Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Sergio Ruiz, baja para Burgos; Mel, en busca del nuevo orden

Los dolores en el tobillo del cántabro no remiten, por lo que guardará reposo para estar listo ante la Ponferradina | Loiodice, el preferido del técnico para suplir al cerebro de Las Palmas

Enzo Loiodice –peto blanco– y Alberto Moleiro, en acción durante el entrenamiento del miércoles en Barranco Seco. | | LP/DLP

Sergio Ruiz no llega a tiempo. Se probó varias veces durante la semana, pero sus dolores en el tobillo no remitieron tan rápido como creía. Por ello guardará reposo y no jugará pasado mañana (20.00 horas, Movistar LaLiga 1) frente al Burgos CF en El Plantío. Su objetivo más inmediato: recuperarse por completo para estar listo frente a la SD Ponferradina el sábado que viene.

La ausencia de uno de los titulares indiscutibles obliga a Pepe Mel a establecer un nuevo orden en el centro del campo para tratar de olvidar la derrota de Anduva ante el Mirandés (4-2) y el empate frente al Ibiza (1-1). El técnico tiene un favorito, Enzo Loiodice, si bien es consciente que sustituir al jugador que considera su extensión en el campo sin que se note su ausencia es una misión casi imposible.

El entrenador piensa en un cambio de planteamiento para encajar lo mejor posible a Viera

decoration

El cántabro recibió una patada en el pie derecho al poco de comenzar la segunda parte del choque del fin de semana pasado contra el cuadro ibicenco y, pese a que intentó seguir en el terreno de juego, tuvo que ser sustituido por el fuerte dolor que sentía en la zona.

Horas después del encuentro y los días posteriores, ya en frío, el jugador tenía hinchada la articulación. Por ese motivo no se ejercitó el martes –primer entrenamiento de la semana con todos juntos–. El objetivo era que se sumara al grupo el miércoles, sin embargo, tanto el jugador como los recuperadores de la UD prefirieron esperar un para de días más, toda vez que el jueves no había entreno.

Sin riesgos

Ayer era el día fijado para la prueba definitiva de Sergio Ruiz, pero no la pasó. De hecho, un día antes, pese a que era jornada de descanso, se testó y el resultado fue negativo: aún sentía dolor y quedó descartada su presencia en Burgos.

Hay una máxima para Pepe Mel después de que Raúl Navas jugara en Miranda de Ebro sin estar al 100%, no completara una buena actuación como consecuencia de ella y encima tuviera que perderse –de momento– dos partidos: si un jugador está tocado o no está en plenitud de condiciones, no juega. Riesgo cero porque la plantilla es amplia y no hay necesidad de forzar.

Ahora el técnico debe plantear un nuevo orden en el centro del campo. Desde principios de semana ya pensaba en un cambio de planteamiento con el objetivo de recuperar las buenas sensaciones generales que dejó el equipo en la tres primera jornadas. Pero también para encajar a Jonathan Viera, que en su redebut como amarillo ante el Ibiza actuó como interior, por detrás de Pejiño, Peñaranda y Jesé.

La idea del madrileño es cambiar el dibujo a un 4-2-3-1 para que el de La Feria tenga más jugadores con los que asociarse por el medio y que le vigilen las espalda. El propio Mel explicó tras el choque ante los baleares que el ‘21’ necesita gente que le arrope porque no está en su mejor condición física después de más de tres meses de inactividad.

Por eso el cambio que pretende hacer es incluir a Alberto Moleiro, el mejor del choque pasado, con gol incluido, en sustitución de Peñaranda. La inclusión de un centrocampista en detrimento de una delantero permitiría cubrir las expectativas de Mel. En ese nuevo dibujo, Viera tendría a Moleiro y a Pejiño como socios en la mediapunta y a dos mediocentros por detrás.

Uno de ellos será Nuke Mfulu, debutante en la jornada pasada, y el otro iba a ser Sergio Ruiz, sin embargo, el cántabro no se ha recuperado a tiempo y no acudirá a la cita de pasado mañana. Ahí es donde surge la figura de Enzo Loiodice, el sacrificado del desastre de Anduva. Ese día fue sustituido antes de la media hora y el partido siguiente estuvo en la grada. Pero ahora es el candidato principal para volver a la titularidad y hacer las funciones de cerebro de la UD.

El centrocampista francés, sacrificado en Anduva, y en la grada ante el Ibiza, recuperaría su sitio

decoration

En los primeros ensayos de la semana el técnico apostó por él en un supuesto equipo titular. El otro con más opciones de ocupar el lugar junto a Mfulu es Kirian, de quien Mel habló bien tras el choque ante el Mirandés, pero no estuvo afortunado contra el Ibiza cuando entró desde el banquillo –perdió varios balones que supusieron ocasiones de gol para los visitantes– y por eso, entre otras cosas, no es la preferencia.

Por lo que ha probado el entrenador durante la semana, la UD tendrá, de inicio, una cara muy parecida a la que tenía hace dos años, en la tercera etapa de Viera en la entidad. Mel recuperaría el sistema con el que el equipo cosechó dos series de cuatro victorias consecutivas, el 4-2-3-1; Jonathan Viera partiría desde el costado izquierdo, con libertad de movimientos por todo el frente de ataque; Alberto Moleiro haría de Pedri como mejor socio para el de La Feria, Pejiño de Srnic y Jesé de Narváez o Pekhart.

El objetivo del cambio de planteamiento para medirse con el Burgos CF no es otro que proteger al ‘21’. Mel debe encontrar un nuevo orden para que la cita de El Plantío sea un punto de inflexión hacia arriba. En él cabe Sergio Ruiz, pero de momento no podrá estar porque el pie y el tobillo le duelen. La UD Las Palmas pierde a su cerebro, pero tiene en la dupla Viera-Moleiro un nuevo motivo para la esperanza.

Compartir el artículo

stats