Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Viera-Moleiro, dupla a la vista

Alinear al mediapunta y capitán de la UD con la perla, el nuevo reto de Mel | El tinerfeño agitó el duelo ante el Ibiza y debutó como goleador | Pedri, el último gran socio del ‘21’

Viera -izquierda- y Moleiro -a su lado- se hidratan antes del inicio del entreno del pasado martes. Detrás, Maikel.  | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Viera -izquierda- y Moleiro -a su lado- se hidratan antes del inicio del entreno del pasado martes. Detrás, Maikel. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

Siameses del talento. El punto de frustración ante la UD Ibiza, en el primer capítulo del cuarto periplo de Jonathan Viera Ramos de amarillo, dejó un escenario paradójico. Los mejores minutos de la legión amarilla llegaron con el desparpajo de Alberto Moleiro, que en el minuto 66 de la quinta jornada entró al rectángulo de Siete Palmas por el genio de La Feria. A los 120 segundos de pisar el verde, el tinerfeño se estrenó como realizador en su cuarto duelo de profesional. ‘JV-21’, enojado en el banquillo, pasó del cabreo al éxtasis. No coincidieron en el rectángulo de juego. El lunes, en El Plantío, la UD del Ferrari retoma la competición ante el Burgos (20.00 horas).

Se atisba una nueva sociedad. En busca de potenciar el ecosistema del bendito Viera, la próximo misión de José Mel Pérez es la de alinear al estandarte con el novel. Moleiro debutó ante el Real Valladolid (26’) y fue titular ante el Girona y SD Huesca. Causó baja en el naufragio de Anduva al estar citado con la selección nacional juvenil de Santi Denia. El pasado sábado ante la formación de Juan Carlos Carcedo, Nuke Mfulu ejerció de sostén físico. Fue de más a menos. De los sudores a la suficiencia. Alineado en horizontal con el congolés, Viera quedaba liberado con la clara intención de conectar con el tridente del novelista -Pejiño, Jesé Rodríguez y Peñaranda-.

La eficiente actuación del artista de La Feria -encadenaba 130 días sin jugar un duelo oficial- chocó frontalmente con la falta de dinamismo de las tres balas. Peñaranda, Jesé y Pejiño cayeron en la trampa de Carcedo. Embotellamiento. Sin socios, Viera retrasó su posición y conectó con Sergio Ruiz (que se fue lesionado en el 56’). Lluvia de pases horizontales. Apenas se le ofrecieron en situación de ventaja. Solo el extremo gaditano interpretó el don del ‘21’.

De la doble ‘V’ al infante

Mel reconoció abiertamente el rol que lucirá el tinerfeño Moleiro -cumple 18 años el 30 de septiembre-. «Va a ser decisivo en esta temporada». Sin cuestionar el empaque y la huella emocional del ‘Messi canario’, el eslogan de este nuevo ciclo es ‘Viera y diez más’. Se antoja crucial hacerle un hueco, buscar un metro cuadrado, para el duende Moleiro. Que en esta franja de la competición está tocado por una varita mágica.

El debut de Viera elevó la posesión (hasta un 59,5% por el dato de 35,9% del penúltimo duelo en el Gran Canaria ante la SD Huesca) y se completaron trece remates -siete a la portería de Germán-. Faltó precisión. La misma que tumbó a la formación de Ambriz: dos tantos de Jesé (de penalti) y Pejiño en los tres primeros lanzamientos.

¿Son compatibles Viera y Moleiro? El apego a la pelota elude cualquier atisbo de duda. El análisis de las históricos socios del mediapunta del barrio de La Feria sepulta el debate. En el estreno de profesional, campaña 2010-11 y con Paco Jémez, el atacante contaba con un escudero exquisito como Víctor Machín ‘Vitolo’ -con el que ya deleitó en la cadena del Árbol Bonito, Cadete, Juvenil de la UD y Las Palmas Atlético en la categoría de bronce a las órdenes de Víctor Afonso-. La grave lesión de rodilla del ahora atacante del Getafe, forzó a Viera combinar con Antonio Guayre y Javi Guerrero. Acabó ese curso liguero con seis dianas.

En la siguiente 2011-12, hizo nueve goles y patentó una nueva sociedad de fantasía con David González. Dos genios. Hablan el mismo idioma del caño y el sombrero eterno. «Nunca he visto un jugador con ese talento y técnica», aseveró hace unos años el ‘21’ de la UD en relación al Moco, que sigue apurando su carrera en las filas del Tamaraceite en la 2ª RFEF.

Con la venta de Romario al Valencia y su paso por el Standard de Lieja belga, en diciembre de 2014 inició su segundo ciclo. Roque Mesa y Juan Carlos Valerón fueron los socios preferenciales, así como Nauzet Alemán. Logró seis dianas en 17 partidos y selló el billete hacia la Primera División.

Producto Setién

En el universo ‘setienista’, Viera se fabricó una constelación de magia en torno a Roque Mesa, Vicente Gómez, Tana y la contundencia de Willian José (nueve dianas). Esa primera campaña en el jardín de Messi, el ‘21’ alcanzó su cifra récord de tantos en un curso: diez. Juego posicional y combinativo. El artista más reconocido por la grada del Gran Canaria en este siglo, alcanzó la excelencia en marzo del 2016 en el Bernabéu (3-3). En aquel frente ofensivo, la UD formó con Prince, Jesé, Viera, Tana, Vicente y Roque Mesa. Línea de cuatro defensas -Simón, Bigas, Mauricio Lemos y Dani Castellano- y ni rastro del pivote defensivo. En la 2017-18, antes de ser traspasado al Beijing, regresó Vitolo y también figuraban Alen Halilovic y Aquilani en la zona de creación.

Cuando nadie lo esperaba, en septiembre del 2019, una lesión alzó el telón del tercer ciclo de Viera en la UD. En trece partidos, logró diez tantos en una partitura de Mel con Pedro González ‘Pedri’, Ruiz de Galarreta, Narváez, Benito, Fabio y Kirian Rodríguez.

En el ciclo 4.0 de ‘JV-21’, late un tridente a kilómetros del poeta. Con Jesé, con el que ya maravilló en 2017, se vieron combinaciones elegantes. «Está aún en pretemporada, debemos tener paciencia», reiteró Mel sobre Romario. Para acortar los plazos y para pulir la segunda victoria, emerge una dupla barroca: Viera-Moleiro. Se disparan las conjeturas y similitudes con la conexión con el infante de Tegueste. El ‘21’ y Pedri alcanzaron fotogramas sublimes.Solo Mel puede resolver el enigma. El director deportivo Luis Helguera se sumó al debate. «Queremos una UD reconocible». Talento, agresividad y dos socios que hablan el mismo dialecto. Ferigreses de la fantasía.

Compartir el artículo

stats