Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jugar en el desierto de Arizona

El picor de garganta de Ambriz y la presión atmosférica de Pacheta se suman a las críticas de Busquets, Trigueros, Sampedro y Vázquez al clima de la Isla en los últimos tres años

José Mel Pérez dialoga con Ambriz, preparador del Huesca, antes del inicio del pulso de la tercera jornada de LaLiga. | | ANDRÉS CRUZ

De la somnolencia de Sergi Busquets a la garganta de Ignacio Ambriz. La lluvia de dardos dialécticos a Mordor -como bautizó el técnico de la UD José Mel Pérez a esta Isla de forma irónica ante la avalancha de menciones meteorológicas- conforman un serial. Se ha puesto de moda. Capitanes como el del Barça y la selección hicieron mención al «peaje» de desplazarse al Aeropuerto de Gran Canaria en el último ciclo de la UD en Primera (2018). Trigueros también se sumó hace tres años. Pero en las últimas dos semanas se ha acrecentado con la oratoria de Pacheta y Ambriz. Los dos se disculparon.

Los azotes de los rivales en los últimos tres años y cinco meses ha enfurecido a los fieles amarillos en las redes sociales. Son 1.249 días mirando al cielo y revisando la probeta del disparate. Apuntes incendiarios que han sido repelidos por Mel, el guardián del Roque Nublo. «El clima aquí es excepcional. Nunca escuché en Tenerife o Gran Canaria hablar de los cambios de temperatura en Huesca cuando juegas bajo cero. Hablar de eso es una tontería. No hay que darle importancia. Podríamos hacer una votación para cambiar el nombre a la Isla: Mordor o Marte Arena”.

Las alusiones al ‘infierno de una hora menos’ se han reproducido de forma significativa en este inicio de la competición. Catorce días, dos pitadas del recinto de Siete Palmas y dos rectificaciones. Las peñas reclaman una nota pública de queja de la entidad amarilla.

En el caso de Ambriz, fue silbado de forma insistente el pasado viernes desde el primer segundo. Fue el último en salir al césped. Apareció su rostro en el videomarcador y explotó su pesadilla. Fue barrido del ‘verde’ con veinte minutos sublimes de la UD. En la rueda de prensa posterior, pidió perdón a «al club y a la ciudad» y no aceptó preguntas del culebrón.

Valverde encendió la mecha

La incomodidad de viajar a las Islas lo sacó de un cajón macabro Ernesto Valverde como máximo responsable técnico del FC Barcelona en 2018. No pasó del empate ante la UD (1-1) en el Gran Canaria.«Es un viaje muy largo». Luego llegó el capitán Busquets para elevar la temperatura: «Jugamos el jueves y nos pegamos un viaje increíble. Llegamos a las cinco de la mañana y entrenamos casi sin descansar», dijo el internacional tras batir al cuadro de Simeone.

El mal de una hora menos. El pecado de la insularidad. Husos horarios, humedad, termómetros, aires tropicales...Y el lamento de Trigueros (2018). Para el capitán del Villarreal, jugar con otro huso horario resultaba devastador.

«Es un viaje raro, con varias horas de avión, a las que estamos acostumbrados en Europa, pero no en LaLiga. Además tienen una hora menos». A los pocos minutos de concluir su intervención ante los medios, se disculpó a su manera. «A ver, para todos los sensibles y oportunistas. He dicho lo que es. A partir de ahí, si hace falta viajar veinte veces a Canarias se viaja, no pasa nada. Encantado de jugar allí». La UD, con uno de sus peores expedientes, bajó con Jémez. Los pecados de la ‘era Emenike’.

Biorritmos ‘aplatanados’

El ‘mal de los viajes locos’ se trasladó a la categoría de plata y se sumaron al vagón de las desconsideraciones dos viejos conocidos. Fernando Vázquez, que dirigió a la UD Las Palmas cuarenta partidos, y César Luis Sampedro, cuatro duelos en el banquillo del Tenerife, elevaron la polémica.

«Te aplatana por la presión ambiental (...) Le tengo miedo a esa circunstancia», valoró Vázquez. «Venimos de un cambio de horario; lo que a todos nos supone algo nuevo. El día siguiente o los dos siguientes cambia todo, los biorritmos...Te toca competir con una hora menos. Es distinto. Yo estuve viviendo en Tenerife y notaba las diferencias cuando salías a la calle (...) No sé cómo explicarlo, pero es diferente vivir en las Islas por el horario y la temperatura que cambia de la máxima a la mínima muy rápido», aseveró Sampedro.

Vicente Moreno, ahora técnico del RCD Espanyol, también hizo mención al desconcierto de jugar en las Islas. “No sé si a vosotros cuando vais os pasa, pero si os pasa imagínate a los que están dentro del terreno de juego. Tengo la experiencia como jugador, me resultaba una dificultad viajar y jugar allí. Lo comentabas... Tenías la sensación de estar empanado».

Pacheta recurrió a la «presión atmosférica», una elocución que sorprendió al entorno de la UD por su experiencia. Luego lo aclaró: «No quería ofender a nadie». A Ambriz le picó la garganta. Acorrolado por la grada, zanjó el asunto: «Quiero pedir una disculpa a la UD y a la ciudad.No quise faltar el respeto». El siguiente visitante es el Ibiza de Carcedo, exjugador de Las Palmas. Se admiten apuestas.

Compartir el artículo

stats