defensas y acabó con cinco en el empate de oro ante el Valladolid. Para sorprender al Girona, baile de fichas -con cinco novedades- y un rival desconcertado. En Montilivi, Mel puso la guagua con cinco jugadores de corte defensivo de inicio y acabó con una línea de cuatro. Ayer, tercer partido y un nuevo giro de guion. Es la UD de la presión sanguinaria. Robar y salir como un lince hacia el arco de Andrés Fernández. Sergio Ruiz, Moleiro y Enzo Loiodice conforman el sostén. Marqueses en la medular. Todo lo que pasa por Ruiz termina transformándose en arte. Es el otro Viera. Con una labor más de contención, amarró el nervio de Mikel Rico y Mosquera.

Acabó con molestias en un tobillo y lideró la sinfonía de pólvora con Peñaranda y un Pejiño sobresaliente

decoration

La afición amarilla vibró a lo grande, atónita ante un fútbol eléctrico, igual que en el inicio de la 2010-11 y que catapultó a los amarillos hacia el liderato con Viera, Guayre, Vitolo o Javi Guerrero.

Al agitar el banquillo, la UD perdió registro incisivo pero el esfuerzo de Sadiku bien vale de metáfora. Acoso del Huesca y un serial de paradones del inmortal Raúl Fernández. Lo del meta vasco es la fiel estampa de la superación. A pesar de que alguno ya le había jubilado, sus paradas fueron capitales para mantener a la UD bajo respiración asistida. Deja atrás un calvario de quirófanos y lesiones. Reflejos que valen puntos, igual que la velocidad de Pejiño.

En este cóctel letal, Ferigra late inexpugnable. Una garantía de resistencia medieval. Conoce la fórmula de la caja fuerte. Sostuvo a la UD con una exhibición de prestaciones físicas, como ya sucediese ante el Valladolid. Pero es que ante el Girona evitó el tanto de Stuani de forma milagrosa.

Raúl Navas dispara las credenciales de un sello que mira al playoff de forma descarada. 27-A, el nacimiento del gran candidato hacia la cima. Mimbres y Viera. Jesé y nueva versión del galáctico que bajó a los infiernos. Señalado por la prensa rosa, el beso de ‘JR-10’ es un beso al escudo. Un guiño a una segunda oportunidad. Caer y levantarse. Como Raúl Fernández y la lección táctica del camaleónica José Mel Pérez. El novelista que duerme en el Roque Nublo. El padre deportivo de Pedri se apunta otro milagro: rescatar a ‘JR-10’.

Compartir el artículo

stats